06 ago 2020

Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Norman, el hombre que lo conseguía todo': un Richard Gere mayúsculo

El actor ofrece aquí una de las mejores interpretaciones de su carrera en esta fábula tragicómica sobre un Don Nadie

Nando Salvà

Tráiler de ’Norman, el hombre que lo conseguía todo’. (2016)

Norman, el hombre que lo conseguía todo ★★★

Dirección: Joseph Cedar
Con: Richard Gere, Lior Ashkenazi, Michael Sheen, Charlotte Gainsbourg
Título original: 'Norman: The moderate rise and tragic fall of a New York fixer'
Países: Estados Unidos / Israel
Duración: 118 minutos  
Año: 2016
Género: Tragicomedia 
Estreno:  2 de junio del 2017

Ver película en la cartelera

El título con el que esta película se estrena en España es engañoso; su protagonista no tiene nada de conseguidor aunque alardee de ser amigo de todos los CEO y de conseguir una silla en cualquier mesa. Norman Oppenheimer (Richard Gere) es más bien un Don Nadie, uno empeñado en ser alguien -no parece moverle la ambición sino solo sentirse relevante- y que, con ese fin, se dedica a comer la oreja al prójimo. Inmune al bochorno, se pasea por los círculos judíos de Nueva York haciendo promesas vacías, insistiendo en organizar reuniones y acosando a los asistentes personales de hombres poderosos con oportunidades de inversión. Y lo hace envuelto de un aura de tristeza.

Durante un rato, 'Norman' parece contentarse con enumerar los sucesivos fracasos de su héroe, y el director Joseph Cedar en particular se recrea en las piruetas y triquiñuelas retóricas a las que recurre para ganarse a sus presas y parecer importante. En un momento dado, sin embargo, su suerte parece cambiar: Norman pesca un pez gordo.

Mientras acompaña al personaje por el accidentado camino que seguirá a partir de entonces, Cedar parece no confiar en las dimensiones de su propia historia. Por un lado, lo que en todo momento debería haber sido un modesto estudio de personaje va hinchándose cada vez más a través de un exceso de improbables giros finales; por otro, Cedar asimismo trata de aportar colorido recurriendo a sucesivas virguerías visuales que delatan tanta inseguridad como el propio Norman.

Por fortuna para la película, Gere ofrece aquí una de las mejores interpretaciones de su carrera. Por momentos evocando a Woody Allen, nos ofrece contenidos destellos de la desesperación que asola al personaje sin llegar a dejar que veamos lo que la afable máscara oculta. Es cierto que el personaje nunca logra a alcanzar la pretendida dimensión trágica que Cedar pretende -en buena medida porque el guion no lo dota de una identidad, ni de una historia o unos ideales-, pero Gere al menos logra que todos aquellos que alguna vez hemos deseado pegar un pelotazo, y sentido la tentación de usar métodos cuestionables para ello, nos identifiquemos con él.