10 abr 2020

Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Colossal': un ejercicio simbiótico

Quim Casas

Tráiler de ’Colossal’. (2017)

El último filme de Nacho Vigalondo, autor de películas irregulares que siempre están repletas de buenas ideas, mezcla géneros y tonalidades. ¿Es un melodrama de estética 'indie'? Si, tiene cosas de este estilo. ¿Es comedia? Baraja elementos distendidos. ¿Es cine fantástico? Por supuesto, y con una clara vocación por el denominado 'kaiju eiga', las películas japonesas de monstruos. Es un filme sin ataduras que queda bien en festivales como Sundance, Sitges o San Sebastián.

Hay una heroína de drama independiente con superación personal a cuestas, Anne Hathaway, que vuelve a su estadounidense ciudad natal, y hay un monstruo con el que conecta misteriosamente y que está devastando la ciudad de Seúl. Lo uno se mezcla rápido con lo otro en un estimable ejercicio simbiótico. Vigalondo siempre ha hecho cine de género, pero con 'Colossal' intenta dinamitar determinadas fronteras, tanto genéricas como estilísticas, con resultado a ratos desconcertante, en otros hipnótico. Tan colosal es el monstruo asiático como el papel que le tocará vivir a la heroína en una historia reflexiva que no desdeña el espectáculo de gran aparato. Lo gigantesco desde el punto de vista físico y lo gigantesco desde el prisma emocional.

Colossal ★★★

Dirección: Nacho Vigalondo
Con: Anne Hathaway, Jason Sudeikis, Dan Stevens, Austin Stowell, Tim Blake-Nelson
País: EEUU / España / Corea del Sur / Canadá
Duración: 109 minutos
Año: 2016
Género: Drama fantástico
Estreno: 30 de junio del 2017