Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

Los fabricantes piden al Gobierno un IVA reducido para el coche eléctrico

Anfac piden incentivarlo en lugar de penalizar la venta de vehículos de carburantes tradicionales

La patronal muestra su preocupación por la caída de ventas y pide objetivos ecológicos "razonables"

P. Allendesalazar

Coches eléctricos en cargadores de Iberdrola.

Coches eléctricos en cargadores de Iberdrola.

Los fabricantes de coches quieren que el Gobierno incentive la venta de vehículos eléctricos en lugar de penalizar la de los tradicionales. El vicepresidente ejecutivo de su patrona Anfac, Mario Armero, ha pedido este martes al Gobierno que negocie con la Comisión Europea para poder aplicarles el IVA reducido (con un tipo del 10% en lugar del 21% general) "si se van a restringir las ventas de coches de combustión". Sería, ha defendido, la "mejor herramienta" para impulsarlos, ya que actualmente apenas suponen el 0,8% de las ventas totales de coches en España.

Durante un curso de la APIE y el BBVA en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, el directivo ha defendido que su sector no es "negacionista" del cambio climático ni se opone a la transición ecológica, pero ha defendido que es necesario un plan de descarbonización hasta el 2050 que tenga "objetivos razonables" intermedios. "Ahora que va a haber, creo yo, estabilidad política durante cuatro años es el momento de impulsar un plan para el coche eléctrico", ha defendido tras lamentar que durante los últimos años no se hayan producido "avances significativos".

Armero también ha mostrado "cierta preocupación" porque la venta de vehículos lleve ocho meses cayendo en España. Entre enero y mayo, ha recordado, bajó el 5,1% en total y el 11,1% en el caso de los particulares. La previsión de Anfac es que caigan entre un 2% y un 4% este ejercicio y no crezcan el próximo. La afirmación en julio del año pasado de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, de que el "diésel tiene los días contados", ha apuntado, "no ayudó", pero no es la única causa, ya que desde hace tiempo distintos "cargos públicos", también europeos, han sembrado dudas sobre este tipo de carburante.

Ventas a la baja

El líder patronal ha advertido de que las "confusiones" generadas han llevado a muchos clientes a comprar coches antiguos de segunda mano (han crecido el 4,9% en el 2018 y el 1,5% entre enero y mayo), más contaminantes y que deberían ser "achatarrados". La edad media del parque móvil español, ha subrayado, son 13 años. "No queremos más coches por habitante, lo que queremos es mejores coches", ha asegurado. Tampoco ayuda, ha criticado, la "disgregación": en España hay "cinco leyes de cambio climático y 54 planes de calidad del aire" y el vehículo eléctrico está definido de una forma en Canarias, de otra en la Península y otra en Baleares. 

Asimismo, se ha mostrado preocupado por el creciente proteccionismo mundial desatado por la guerra comercial de Donald Trump, con los posibles aranceles a la venta de vehículos europeos en Estados Unidos en el horizonte. El 4% de los coches que se venden en el mundo, ha recordado, se fabrican en España, pero la producción en el país se redujo el 5,5% hasta abril y las exportaciones cayeron el 6,1% en medio de una "feroz lucha global" para ganar fabricación de coches. "Es lo que heredamos de nuestros abuelos, sería importante que no nos lo cargásemos", ha reclamado.