Ir a contenido

FESTIVAL MAS I MAS

Carmen Consoli, sin miedo a reinventarse

La cantante siciliana actúa jueves y viernes en el Jamborre

Beatriz Martínez

Carmen Consoli.

Carmen Consoli.

Hacía mucho tiempo que Carmen Consoli (Catania, 1974) no recalaba en nuestro país para presentar sus canciones en directo. Lo hizo este jueves, y regresa este viernes, con entradas agotadas, en el Jamboree de la plaza Reial. La 'cantantessa', después de un tiempo apartada de la música para centrarse en la maternidad (tuvo a su hijo Carlo Giusseppe por reproducción asistida), regresó por la puerta grande hace dos años con su disco 'L’Abitudine di tornare', un éxito en su país de origen con el que ratificó su estatus de reina indiscutible de la 'canzone' italiana.

“Nunca he tenido miedo a reinventarme”, nos cuenta Carmen Consoli antes de subirse al escenario en su primer concierto en Madrid. “Pero para eso hay que conocer bien el pasado, tus ancestros, volver a ellos para tener una perspectiva de lo que quieres para el futuro”. Quizás por ello en cada uno de sus discos nos encontramos con una nueva faceta de Carmen: la rockera de voz desgarradora (muchos la consideran la PJ Harvey italiana), la baladista de corte más poético e intimista o la encargada de revisitar el folclore de su región natal.

Pocas intérpretes y compositoras han conseguido plasmar de una forma tan íntima y reveladora los sentimientos, dudas y miedos de la mujer de nuestro tiempo a través de una serie de canciones que se han convertido en himnos en torno a la reivindicación femenina. Carmen Consoli nunca se ha mordido la lengua, ha sido una fiera activista desde sus inicios y lo continúa siendo en la actualidad, apoyando causas y denunciando a través de sus letras temas como la dictadura de la belleza, el maltrato de la mujer o la reivindicación del amor lésbico. “Queda mucho por hacer, el camino es largo y tortuoso. En Italia sigue muriendo cada día una mujer por violencia de género. Debemos luchar contra aquellos que se creen con derecho ejercer su poder tiránico contra nosotras. Seamos superheroínas para luchar contra esa subcultura del miedo”.

DERECHAS, IZQUIERDAS Y MAFIA

En sus canciones, también aparecen otros temas comprometidos y muy delicados dentro del contexto italiano: la pederastia, la política y la mafia. Carmen Consoli siempre fue el azote de Berlusconi durante su larguísimo mandato, pero ahora no se muestra precisamente contenta con el gobierno actual. “Para que yo te diga que las cosas están ahora peor con un gobierno de izquierdas que con Berlusconi... Creo que incluso le deberíamos pedir disculpas porque el nuevo Gobierno se está atreviendo a hacer cosas que él no toleró. Los considero gente lo suficientemente inteligente como para que se den cuenta de lo mal que están haciendo las cosas e intenten rectificar en algún momento”. En cuanto a la mafia, como siciliana reconoce que sigue siendo un estigma: “Ya no disparan, ahora gobiernan en la sombra. Mienten al pueblo para conseguir legitimarse socialmente”.   

Reconoce que la maternidad la ha apaciguado un poco y se siente muy positiva, aunque la situación actual le sigue causando estupor. “Estamos viviendo un momento de terror y en parte es culpa nuestra, porque no hemos sido capaces de aceptar al diferente. La historia nos ha enseñado que la diversidad enriquece. Pero nosotros no aprendemos y seguimos levantando muros. El racismo es venenoso, ácido y sucio”.

La primera vez que la vimos fue en 1996, cuando con 21 años se subió al escenario del festival de San Remo para interpretar su 'Amore di Plastica'. Ahora es momento de redescubrir a una Carmen Consoli madura y serena, pero con el mismo ímpetu y fuerza de sus inicios. El espectáculo que trae en esta ocasión, en el 'Eco di sireni Tour', es muy especial, y ella lo define como un experimento: “Quería unir los instrumentos de la tradición clásica italiana (violín y violonchelo) con la música popular acústica de cantautor. Me gustaría que fueran conciertos para la reflexión, alejados de los ritmos actuales que nos taponan los oídos”. 

0 Comentarios
cargando