SANCIÓN AL NEERLANDÉS

Ricciardo gana en Monza tras el brutal accidente de Verstappen y Hamilton

  • Un espectacular choque entre los dos primeros de la clasificación deja en bandeja el primer triunfo del australiano con McLaren

  • El piloto neerlandés, líder del Mundial, fue sancionado y perderá tres posiciones en parrilla en el GP de Rusia

El Red Bull de Verstappen cae sobre el Mercedes de Lewis Hamilton en Monza.

El Red Bull de Verstappen cae sobre el Mercedes de Lewis Hamilton en Monza. / Efe / Matteo Bazzi

4
Se lee en minutos
Josep Viaplana

El Mundial de F-1 llega a su recta final muy caliente, con Verstappen y Hamilton declarándose la guerra después de acabar el GP de Italia antes de hora. Ambos protagonizaron un impresionante choque, del que afortunadamente salieron ilesos (aunque con el neerlandés sancionado), y que favorecieron el primer triunfo de Daniel Ricciardo con McLaren y el octavo de su carrera deportiva. El australiano no ganaba una carrera desde el GP de Mónaco del 2018.

Con los líderes fuera de combate, la batalla por el triunfo en Monza fue trepidante, pero los McLaren mantuvieron la iniciativa pese al acoso de Sergio Pérez y Valtteri Bottas, protagonista de una gran remontada, que le llevó al podio después de que el mexicano fuera sancionado con 5 segundos. Charles Leclerc y Carlos Sainz terminaron a la estela del Mercedes.

El incidente entre Verstappen y Hamilton se ha producido después del único 'pit stop'. La polémica está servida, ya que ni Lewis le ha dejado espacio a su oponente ni Max se ha conformado con quedarse atrás. En juego estaba el Mundial y ambos han puesto todo lo que tenían –y más– para defender sus opciones a una victoria clave para el Mundial.

Ambos salen de la carrera de Italia con un ‘cero’, aunque los dos puntos adicionales de la Sprint Race del sábado permiten al piloto de Red Bull llegar a la próxima carrera de Rusia con 5 puntos de ventaja. Allí, sin embargo, perderá tres puestos en la parrilla, puesto que los comisarios le consideraron "principal culpable" del accidente, confirmando que este campeonato se ha calentado aún más. Ya hubo un subidón en Silverstone y Budapest, con los toques de Hamilton y Bottas a Verstappen, pero ahora la guerra está desatada con 8 grandes premios por delante.

Ricciardo toma el mando

La salida fue espectacular, con Daniel Ricciardo sorprendiendo a Max Verstappen y colocando a su McLaren en primera posición. Detrás fue Lewis Hamilton quien, con los neumáticos más duros, superó a Lando Norris para colocarse tercero y presionar a su rival en la lucha por el título, que le obligó a salirse del asfalto para no tocarse. Norris recuperó la posición y condenó al campeón a mantenerse detrás en el primer 'stint'.

En cuanto a la estrategia, hay que señalar que Mercedes y Alfa Romeo fueron los únicos que establecieron una táctica diferente de neumáticos, montando los duros en la salida para rodar al final con blandos, mientras que el resto de los coches de la parrilla salieron con los medios. Se tomó esta iniciativa con la intención de poder recuperar posiciones en las últimas vueltas en un circuito en el que resultó muy complicado adelantar.

En la vuelta 23 de 53 empieza el baile de paradas, que inicia Ricciardo. El australiano deja el liderato a Verstappen, quien para una vuelta más tarde y pierde muchas posiciones por un problema. En el momento en que Hamilton adelanta a Norris y pasa a liderar la carrera, Max se queda clavado en boxes: 11,1 segundos en el pit stop echaron por tierra sus opciones, viendo como los dos McLaren le tomaban la delantera. Lewis lidera la carrera y al verse al frente de la carrera Mercedes adelanta su parada.

La tormenta perfecta

Se estaba formando la tormenta perfecta. Hamilton volvió a la pista detrás de los McLaren y se incorporó justo al lado de Verstappen. El inglés estranguló al Red Bull al final de recta, pero Max buscó el hueco y al tocar un piano perdió el control del coche e impactó de forma espectacular contra el Mercedes, volando por los aires y terminando ambos fuera del asfalto y con el Red Bull por encima del coche de Hamilton. El halo salvó al inglés de lesiones de gravedad.

La salida del coche de seguridad reagrupó la parrilla, con Ricciardo y Norris liderando la carrera, pero ya con Sergio Pérez y Valtteri Bottas a su estela. Pérez fue sancionado con 5 segundos por no devolver la posición al saltarse una 'chicane' y ello provocó que se viera fuera del podio pese a terminar tercero.

Noticias relacionadas

La carrera de Valtteri Bottas, que esta semana se ha confirmado que el año próximo correrá con Alfa Romeo, se vio fastidiada por la sanción de salir el último después de que Mercedes decidiera el viernes montar un nuevo motor. El finlandés se vio obligado a hacer una gran remontada, refrendando este fin de semana un gran potencial, llevándose la calificación el viernes y la 'sprint race' del sábado.

Carlos Sainz, que ha visto como en la primera vuelta le diera un golpe Antonio Giovinazzi, que tuvo que cambiar el ala en boxes y fue sancionado con 5 segundos, ha terminado sexto, mientras que Fernando Alonso ha sido octavo.