Ir a contenido

EXPOSICIÓN EN BILBAO DEL ARTISTA MÁS POP

Un warhol monumental ocupa el Guggenheim

El museo exhibe 'Sombras', una obra compuesta de 102 lienzos que raramente se muestra entera

Natàlia Farré

Dos mujeres conversan ante algunos de los 102 lienzos de la monumental Sombras de Andy Warhol expuesta en el Guggenheim de Bilbao.

Dos mujeres conversan ante algunos de los 102 lienzos de la monumental Sombras de Andy Warhol expuesta en el Guggenheim de Bilbao. / EFE / LUIS TEJIDO

Una sola pieza que llena una sala de mil metros cuadrados, esta es la última propuesta del Guggenheim de Bilbao. Una muestra que lleva la firma del icono de la cultura pop, Andy Warhol, y el título de 'Sombras', el mismo que la obra expuesta: un único cuadro formado por 102 paneles de 193x132 cm cada uno. Con toda seguridad, su lienzo más colosal y también, con toda seguridad, uno de sus trabajos menos conocidos. En él no hay ningún icono que reconocer, ni latas Campbell, ni botellas de Coca-Cola, ni los rostros de Marilyn o Mao. Solo abstracción. Y esa, monumentalidad al margen, es una de las gracias de la obra: "Aquí la técnica y los colores pasan a primer plano, por delante del icono que es lo que suele quedar de las obras de Warhol", apunta Lucía Aguirre, comisaria de la muestra y conservadora del centro.

Se trata de una pieza abstracta, sin latas Campbell, ni botellas de Coca-Cola ni rostros icónicos que reconocer

El centenar de telas es una de las seis series abstractas que el artista ejecutó tras reanudar su obra pictórica (suspendida en 1965) con 'Oxidación',  un homenaje a Pollock y su técnica del 'dripping' pero utilizando orina en lugar de pintura, y que acabó con 'Hilos'. Y fue su vuelta al mundo galerístico de Nueva York tras el paréntesis sin pinceles. La presentación tuvo lugar en enero de 1979, en la galería Heiner Friedric, con uno de esos saraos que solo él sabía organizar y con un recibimiento crítico como los de siempre y al que el símbolo por excelencia de la cultura popular ya estaba habituado: "Las críticas serán malas, las críticas que me hacen siempre lo son. Pero las críticas de la fiesta serán excelentes", escribía en el 'New York Magazine' poco después de la inauguración.

Aunque lo suyo sería hablar de inauguraciones porque hizo dos: la privada a la que acudieron los amigos de siempre Truman Capote, Robert Mapplethorpe, Philip Johnson y compañía; y la pública que fue un éxito: "Me dolía todo el cuerpo de estar tanto tiempo de pie saludando a la gente, más de 3.000 personas" recordaba en sus diarios. Como recordaba el enfado que le supuso oír al poeta René Ricard decir que 'Sombras' era una obra "simplemente decorativa". Una contradicción, si se tiene en cuenta que él mismo la había definido como tal en el 'New York Magazine': "En la fiesta de inauguración se celebró una fiesta disco. Por eso, creo que podrían considerarse 'decoración disco'".

DEL VERDE LIMA AL AZUL KLEIN 

Entonces se mostraron solo 83 paneles, pero ello no significa que la exposición fuera incompleta, pues una de las originalidades de la pieza es que su exhibición se modula en función del espacio, y su orden se establece aleatoriamente. En Bilbao es una de las pocas veces que se pueden mostrar los 102 paneles y además hacerlo en una sala limpia donde nada impide captar la monumentalidad de la pieza ni la gestualidad de la pintura: Warhol realizó los trazos manualmente en cada una de las telas, punto que permite hablar de unicidad de la obra y que impide ese acto tan warholiano de la reproducción, además de poner en tela en tela de juicio otra de las características de sus piezas: el supuesto plagio.

Ciento dos paneles, 17 colores de base (todos muy pops, desde el verde lima al azul klein) y encima la serigrafía en positivo y negativo de dos imágenes: 'the peak', la más alargada y 'the cap', la más corta. Dos figuras que Warhol aseguraba salían de haber fotografiado las sombras de un objeto de su estudio, pero que su asistente, Ronnie Cutrone, afirmaba que provenían de retratar maquetas hechas ex profeso para conseguir dichas sombras.

'CIENTO CINCUENTA MARILYNS MULTICOLORES'

Sea cual sea la versión buena, el resultado es una colosal e impactante obra que lucirá en Bilbao, hasta el 2 de octubre, gracias a la Dia Art Fundation, propietaria de las telas. De hecho, Warhol las realizó por encargo de la institución. Había que hacer un centenar pero el creador se animó y ejecutó 108, y eso que afirmaba que tardó su tiempo en crearlas porque solo podía trabajar los fines de semana ya que en su Factory, su  estudio, había demasiada vida social. Las seis que no están en el Guggenheim pertenecen a colecciones privadas y no se consideran parte de la serie.

No muy lejos de los mil metros cuadrados que llena la colosal pieza,  cuelga una de las obras maestras de la colección permanente del museo con la firma de Warhol: 'Ciento cincuenta Marilyns multicolores', una obra realizada con la misma técnica que ‘Sombras’, pero con un resultado muy diferente: en ella el icono pesa más que cualquier otra premisa. 

0 Comentarios
cargando