02 abr 2020

Ir a contenido

Una celebridad en francia

'Happy day' para Ramon Mirabet

El cantautor celebra el aniversario de su disco de debut en Music Hall

NÚRIA MARTORELL/ Barcelona

RICARD FADRIQUE

Hace un año, y antes de que Pharrell Williams hiciese de su 'Happy' un megahit internacional, el cantautor de Sant Feliu de Llobregat Ramon Mirabet debutó con el optimista 'Happy days'. Y con motivo de este feliz aniversario, esta noche actúa con toda su banda en el Music Hall, y con invitados-amigos como el grupo La Pegatina. "En este disco tenía ganas de explicar muchas de las historias que me han hecho llegar hasta donde estoy", explica el que fuera toda una celebridad en Francia a raíz de su paso por la versión francesa de 'Operación Triunfo' (quedó tercero y le permitió compartir escenario con estrellas como Katy Perry).

Pero Mirabet decidió no caer en el espejismo de la fama. No se sentía un cantante "de sol y playa, latino y guaperas", como intentaron venderle en el famoso programa. Así que decidió seguir forjándose como músico volviendo a tocar en la calle (de hecho se afincó en París por una beca de Erasmus para terminar sus estudios de administración de empresa).

Su primer álbum habla de planteamientos de vida. Y de muerte. 'Carpe Diem' es un ejemplo. "Uno se pone a darle vueltas a lo que supone dejar de caminar, respirar... Me gusta pensar en esto porque me gusta darle sentido a la vida. Sentirme alegre", subraya este cantante de voz tan rasgada como aterciopelada, hijo de un trombonista profesional y de una asistenta social que cuando él era niño le cantaba temas de Joan Baez y él "jugaba a hacerle la segunda voz".

Tocando en las escaleras de Montmartre o alrededor de la Torre Eiffel, así como en "Sevilla y Escocia" (su brújula le guiaba con total libertad), explica que conoció "lo mejor y lo peor" de sí mismo. Y de la gente. Finalmente logró acumular el dinero suficiente para financiarse su soñado compacto. "Había tenido muchas experiencias musicales, pero no tenía ni idea de lo que era un productor, una editorial, un agente..." Así que conocer a Marc Parrot fue clave en su trayectoria. "Le transmití mis inquietudes, le pregunté qué camino debía tomar, si era el momento adecuado para publicar un disco en inglés en Catalunya. Me escuchó. Y acabó diciéndome, 'cojonudo, quiero que lo grabes aquí, conmigo'".

En la boda de un piloto de avión

Las pericias callejeras de Mirabet le han propiciado anécdotas de todos los colores. La última: rosa, muy rosa. Hace poco le invitaron a tocar en la boda de un piloto de avión que pidió en matrimonio a su pareja mientras él estaba tocando en las escaleras del Sacré Coeur. "Me hizo ilusión. La boda fue en Alemania, de donde es ella, y nunca había estado allí. Se les veía tan enamorados que la propuesta me hizo gracia".

Entre los bolos que le esperan, destaca el del Festival Jardins de Pedralbes (el próximo 3 de julio), compartiendo velada con el mismísimo grupo Blondie.