Ir a contenido

INTÉRPRETE DE MUCHAS FACETAS

Viggo Mortensen, verso libre del cine, recita en BCN

El actor participa con sus textos en el festival poético de la ciudad junto al escritor argentino Fabián Casas

ELENA HEVIA / BARCELONA

Viggo Mortensen y Fabián Casas extienden su bandera detrás de Jaume Collboni. 

Viggo Mortensen y Fabián Casas extienden su bandera detrás de Jaume Collboni.  / ÁLVARO MONGE

Entra Viggo Mortensen en La Virreina y ni siquiera se para ante los fotógrafos que lo esperan. No es antipatía. Sencillamente ,que este hombre puede haberse paseado por todas las alfombras rojas del planeta y contenido multitudes con su espada frente al abismo de Helm, pero hoy viene 'unplugged', revestido con la actividad que más le gusta, la que realiza por placer: escribir poesía, leerla y en ocasiones, editarla.

El actor norteamericano, hijo de danés, criado en Argentina y radicado en Madrid, donde vive con su pareja, Ariadna Gil, es próximo, amable y cultivado, sin alardes ni pedanterías. Y este viernes lo demostrará en el recital de que hará en el Festival Barcelona Poesia. Lo hará junto a su amigo, el escritor de relatos breves y poeta Fabián Casas, compañero de barra, compadre de mateadas –Viggo nunca viaja sin su bombilla- y conversaciones hasta las tantas.

ATRACÓN DE 'LOS SOPRANO'

Mano a mano, como en el tango, la pareja todavía no tiene muy claro qué es lo que leerán en el Institut d’Estudis Catalans, porque aunque han colaborado en otros proyectos (como en la película ‘Jauja’) es la primera vez que se enfrentaránjuntos a algo así. Reflexivo el actor, divertido el escritor. El primero explica que sus tablas no le van a ayudar."Lo ideal sería no tener que actuar, que el recital parezca una conversación larga con los amigos". Tampoco quieren hacer ‘spoilers’ sobre los textos. “Muy tristes, casi todos sobre la muerte –explica Casas con una sonrisa-, así que lo mejor es que el público no venga con cuchillas de afeitar por si se deprime demasiado”. Lo único que adelantan es que la selección se hizo después de haberse dado un atracón de ‘Los soprano’ (difícil imaginarse el resultado).

No hace falta añadir que ambos están de acuerdo en que “los escritores se toman demasiado en serio a ellos mismos”, un modelo que tienen muy en cuenta para no caer en la trampa. Quizá por eso antes de su encuentro con la prensa despliegan una bandera del San Lorenzo de Almagro, del que ambos son sus hinchas más conocidos, con el permiso del Papa Francisco, gran forofo (lo que no es raro porque el equipo de fútbol lo creó un cura y de ahí el apelativo de ‘cuervos’ para sus seguidores).

El recital, por cierto, se llama 'Dos cuervos' y a ellos les sirve para hablar de la poesía del 11 contra 11 “El mejor principio de novela que conozco fue el Alemania-Holanda de 1974”, dice un zumbón Casas, y Mortensen remata la jugada con una evocación del San Lorenzo de Almagro -qué si no-, en 1947. No revelan si la metáfora futbolística se colará en algún poema, “porque la poesía puede estar en todas parte, incluso en un estercolero".

EXTRAÑO CONTRASTE

Oír a Mortensen en castellano, la frialdad nórdica de su aspecto, frente a la calidez de sus palabras, produce un extraño efecto. Explica que es capaz de escribir en danés, inglés y últimamente mucho en castellano, dependiendo del contexto en el que esté, y sorprende asegurando que lo está intentando también en catalán. “Un par de cosas, porque me interesa”, posiblemente porque es el idioma materno de su pareja. Y para demostrar que no es algo solo para la galería, menciona un poemario de Maria Mercè Marçal entre sus últimas lecturas.

Hay muchos motivos de preocupación para la pareja más allá de la poesía: la posible excarcelación de los 500 militares torturadores en Argentina, la victoria de Donald Trump y la extrema derecha creciente en Francia. Casas es rotundo: “Durante mucho tiempo hubo un trabajo teórico para demostrar que no existe ni la derecha ni la izquierda, que ambas han dejado de existir. Yo pienso todo lo contrario, creo que están más vivas que nunca. La derecha es como la naturaleza, cuando un ser es débil tiene que morir para preservar la especie; la izquierda intenta proteger al débil para que continue en el mundo. En Argentina antes había una derecha 'light' y ahora hay una de verdad”. Tercia Mortensen, muy activo políticamente, diciendo que es bueno tener una opinión que no sea la generalizada. “Pienso en Camus, para él no fue fácil decir en los años 50 que lo que estaba haciendo Stalin no era muy distinto a lo que hicieron los nazis”.

La gran duda final es si Aragorn, hijo de Arathorn, heredero de Isildur se atreverá con sus textos en catalán. Ríe. “Bueno, esos poemas están convocados pero quizá se queden en el banquillo”. 

0 Comentarios
cargando