PERIODISMO DE ROSTRO HUMANO

Svetlana Alexiévich: "Putin está en forma y va para largo"

La premio Nobel de literatura participa en el Festival Literal y en el CCCB, bajo el paraguas del Kosmopolis

La premio Nobel de Literatura Svetlana Alexiévich en el CCCB. 

La premio Nobel de Literatura Svetlana Alexiévich en el CCCB.  / ADRIANA DOMÍNGUEZ

Se lee en minutos

ELENA HEVIA / BARCELONA

Es la tercera vez que la bielorrusa Svetlana Alexiévich acude al CCCB, donde este martes ha comparecido ante la prensa por su participación el sábado en el festival Literal y el próximo  miércoles  en un acto enmarcado en el Kosmóspolis. En sus  anteriores visitas pasó más bien desapercibida  y  solo ahora la acompaña un revuelo periodístico tras haber alcanzado el Nobel.  Ella es uno de esos casos en los que el premio sueco nos hace un favor descubriendo a  un desconocido cuya lectura, más tarde, se nos revela esencial

Y sí, quizá el premio transforme a los escritores pero la periodista de expresión rusa no da muestras del menor endiosamiento. Se ha pasado la vida interesándose por las pequeñas e íntimas historias de la gente de a pie, por dar voz quien no la tiene, y no va a cambiar ahora, porque eso supondría cambiar ella misma, abandonar esa mirada que intenta comprender el sufrimiento y que es su esencia . "Todo el mundo tiene derecho a no desaparecer sin dejar rastro", es su lema. Oyéndola hablar, muchos otros autores parecen contingentes. Y ella  necesaria.

"Cuando empecé como periodista era mucho más interesante hablar con las mujeres. Para una mujer la guerra siempre es un asesinato, porque ha  también ha sido testigo de cómo mueren  los pájaros y los campos. Para ellas esa es  una visión más natural". La labor de la escritora fue acercarse a ellas, en su primer libro 'La guerra no tiene rostro de mujer' (Debate), el primero del ciclo sobre la utopía soviética, la gran enciclopedia del Tiempo Rojo,  que ya ha dado por terminada con 'El fin del 'homo sovieticus' (Acantilado ), 'Voces de Chernobil' (Debate / Raig Verd), ' Los muchachos de zinc' (Debate / Raig Verd) y 'Los últimos testigos',  un libro más que aun no ha sido traducido y que Debate publicará en el 2017. 

El resultado del trabajo de la autora requiere paciencia y horas. Desechar muchas veces las primeras opiniones, las más marcadas por los lugares comunes y los estereotipos. "Mi método ha sido intentar liberar a las personas de los prejuicios y sacarles recuerdos que quizá ni ellas mismas creían que sabían". Y la forma de hacerlo ha sido comportándome como una amiga, como una vecina que viene a visitarlos con mucho tiempo. Recuerda así el caso de un soldado de Agfanistán que repetía una y otra vez el muy trillado "o matas o te matan", hasta que la periodista accionó un resorte:  "Le pregunté si se creía Dios para disponer así de la vida humana y entonces empezó a hablar de verdad".

¿QUÉ HACER CON LA LIBERTAD?

Te puede interesar

Su diagnóstico político no es esperanzador: "Hemos pasado de luchar contra el comunismo y ahora luchamos contra las ratas que salen de la propia naturaleza humana. Cada persona tiene un monstruo encerrado dentro de sí. En Rusia llegó la libertad y nadie sabía lo que era, realmente" . Asegura Alexiévich que aunque no tiene miedo sí  teme que regrese el pasado, no un socialismo con rostro humano como los que conoció y disfrutó en su exilio sueco, sino el comunismo alienante de su juventud. Putin no le gusta.  No deja de decirlo. Tampoco la Rusia actual "en la que ni como  sociedad ni como entidad económica tenemos la posibilidad de ser felices". Pero también sostiene que Putin es un muro de contención ante los peligrosos nostálgicos.  "De momento, nada cambiará allí porque Putin está en forma. Practica el yoga y el jokey, su mandato va para largo".

Y mientras eso ocurre, o no, Alexiévich sigue haciendo incansable las preguntas adecuadas. Para ella hablar de memoria histórica es un capítulo cerrado. Ahora se preocupa por algo más atemporal  e íntimo como el amor, a ese tema, a preguntar a cientos de personas por ese tema, dedicará su próximo libro