Ir a contenido

ARTE Y MÚSICA DE VANGUARDIA

Eufònic, el placer del experimento

La sexta edición del festival de artes sonoras y visuales de las Terres de l'Ebre eclosiona este fin de semana con su programa musical de tres días

Juan Manuel Freire

Carles Viarnès.

Carles Viarnès.

El Eufònic no es cualquier festival musical. No solo por defender sonidos que se salen de lo más radiado (neoclásica, ambient, electrónica cerebral, sonidos urbanos extraños y otras hierbas alucinógenas), sino porque sus conciertos pueden tener lugar en espacios con encanto o estar nutridos por el trabajo in situ de artistas visuales.

De hecho, no es exactamente, o no solo, un festival musical: una parte importante de su programa se basa en instalaciones artísticas y visuales diseminadas por varios espacios de las Terres de l’Ebre. El epicentro del Eufònic es Sant Carles de la Ràpita, pero su sexta edición se ha dejado sentir desde mediados de agosto en Amposta (donde la instalación 'Lo vulnerable' de Lola Guerrera abrió fastos hace dos semanas), Miravet (cuyo castillo acoge una instalación de Robert Lippok, uno de los fundadores del grupo de culto To Rococo Rot), Alcanar, Tortosa, Ulldecona y Vinarós.  

Viarnès, Museless y Damunt

Pero el Eufònic eclosiona realmente con la oferta más musical del primer fin de semana de septiembre, que incluye actuaciones audiovisuales, conciertos, sesiones y un campus formativo; entre los atractivos de este último, ese taller del checo Jonáš Gruska sobre el concepto de 'escucha atenta' y los campos electromagnéticos. ¿Taller de escritura de ciencia ficción? 

El pianista Carles Viarnès, experto en contemporánea minimalista y melancólica, estará arropado por la célebre visualista Alba G. Corral en el concierto inaugural del jueves, día 31, en el no hace tanto estrenado Auditorio Sixto Mir de Sant Carles de la Ràpita. 

Los artistas más arriesgados tendrán su hogar en el Mercat Vell entre viernes y sábado. Por allí pasarán el productor de techno tenebrista Espinoza, el siempre inquieto Arnau Sala (Les Aus, Bèstia Ferida) con su proyecto Ex Continent, el grupo 'noise' almeriense Les Rauchen Verboten, el músico concreto (que produce sonidos con los objetos del mundo) Martí Guillem Císcar, Los Voluble en alianza con bulos.net, o la aspirante a musa del pop electrónico-nocturno-perfecto para conducir Museless.

Cuando, al principio del texto, hablábamos de espacios con encanto, nos referíamos sobre todo a la neoclásica Església Nova. Se beneficiarán de su sonoridad el hiperdigital Shoeg, la pianista-cantante Marina Herlop (fichaje del sello Instrumental de James Rhodes), el trío 'ambient' Sontag Shogun o la gran Lidia Damunt con su guitarra, sus pedales y su lamento country-folk siempre emocionalmente creíble.

Sonido y visión

El Pavelló Firal acoge un programa nocturno con actuaciones audiovisuales de la promesa de la electrónica nacional Skygaze, la zimbabuesa (asentada en Londres) Farai, los siempre en evolución Anímic, el clásico de la electrónica cerebral pero también emocional Bola, el productor techno italiano Indian Wells, o el barcelonés Undo, quien presentará 'Disconnect' con el apoyo del reputado creador visual Xavi Bové.

El desenfado, que, ojo, también lo habrá, se concentrará en los espacios naturales de los Ullals de Baltasar, donde actuarán Les Sueques, y el Xiringuito de la Costa, lugar elegido para la clausura del domingo con Ladilla Rusa y el arte mezclador de Santa Marta.