Ir a contenido

'Espardenya' y galaxia

Jaume Subirana

Sale al escenario sin saltar ni gritar, sin humo ni efectos especiales, él solo, vestido de negro, con 'espardenyes de veta'. Bien, totalmente solo no: lleva una guitarra. Le rodea una escenografía sencilla y eficaz de Lluís Danés y durante una hora larga estaremos con él, su voz, la guitarra, las palabras y espejos y luces cambiantes. Él, con los 40 recién cumplidos, abre el recital punteando 'Mig segle fa que pel món/ vaig camina que camina/ per escabrós viarany/ vora el gran riu de la vida', y no puedes no sonreír: ahora que los expertos vuelven a atizarse y a dirigirse gestos antipáticos con la excusa de Jacint VerdaguerRoger Mas lo canta y lo recrea al cabo de un siglo yendo con su barca de orilla a orilla, lo vivifica y le da sentido. Sus versiones de 'Camina', de 'Plus ultra' o de 'Anem' en el disco 'Les cançons tel·lúriques' (2008) deberán figurar en la antología de la mejor poesía catalana musicada de todos los tiempos.

Roger Mas canta, recrea, vivifica y da sentido a los versos de Jacint Verdaguer

Y ahora ustedes me podrían dec ir: '¿Qué hace este hablando de un cantautor en una columna sobre libros y literatura?' Bien, digamos para empezar que Roger Mas es un cantautor especial, un artista leído que en el transcurso del recital, además de cantar a Verdaguer, leerá a Francesc Pujols y le dedicará una canción, nos hablará de Goethe y cantará uno de sus poemas, traducido por él mismo, recitará a Joan Maragall y evocará, exaltado, a Jaume Sisa. Con su voz intensa y afinada Mas mezcla con naturalidad canciones propias y poemas de otros y los hace salir disparados, más ricos y más densos, y así hacen mejor la trama de la cultura que somos y podemos ser. Con un talento crudo, profundo, extrínseco, un talento que recuerda a los de Sisa, Ovidi Montllor o Adrià Puntí, difíciles de adular, de clasificar y de exportar, Roger Mas sabe que la galaxia empieza muy cerca de nosotros, que una cobla puede ser una gran orquesta, que Solsona está en el centro del mundo o, como dijo el poeta, que América es el pueblo de al lado. Y, así, la inmensidad está abierta, y donde otros ven desiertos, un enjambre de mundos hormiguea. También para la literatura.

0 Comentarios
cargando