Ir a contenido

ENTREVISTA

Ermonela Jaho: "Una cantante es toda una estratega"

La aclamada soprano albanesa debuta en Peralada interpretando a la geisha Cio-Cio-San de 'Madama Butterfly', uno de sus su roles estrella

Marta Cervera

La soprano albanesa Ermonela Jaho. 

La soprano albanesa Ermonela Jaho.  / Ricard Fadrique

La soprano albanesa Ermonela Jaho ha emocionado al público más exigente con sus conmovedoras interpretaciones. La cantante que, muchos comparan con la gran Maria Callas, debuta este lunes en Peralada como protagonista de 'Madama Butterfly'.  

¿Qué representa volver a encarnar a la joven geisha?Aunque la he cantado muchas veces, siempre es distinta. La ópera es como la vida y está llena de sentimientos universales. Pero la vida cambia y mi interpretación de Cio-Cio-San, también. Cada vez la canto como si fuera la primera y última vez. Cada momento es único, irrepetible. En Peralada, al ser al aire libre, cuando llegué el final del primer acto ese dúo de amor que canta al cielo, a la noche y a las estrellas será mágico.

¿Cual es la clave para interpretar a 'Madama Butterfly'? Exige una gran resistencia física vocal, pero también mucho temple. Como buena balcánica y mediterránea, llevo la pasión en la sangrey debo controlar la emoción para no comprometer la voz y llegar en plena forma al final. Una cantante es toda una estratega, ha de calcular cuándo debe dar más o menos. El público quiere emocionarse, pero también escuchar la música, por eso este personaje siempre es un reto, da igual las veces que la haya cantando.

“El público te perdona que no seas perfecto, pero debes ser sincero, honesto”

Ermonela Jaho

Su primera 'Traviata', donde sustituyó a Anna Netrebko en el Covent Garden, la catapultó como Violeta. ¿Cómo recuerda su debut con Butterfly? Más tranquilo. Estaba todo programado en la Ópera de Filadelfia. Fue emocionante, aunque al principio tenía mucho miedo. Yo canto el personaje de forma muy lírica. Puccini utiliza una orquestación grande y la costumbre ha sido utilizar voces fuertes y grandes. Lo respeto, pero Butterfly debe ofrecer un amplio abanico de colores porque cuando empieza la ópera es una niña de 15 años, y cuando acaba, una madre de 18. Es muy joven y sus sentimientos han de poderse escuchar. Como mi voz es lírica y no dramática, todos me decían que perdería la voz si cantaba este personaje.

Aquel debut fue un éxito. Mi apuesta por jugar la carta del sentimiento conectó con el público. A veces un llanto o un grito resuena más en sus corazones que una interpretación perfecta pero mecánica. Siempre me ha preocupado más el sentimiento, la autenticidad. La voz es un puente entre el corazón del artista y el del espectador. El público te perdona que no seas perfecto, pero debes ser sincero, honesto.

“Cantar es una terapia. Puedes sentirte deprimido o solo, pero cuando pisas el escenario tu deber es entregarlo todo”

Ermonela Jaho

¿De dónde surge tanta verdad en sus interpretaciones? Cantar es una terapia. En escena sale todo lo que has sufrido y sentido. Interpreto a Cio-Cio-San o a Violeta dentro de un alma atormentada que en realidad es la mía. La vida es una guerra. Hay que luchar por tus sueños y sacrificarte. Y esta profesión, que adoro, exige muchos sacrificios. Puedes sentirte deprimido o solo, pero cuando pisas el escenario tu deber es entregarlo todo. Mi sufrimiento y todos los sacrificios realizados me ayudan a conectar con el alma atormentada de los personajes.   

¿Qué nuevos roles prepara? Estoy pensando en interpretar 'Adriana Lecouvreur', 'Mefistófele'. Se habla de una 'Tosca'... Ya veremos. 

0 Comentarios
cargando