11 jul 2020

Ir a contenido

CALZADO

Ellos también llevan tacones

Los zapatos con alzas son un socorrido recurso para aquellos hombres que no pueden presumir de estatura. Ganar hasta siete centímetros nunca ha sido tan fácil

LAIA ZIEGER
BARCELONA

Afortunadamente, no todos los hombres bajitos se han propuesto eliminar a los más altos, como se le ocurrió a Jimmy Bond, el personaje interpretado por Woody Allen en Casino Royale, una parodia de la saga James Bond estrenada en 1967. Aunque el complejo de estatura sigue atormentando a muchos, existe una solución menos radical a este problema: llevar zapatos con alzas. Algunos como Nicolas Sarkozy, Mick Jagger y Tom Cruise no han dudado en recurrir a ellos

Pero estos zapatos nada tienen que ver con el calzado femenino con plataforma o las sandalias con tacones de aguja. Los zapatos con trampa métrica para ellos no hacen gala de su virtud y son difíciles de distinguir para un ojo inexperto. El secreto mejor guardado de este tipo de calzado, con aspecto convencional, está en que tienen un diseño especial que permite esconder en su interior una cuña que aporta de 4,5 a 7 centímetros de más. Nada que envidiar, pues, a los tacones de vértigo que se han impuesto entre las mujeres desde hace décadas.

Al parecer, son muchos los hombres que recurren a este truco para parecer más altos. Maribel Rodrigo, responsable de comunicación de masaltos.com, la empresa sevillana que comercializa en España los zapatos de la firma italiana Bertulli, especialista en estos diseños, asegura que venden «una media anual de 10.000 pares, más o menos el doble que una zapatería céntrica de Barcelona». Una cifra poco sorprendente si se tiene en cuenta una encuesta que la firma llevó a cabo en el 2008 según la cual, el 43% de los hombres entrevistados habría querido ser más alto.

Andrés Ferreras, director de esta tienda on line, explica que el éxito de este tipo de calzado se debe a que «ganar unos centímetros aporta mayor seguridad y confianza en uno mismo». Y añade que «estos zapatos se convierten en indispensables para sus usuarios, por lo que deben existir diferentes opciones pensadas para cubrir todas las situaciones cotidianas en las que se pueden encontrar los clientes».

Por esta razón, entre las propuestas disponibles en masaltos.com, que se renuevan cada temporada para cumplir los criterios que imponen las tendencias cada año, figuran calzados deportivos, informales y de vestir. «Imagínense que cada vez que un hombre que suele lucir mocasines con alzas de 6 centímetros los pierda cuando decide ponerse bambas. Quedaría raro y su secreto saldría a la luz», argumenta Ferreras.

Para popularizar este calzado, la empresa sevillana ha contado con la ayuda de personalidades internacionales. Y aunque no quiere soltar ningún nombre famoso de los que figuran entre su asidua clientela, es vox populi que altos mandatarios, artistas y magnates de los negocios recurren a su tienda para pisar las alfombras rojas más prestigiosas.

El líder de los Rolling Stones, Mick Jagger, por ejemplo, no dudó en confesarse adepto de estos calzados, que le permiten encapricharse de modelos que le sacan un palmo. «Si una mujer puede ganar unos centímetros poniéndose tacones, ¿por qué yo no?», se pregunta Jagger. Una reflexión de una lógica infalible que seguramente también habrá convencido a personalidades como el káiser de la moda Karl Lagarfeld, el cantante Elton John o el presidente italiano Silvio Berlusconi, adeptos confesos de los zapatos con alzas.

Pero no a todos les gusta presumir de llevar estos zapatos. Dicen las malas lenguas, José María Aznar puso el grito en el cielo cuando se enteró de que Felipe González había comentado en público que su estatura era fruto de la suela escondida en el doble fondo de sus zapatos. El expresidente pudo consolarse, tras sufrir tal afrenta, con que no fue el único personaje público cuyo secreto de grandeza acabó por salir a la luz.

El actor Tom Cruise, que mide 1,71 metros, también confía en este ingenioso sistema para lucir más alto. Las fotos de su boda con la también intérprete Katie Holmes –que le saca 6 centímetros–, en las que ambos compartían estatura, hicieron saltar las alarmas por primera vez. El actor ya había recurrido a este tipo de calzado para no quedar descompensado en las escenas que protagonizó junto a su exesposa, la actriz Nicole Kidman (1,78 metros), en la película Eyes Wide Shut de Stanley Kubrick.

SECRETO A VOCES / Quizá Cruise aprovechó su reciente estancia en Sevilla, donde presentó su última película, Noche y día, para renovar su reservas de zapatos. Si no es así, por lo menos sí llevaba una cuña mágica en el estreno del filme, donde se le vio posando y compartiendo estatura con Cameron Diaz, que mide 1,79 cms y que ese día, además, llevaba tacones de vértigo. Este extraño y rápido crecimiento del intérprete de Misión imposible acaparó la atención de la prensa de medio mundo, que centró su atención en los zapatos de Cruise.

Otro a quien no le gusta ver el mundo desde abajo es Nicolas Sarkozy. Es un secreto a voces que el presidente francés no puede prescindir de los 7 centímetros que le ofrece la suela de su calzado, para disimular su 1,67 de altura. También hay que reconocer que al casarse con la exmodelo, Carla Bruni (1,80 metros), el político no se lo ha buscado fácil.

Y a pesar de su truco, aún parece quedarse corto al lado de otros mandatarios como el estadounidense Barack Obama. Cuando ambos comparten escenario, Sarkozy exige que se le coloque un peldaño por encima para no ser menos que él. Algunos expertos también han descifrado que uno de los tantos trucos que utiliza el jefe del estado francés para ganar estatura es peinarse hacia arriba.Algunos quizá si matarían por unos centímetros de más.