18 sep 2020

Ir a contenido

Nuevas voces de mujer

Una larga lista de jóvenes artistas de estilos distintos e ideas sugerentes se incorpora al panorama musical catalán

NÚRIA MARTORELL / Barcelona

Cada vez más voces femeninas están abriéndose camino o afianzándose en el activo panorama musical catalán. Y abarcan estilos bien diversos, desde el neo-soul de Sara Pi o el jazz de Andrea Motis, hasta el indie-folk de Joana Serrat, el post-punk de Les Sueques o La Marta Rius y su voz aderezada con los sonidos de su acordeón. Algunas despuntan con una deslumbrante juventud, como Núria Graham, de 17 años, o Ariadna Bonet, de solo 15.

Hay quien topó con el éxito gracias a Youtube, como la veinteañera Aida Sstrings, que colgó Aquesta nit «para vacilar ante sus amigos» y ahora está presentando su primer disco, Tocant de peus al cel. Y otras que llevan algo más de tiempo buscando su lugar. Es el caso de Gemma Humet (sí, la sobrina de Joan Baptista Humet). «Yo creo que podemos hablar de un panorama catalán de voces femeninas. A la vista está el disco que esta semana ha sacado la revista Enderrock», asegura esta pianista y cantante, con estudios en la Escola Superior de Música de Catalunya.

MOMENTO DE LANZARSE / Gemma Humet formó parte del proyecto Thalassa, tiene un dúo con el guitarrista Pau Figueres y el gran Toti Soler le ha vuelto a reclamar en su reciente nuevo disco, El teu nom. Pero ahora es cuando está viviendo su «momento más dulce», a raíz de su galardonado disco con Toni Xuclà Amb música ho sentiries potser millor (con poemas de Espriu), y su participación en la Diada en el parque de la Ciutadella. «Estoy notando mucha diferencia. Ahora la gente me conoce. Y me encanta. Hace mucho que hago cosas como cantante, pero ahora siento que estoy en otro punto de mira».

¿Cree que ahora se focaliza más la atención en las mujeres? «Me gustaría pensar que más que una cuestión de género lo que está pasando es que coinciden muchas mujeres con proyectos interesantes y diferentes, que llegan al público. Realmente hay muy buenas cantantes y compositoras en Catalunya, pero creo sinceramente que también hay muchos artistas masculinos, con proyectos bonitos que también merecen atención». Humet está pensando en publicar su primer disco en solitario. Y ya se ha puesto a la labor.

CON NATURALIDAD / Maria Coma acaba de publicar Celesta, un disco entre el pop y la música contemporánea, con pianos desatados, baterías desbocadas (Pau Vallvé) y un nuevo instrumento creado por ella y el Taller de Escultura Sonora Baschet: el clavinimbus. «Siempre he vivido con naturalidad el hecho de hacer música, independientemente de ser mujer o no. Ya de pequeña empecé a sentir que quería liderar mi proyecto. Y nunca sentí que por ser mujer iba a ser más difícil», explica.

La compositora admite que la mujer lleva siglos sobreponiéndose a distintos prejuicios. «Pero mi generación está viviendo un momento en el que nosotras no sufrimos estos prejuicios ni estas dificultades. Aún así, sea en la época que sea, para mí la música no tiene género. Un músico es un músico, sea hombre o mujer», concluye.

LA 'CHICA' DEL SELLO PRIMAVERA SOUND/ A Joana Serrat le acaban de bautizar como la voz indie-folk catalana. Es la primera chica que ha fichado el joven sello del Festival Primavera Sound. La preparación del disco le ha llevado hasta Montreal. Y para la producción cuenta con Howard Bilerman (exArcade Fire). Hace solo dos días regresó «con el máster bajo el brazo», relata. «El álbum ha tenido una gestación de casi un año, desde que grabé las demos en enero. El tiempo que pasó entre que Howard me dio el 'sí quiero', el fichaje del Primavera y pisar el Hotel2tango en Montreal para mezclar y masterizar, junto con el proceso de decisiones, no siempre fáciles de tomar».

Ahora dice estar viviéndolo todo «con mucha intensidad y felicidad. Orgullosa de haber logrado por mis propios medios todo lo que he conseguido este 2013». Como Maria Coma, asegura que no piensa en la música «en términos de sexo ni de género. Como tampoco pienso así en mi vida con las personas que me encuentro en el camino. Pienso en cómo son y en lo que me aportan».