director de orquesta

Salvador Brotons: «El 11-S del 2012 es digno de recordar»

Salvador Brotons, director y compositor.

Salvador Brotons, director y compositor. / SERGIO LAINZ

Se lee en minutos

MARTA CERVERA
BARCELONA

-¿Es cierto que en su obra Catalunya 1714 Catalunya 1714ha incorporado el grito de 'in-inde-independència'?

-Hay un ostinato en la percusión que reproduce ese ritmo. Pero como en la versión final de la obra añadí un coro, también resuena en las voces de los cantantes. Ojo, de todos aquellos que lo sientan, porque yo no obligo a nadie a cantarlo. La obra culmina con una mezcla del sentir popular actual y parte de Els segadors en la coda final.

-¿El independentismo llega a la  música sinfónico-coral?

-Se trata de una obra épica que refleja lo que sentí tras acudir a la manifestación del 11 de septiembre del 2012. Fue algo digno de recordar por el civismo y el espíritu festivo que reinaba. No había gente enfadada sino gente ilusionada.

-¿La obra recorre la historia de Catalunya desde la derrota ante Felipe V hasta hoy?

 

-Así es. Es una pieza épica que consta de ocho partes. Arranca antes del 1714 y acaba en nuestros días. Espero llegar al corazón del espectador porque es muy emotiva. Las partes antiguas se basan en melodías de la época, tanto borbónicas, reflejadas en los metales, como catalanas, que interpretan las maderas y los instrumentos de viento, de sonido más débil, porque fue una guerra desigual.

-¿Por qué no se estrena el 11-S?

 

-Ya me gustaría, solo que la OBC está de vacaciones entonces. Pero el 10 de septiembre la tocará la Jove Orquestra dels Països Catalans.-La incorporación del coro fue posterior a la creación de la obra. ¿Cuántas voces requiere?

 

Cuantas más mejor. Lo malo es que en estas fechas muchos coros amateurs ya no disponen de tiempo, muchos están de vacaciones. En el estreno de mañana contaremos con unas 80 voces aproximadamente.

-Usted, que siempre ha presumido de catalanidad, ¿qué es lo que más le sorprende de la situación actual?

 

-La iniciativa de los ciudadanos de Catalunya, que es brutal. Ya lo demostraron en la Renaixença. Pese a perder la guerra de 1714, en el siglo XVIII y XIX Catalunya, aún con la opresión de Espartero, Isabel II y los sucesivos gobernantes de España, encabezó la revolución industrial y siempre fue puntera. Esa iniciativa, ese espíritu es el que he querido reflejar en mi obra Catalunya 1714.

 

-¿Resistencia positiva?

Te puede interesar

 

-La historia demuestra que sabemos salir adelante pese a los golpes.