CÓMIC

Miguelanxo Prado, Premio Nacional de Cómic

El creador gallego recibe un nuevo reconomiento gracias a su obra 'Ardalén'

Miguelanxo Prado, en el pasado Salón del Cómic de Barcelona, donde ganó el premio a Mejor Obra por ’Ardalén’.

Miguelanxo Prado, en el pasado Salón del Cómic de Barcelona, donde ganó el premio a Mejor Obra por ’Ardalén’. / DANNY CAMINAL

2
Se lee en minutos
ANNA ABELLA / Barcelona

Miguelanxo Prado ha demostrado que la inversión de tres años de trabajo para alumbrar las 256 ambiciosas páginas de 'Ardalén' (Norma) no fue en vano. El esperado retorno a la historieta del artista gallego, que ya se alzó con el galardón a Mejor Obra de autor español en el pasado Salón del Cómic de Barcelona, ha sido reconocido hoy con el Premio Nacional de Cómic que concede el Ministerio de Cultura, dotado con 20.000 euros.

En 'Ardalén', título que alude a un viento caribeño que atraviesa el Atlántico y llega a las costas gallegas, Miguelanxo Prado (A Coruña, 1958) entrelaza las historias de Sabela, una mujer de 40 años recién divorciada y en paro, que llega a una pequeña aldea gallega en busca de información sobre su abuelo, que emigró a Cuba a hacer las Américas en los años 30 del siglo XX y no regresó. En un mundo por el que desfilan ballenas, peces y escenarios marítimos, en el que van apareciendo historias de amor y de naufragios, Prado mezcla sueños y fantasías con realidades creando un personal realismo mágico que aborda temas como la emigración, la rotura de las familias y, sobre todo, los recuerdos, la memoria personal y su pérdida.

El jurado del premio, que tiene como objeto distinguir la mejor obra de esta especialidad publicada en cualquiera de las lenguas del Estado durante el año 2012, ha destacado el carácter poético de su obra, que mezcla la realidad con el sueño, la memoria y el olvido, y su maestría técnica en el uso del color.

La omnipresencia del mar

Nacido a orillas del Atlántico, Prado siempre ha tenido muy presente el mar y su potente imaginario en sus obras, hasta el punto de convertirse en uno más de los personajes. Por ejemplo, en su celebrada 'Trazo de tiza' (Norma), con la que consiguió, entre otros reconocimientos, hace dos décadas el premio del Salón del Cómic de Barcelona, con la película de animación 'De profundis' (2007). En una entrevista publicada por este periódico el pasado abril, el historietista revelaba que dos meses después de terminar el filme sufrió, a causa probablemente del estrés acumulado, dos fallos de memoria que le llevaron a pensar en los mecanismos que guardan los recuerdos. Esa fascinación por la memoria la plasmaría posteriormente en 'Ardalén'.

Larga trayectoria

Noticias relacionadas

Desde los años 80, cuando colaboró en publicaciones como 'Cairo', 'Cimoc', 'Zona 84', 'Comix Internacional', '1984' o el 'Jueves, Miguelanxo Prado se ha consolidado como uno de los autores de cómic más respetados dentro y fuera del país, llegando a mercados tan complicados como el estadounidense, el japonés o el francés. Director desde 1998 del festival de cómic Viñetas desde el Atlántico, se inició en el mundo de la animación con el personaje de Xabarín Club para la televisión gallega, con la que siguió colaborando.

En 1997 desarrolló los personajes de la serie de dibujos animanos 'Men in black', producida por Steven Spielberg, y fue uno de los autores elegidos por Neil Gaiman para participar en la novela gráfica 'The Sandman: Endless Nights'. Suyas son también la serie de historietas cortas de humor 'Quotidianía Delirante', y los álbumes 'Tangencias', 'Pedro y el lobo' y 'La mansión de los Pampín', todos en Norma.