El Crexells refrenda el año de Joan Benesiu

El autor alicantino ganó también el Llibreter en la edición 2015

Joan Benesiu, en el Ateneu Barcelonès. 

Joan Benesiu, en el Ateneu Barcelonès.  / JOSEP GARCIA

Se lee en minutos

ELENA HEVIA / BARCELONA

Hace justo un año, una novela de un autor desconocido, el alicantino Joan Benesiu ( Beneixama, 1971) se hizo con el Premi Llibreter, por su novela 'Gegants de gel' (Periscopi). El círculo se cierra ahora con la proclamación de esa obra en la 45ª edición del Premi Crexells, lo más parecido en Catalunya al Goncourt porque se da a una obra ya publicada.

El Crexells, el más antiguo de los premios en catalán, corona la alambicada trayectoria de Benesiu con un final feliz, que dice mucho, en opinión de uno de los miembros del jurado, el siempre sincero David Castillo, de la miopía de los editores que en su día rechazaron su publicación. A diferencia del galardón francés, el que concede el Ateneu Barcelonès, además de prestigio, tiene dotación: 4.000 euros, una cantidad que no es como para tirar cohetes comparado con galardones más comerciales. Pero el año pasado los desgraciados recortes se la negaron a su ganador, Manuel Baixauli, y este año regresa con efectos retroactivos y lógica alegría para Baixauli, que ya se había resignado.

Las incidencias por las que ha pasado la novela merecen detallarse. Benesiu había publicado otra novela en Bromera, después un ensayo, pero no consiguió convencer con la que ha terminado llamándose 'Gegants de gel'. Así que harto de rechazos acabó autopublicándose bajo el amparo de Edicions 62, que le ofreció una corrección a través de su web. "Yo no vi esa salida como algo negativo. Necesitaba publicar y pasar página. De los 200 ejemplares de aquella edición vendí 40 en mi pueblo, lo que no estaba nada mal".

LOS SELLOS 'INDIES'

Quiso la suerte que la obra encontrase un lector, precisamente Baixauli, quien escribió un artículo laudatorio en un diario de tirada estatal y movió cielo y tierra para que una editorial se hiciera con la novela, como así ha sido. Ya lleva siete ediciones. Por cierto, que las otras dos novelas finalistas también tienen sello 'indie'. 'Formentera Lady' de Jordi Cussà (LaBreu) y 'Hollister 5320' (L’Altra) de Daniel Palomeras, todo un indicativo, según Castillo, de quién se está arriesgando en estos momentos con los autores locales.

Te puede interesar

Esta historia fronteriza sobre el concepto de identidad, con una fuerte influencia de las novelas de ideas de W. G. Sebald -no en vano Benesiu es profesor de filosofía-  reúne a una serie de personajes en una localización real y a la vez simbólica, Ushuaia. "El fin del mundo y el principio de todo", como reza un eslogan argentino. "La literatura me ha permitido hacer una aproximación más amable a temas que la filosofía muestra quizá de una forma más árida"

La filosofía en la picota

Tiene Benesiu una reivindicación que le quema dentro y que tiene que ver con el malogrado destino de la filosofía como asignatura en los planes de estudio de Bachillerato. Él que ha visto como su departamento se reducía en un 50% ("éramos dos profesores, ahora estoy solo") conoce bien las penurias a las que se enfrenta una materia ninguneada por la reforma educativa del PP. "En la filosofía están las claves de la estructura del pensamiento, es lo que nos ayuda a construirnos como personas. Y los chavales cada vez lo tienen más difícil".