ARTE EN DISPUTA

El 'pissarro' expoliado por los nazis y comprado por el barón Thyssen vuelve a los tribunales

La obra, en la colección del Museo Thyssen de Madrid desde 1993, hace años que es reclamada por la familia Cassirer

Carmen Thyssen, junto al cuadro de Camile Pissarro ’Rue Saint-Honoré por la tarde. Efecto de lluvia. 

Carmen Thyssen, junto al cuadro de Camile Pissarro ’Rue Saint-Honoré por la tarde. Efecto de lluvia.  / EFE / ALEJANDRO GARCIA

Se lee en minutos

AGENCIAS / BARCELONA

Los tribunales estadounidenses han decidido reabrir el caso que enfrenta a la familia Cassirer y al Museo Thyssen-Bornemisza por el cuadro 'Rue Saint-Honoré por la tarde. Efecto de lluvia' de Camille Pissarro que fue expoliado por los nazis y comprado por el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza en 1976. Actualmente la pieza forma parte de la pinacoteca madrileña tras adquirirla el Estado español, en 1993, como parte de la colección del barón. Demostrar que el coleccionista y después la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza eran o no conocedores del origen de la obra cuando la compraron será fundamental para la nueva resolución.

'Rue Saint-Honoré por la tarde. Efecto de lluvia' de Camille Pissarro. 

El  lunes el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito (San Francisco) argumentó que los descendientes de Lilly Cassirer tienen derecho a que se juzgue si son los dueños legales o no del lienzo. Esto corrige la sentencia del Tribunal Central del Distrito de California, en Pasadena, que en el 2015 dio la razón al museo madrileño al fundamentar que se debía aplicar la legislación española, que no exige su devolución. Ahora el caso regresa a este tribunal para dilucidar quién es el propietario del cuadro que el artista impresionista pintó en 1897.

EL CUADRO A CAMBIO DE UN VISADO

Te puede interesar

En sus argumentos para aceptar la apelación, el tribunal expone que los demandantes están todavía en el plazo legal para reclamar la obra expoliada por los nazis, así como que el museo podría ser juzgado bajo la figura de 'encubridor' en el supuesto de un hurto, recogida en su interpretación del artículo 1956 del Código Civil de España. Asimismo, consideran que el museo Thyssen todavía no ha demostrado legalmente que no tenía conocimiento de que el lienzo fuera robado. La vista tuvo lugar el lunes, y en ella Thaddeus Stauber, abogado del museo, afirmó que la obra fue adquirida "de buena fe"; mientras que Steve Zack, uno de los letrados de los demandantes, subrayó "los muchos años de agonía" de la familia Cassirer para intentar recuperar un cuadro que consideran es de su propiedad.

La demanda original fue presentada en 2005 por el fotógrafo Claude Cassirer, residente de La Mesa (California), quien descubrió cinco años antes que el cuadro estaba expuesto en Madrid. Cassirer, que falleció en septiembre de 2010 a los 89 años, recurrió a los tribunales californianos para exigir a la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza y al Reino de España que le entregaran el Pissarro. Tras su muerte, sus herederos mantuvieron el caso abierto al considerar que la obra perteneció a Lilly Cassirer Neubauer, abuela de Claude Cassirer, una mujer judía que para huir de la Alemania nazi se vio forzada a deshacerse del cuadro a cambio de un visado. Tras la guerra, Lilly Cassirer reclamó judicialmente la obra y el Gobierno alemán la reconoció como su propietaria legal y le entregó 120.000 marcos como compensación.