Ir a contenido

CRÓNICA DE CONCIERTO

Andrew Bird, intensa orquesta de un solo hombre

El cantante, violinista y compositor de Chicago seduce en Barts en una actuación en solitario

Juan Manuel Freire

Andrew Bird, durante el concierto del viernes en la sala Barts.

Andrew Bird, durante el concierto del viernes en la sala Barts. / FERRAN SENDRA

El cantante, violinista y compositor Andrew Bird es conocido por su afán colaborativo, pero en su actuación en Barts del viernes, dentro del ciclo Cruïlla de Tardor, tan solo se tuvo a sí mismo. Y la presentación del a menudo exuberante 'Are you serious' (su disco número 13, nada menos) no sufrió en absoluto por ello.

Desde el arranque con una versión del 'Journey in Satchidananda' de Alice Coltrane, Bird densificó su sonido a base de grabarse a sí mismo e interpretar sobre las capas que se iban acumulando. Tocó el violín como pocos saben tocar un violín, pero también como si fuera una guitarra. Añadió golpes inspirados de xilofón… Y, de nuevo, exhibió una de las voces más carismáticas del paisaje alternativo reciente.

¿Hemos dicho "alternativo"? Quizá no sea apropiado, porque con su último disco Bird muestra una clara intención de abrirse a un público mayor, de perfilar sus canciones para el máximo impacto: estructuras clásicas, ritmos más directos en lugar de pizzicatos y letras bastante claras sobre alguna vieja ruptura ('Capsized', segundo tema del concierto) y, sobre todo, los problemas de muchas clases que han querido perturbar su feliz vida conyugal actual.

De este reivindicable álbum sacó lustre al tema titular, deconstruyendo en cierto modo el estribillo; Bird todavía parece desconfiar un poco de las líneas rectas. También presentó 'Chemical switches', con exhibición de ese silbido nivel Curro Savoy; esa delicia con sabor spaghetti western llamada 'Saints preservus' (en su versión más antigua una música propuesta para 'Django desencadenado' de Tarantino), o el fantástico dueto 'Left handed kisses', con Bird haciendo también las veces de Fiona Apple. Poco después se produjo un dueto real: La Cris, su telonera, aportó detalles rítmicos y vocales a la jazzy 'Truth lies low'.

ANSIEDAD PREELECTORAL

A lo largo del concierto, Bird salió periódicamente de su punto de vista actual para recordar que un día fue más críptico (cayó repertorio de 'Noble beast', su disco líricamente denso del 2009) o que puede hacer canciones políticas de pura cepa, como 'Sic of elephants', compuesta originalmente bajo el impacto de la reelección de Bush del 2004 y renovada para reflejar la actual ansiedad preelectoral.

En la recta final sonaron maravillas como el single ‘Roma fade’ o, ya en el bis, ‘Weather systems’, un cierre de voluntad atmosférica que algunos (pocos) acompañaron brevemente con palmas.

0 Comentarios
cargando