Ir a contenido

ENTREVISTA

Maria Arnal i Marcel Bagés: "Nos gusta pensar en cosas más grandes que nosotros"

El dúo barcelonés presenta en Apolo su primer disco largo, '45 Cerebros y un corazón', con canciones que aluden a la memoria histórica

Jordi Bianciotto

Marcel Bagés y Maria Arnal.

Marcel Bagés y Maria Arnal. / FERRAN SENDRA

La voz de Maria Arnal y la guitarra de Marcel Bagés se abrieron paso de la mano de un cancionero heredado, situado en algún lugar de la memoria popular, que reconstruyeron en dos epés, 'Remescles, acoples i melismes' y 'Verbena' (ambos del 2016). Trabajos humildes pero de gran calado emocional, la antesala de su primer disco largo, '45 cerebros y un corazón', lanzado el pasado viernes y que presentan este martes en una sala Apolo con las entradas agotadas (Festival del Mil·lenni).

El canto de ella, natural y sin florituras, y las elaboradas texturas de guitarra (clásica, acústica o eléctrica) de él se ponen aquí al servicio de un repertorio mayormente propio en el que evocan viejos fantasmas colectivos, riman "historia" con "puerta giratoria" y cantan a la vida siguiendo el arrebatado ejemplo de Ovidi Montllor. Un disco que combina la canción de autor hiperexpresiva con la atmósfera turbia y experimental, cuyo imaginario se ve enriquecido con las aportaciones electrónicas de Grey Filastine y las guitarras, 'pedal steel' y producción de David Soler.

Con poco más de dos años de trayectoria, Arnal y Bagés ya no son un fenómeno del boca-oreja, sino una entidad artística reconocida con distinciones como el reciente premio Ciutat de Barcelona.

¿Qué han querido explicar con este disco? (Maria Arnal) Es la culminación de un proceso de dos años en el que hemos ido recogiendo, buscando, creciendo… Y luego, hay un tema central, que es la memoria. Todas las canciones hacen referencia a eso. La canción que le da título viene de una noticia que nos golpeó.

El descubrimiento de una fosa común en Burgos. (M. A.) Sí, en La Pedraja, donde aparecen 45 cerebros y un corazón. Parece ser que en 1939 llovió muchísimo y la acidez del terreno era idónea para su conservación. A partir de ahí nos interesó hablar de esa memoria incómoda, ese tabú, ese silencio. Ya que hemos trabajado con canciones antiguas, ¿por qué no hablar de cosas más recientes que son incómodas pero que nos dan conciencia del presente?

Han rehecho tres canciones de los epés anteriores. (Marcel Bagés) Los epés eran fotos de un momento y herramientas que nos ayudaban a conseguir conciertos. Se grabaron en poco tiempo y con pocos recursos, pero esas canciones nos han acompañado y creíamos que tenían que estar ahí.

Pero, la actitud ante este trabajo, ¿ha sido distinta? ¿Más ambiciosa o responsable? (M. A.) Claro, ahora la gente espera cosas.

La adaptación de 'A la vida', de Ovidi Montllor, es ahora más furiosa, con más distorsión de guitarra. (M. B.) En un primer disco no se entendería que no estuviera. La del epé ya no la puedo escuchar, es muy lenta.

¿Qué efecto desearían provocar en el oyente? ¿Sensaciones intelectuales, físicas, emocionales…? (M. A.) ¡Todas! El placer directo que puede causar la música, y la emoción. Nosotros esto lo entendemos como un canal de comunicación y de transmisión, de compartir un universo. Y esta ese algo que a veces se crea y a veces no…

¿Qué algo? (M. A.) Ese algo mágico.
(M. B.) Quizá suene naíf, pero a mí la música me hace feliz.

Maria Arnal

CaNTANTE

"Hoy todo el mundo va hacia el 'yo', y por eso hablamos de 'nosotros' como un espacio de resistencia"

Pero en este disco también hay tragedia. (M. A.) Lo que hay es muy de verdad. No estamos interpretando un repertorio. Son canciones que forman parte de nosotros, que esperamos que sean útiles. Cosas que para nosotros es importante compartir.

