Ir a contenido

FIESTA GITANA

Cumbre rumbera en el Casino de Barcelona

Legendarios artistas del género arroparon el debut del grupo Pura Rumba

Luis Troquel

De izquierda a derecha, Rogeli Herrero, Miliu Calabuch, Chacho, Moncho, César Biosca, Chiquetete, Pepa Garrido, Justo Molinero y Maruja Garrido.

De izquierda a derecha, Rogeli Herrero, Miliu Calabuch, Chacho, Moncho, César Biosca, Chiquetete, Pepa Garrido, Justo Molinero y Maruja Garrido. / CARLOS MONTANES

Caía la noche del martes cuando estrellas legendarias de la rumba y la música gitana cruzaban el umbral del Casino de Barcelona. El mítico Antonio Cortés 'Chiquetete', el bolerista Moncho, las hermanas Pepa y Maruja Garrido, el patriarca rumbero ChachoJosé Amaya (cantante del dúo Los Amaya), Rogeli Herrero de Los Manolos, el cantautor Pedro Castro... Uno a uno fueron atravesando los grandes espacios de tragarreperras y ruletas para bajar la escalinata y dirigirse a la reservada sala Cotton Club. Pero ninguna timba secreta les aguardaba. Si estaban allí era para apostar, con su presencia, por el grupo Pura Rumba.  

El combo rumbero formado por gitanos del Maresme, Hostafrancs y la calle de la Cera presentaba su primer disco, 'La esencia'. Once músicos sobre el escenario en clave de puesta de largo. Y en el centro, Miliu Calabuch, voz principal de Pura Rumba. Su tío Peret, poco antes de fallecer, dijo en una entrevista que, si tenía con un heredero musical, ese era él. Valedor del género en sus formas más genuinas y compañero en mil y una noches rumberas de Yumitus, que ha producido el disco junto a Ptt, y Chiqui Amaya, hijo del cantante de Los Amaya e integrante también del grupo. En los teclados, contaron con el maestro Toni Olaf, capaz de saltar de un tumbao a Rimsky-Korsakov entre palmas, percusiones y cuatro guitarras con el ventilador en marcha.

PERET EN EL RECUERDO

El comunicador Justo Molinero presentó el concierto. Moncho, de quién Miliu es también sobrino, se levantó de la silla como en un acto reflejo y se acercó a bailar a pie de escenario cuando el grupo cantó por rumbas un viejo bolero. También estaba allí el empresario César Biosca, hijo del gran futbolista culé y principal impulsor de Pura Rumba. Sin traicionar en ningún momento las esencias de ese estilo que les designa, el grupo mezcló repertorio propio con las más variopintas versiones. Del eterno 'Un beso y una flor' de Nino Bravo al reciente 'Estoy hecho de pedacitos de ti' de Antonio Orozco, pasando por el clásico 'Como yo te amo' de Manuel Alejandro. Rumba catalana y también en catalán, al cantar a compás nada menos que 'La Moreneta'. Y por supuesto, el recuerdo de Peret siempre ahí, con una recreación de su 'Pleitos tengas' y un generoso popurrí final de sus grandes éxitos, acelerado frenéticamente en el último tramo como solo los rumberos de casta saben hacer. 

Temas: Música

0 Comentarios
cargando