Son artistas de 'nosotros' más que de 'yo'. (M. A.) Porque creemos que todo el mundo va hacia el 'yo', y hablamos de 'nosotros' como un espacio de resistencia. Todo pasa por el yo, yo, yo, y a Marcel y a mí nos hace ilusión pensar en cosas más grandes que nosotros. No me interesa ser una virtuosa del canto, que me aplaudan todos por lo bien que lo hago, porque hacerlo bien es lo más común que hay, talento tiene todo el mundo…

¿Usted cree? (M. A.) ¡Claro que sí! Cada uno a su manera. La cuestión es: ¿al servicio de quién lo pones? Y a mí me gusta pensar que lo pongo al servicio de cosas que son más grandes que yo, y desde este lugar hacer algo que pueda emocionar.

Historias como la de las fosas impresionan. ¿Basta con evocarlas para meterse a la gente en el bolsilllo? (M. B.) No, y por eso en este disco hay mucha intención en cuanto a producción y sonido. Hemos intentado que hubiera colores muy diversos y muchos registros.
(M. A.) Y que fuera agradable, y no tan crudo, y que tuviera diversas capas de música. Creo que hemos encontrado un equilibrio.
(M. B.) Pensamos, ¿cómo hacerlo? Y ahí entró David [Soler], el productor, que nos ha ayudado a ir más allá filtrando su sonido de guitarra en 'Bienes' o introduciendo un ritmo electrónico al final de 'La gent'.

Maria Arnal

CaNTANTE

"Lo importante es ser capaz de generar algo en el escenario, aunque sea cantando fatal"

¿Les ha preocupado que todo eso sea fácil de reproducir en directo? (M. A.) No dejamos de ser nosotros dos, aunque el directo es otra liga, juegas con otras fichas. Lo importante es ser capaz de generar algo en el escenario, aunque sea cantando fatal. Eso lo he aprendido.

¿Tiene la sensación de que su voz llega al público? (M. A.) Sí, me esfuerzo mucho para conseguirlo.

¿Le cuesta? (M. A.) No es una técnica, sino una actitud. Quiero que si hay gente ahí, lo pase bien.

¿Sin abrumarles con unos determinados dotes naturales? (M. A.) Ese no es mi lugar, aunque no critico a quien lo haga.
(M. B.) También en los guitarristas hay mucho lucimiento.

¿Qué cantantes y guitarristas les gustan? (M. A.) A mí, ¡mucha gente! Björk, PJ Harvey… Últimamente, Kate Tempest me ha influido. Y todos los veranos de mi infancia se escuchaba a Maria del Mar Bonet. Y flamenco: la Niña de los Peines, Lole y Manuel, y esas voces anónimas de grabaciones del campo.
(M. B.) A mí, Marc Ribot, Bill Frisell, los guitarristas de Sonic Youth, Ira Kaplan [Yo La Tengo], Robert Fripp… El flamenco durante un tiempo me obsesionó pero reconocí rápidamente mis límites técnicos.

Dieron su primer recital en la Barceloneta, en la calle. (M. A.) En un escenario de fiesta mayor. Está en las redes, ¡pero no lo mire! Bueno, sí, fue muy emocionante.

Maria Arnal

CaNTANTE

"La idea es siempre limpia y la realidad es sucia, y hay que pensar con qué realidades entras en diálogo y por qué"

Si siguen creciendo, ¿hay escenarios, festivales, a los que dirán que no por una cuestión ideológica? (M. A.) La idea es siempre limpia y la realidad es sucia, y hay que pensar con qué realidades entras en diálogo y por qué. Si tú lo tienes claro y puedes explicarlo, no pasa nada.

Las contradicciones, ese clásico. (M. A.) Siempre las hay. Pero si te quedases clavado en un lugar hay otro tipo de público que nunca te conocería. Sí que hay que mirar, por ejemplo, el precio de las entradas. Pero la realidad no está cerrada: tú puedes generarla.

Que agoten las entradas de Apolo con días de antelación ya no podemos decir que sea una sorpresa. (M. A.) Para nosotros cada vez lo es, y nos provoca una sensación de agradecimiento total, y de que tenemos que disfrutarlo.

0 Comentarios
cargando