MUNDIAL DE MOTOGP

Quartararo asegura haber aprendido de los errores

  • El 'Diablo', sólido y firme líder de MotoGP, pisa Jerez tras ganar las dos últimas carreras en Portugal y Doha, recordando que, en el 2020, empezó conquistando un doblete en el trazado andaluz

  • El piloto francés asegura haber adquirido suficiente experiencia como para controlar la situación, mientras le pide al 'rookie' español Pedro Acosta que no cometa los mismos errores que él

El francés Fabio Quartararo (Yamaha), en la conferencia de prensa de hoy en Jerez.

El francés Fabio Quartararo (Yamaha), en la conferencia de prensa de hoy en Jerez. / ALEJANDRO CERESUELA

Se lee en minutos

Suena al 2020, pero él se niega a recordarlo. Suena a victoria, a título mundial, pero él no quiere ni hablar del título, ya se le ha escapado un par de veces y no quiere saber nada de ser el favorito, pese a que manda y manda bien. El joven francés Fabio Quartararo (Yamaha), que hoy le ha pedido al ‘rookie’ de moda, el español Pedro Acosta (KTM, Moto3), que no tenga la prisa que tuvo él por llegar a MotoGP (“fue un error dar el salto tan joven”), ha llegado a Jerez, el circuito en el que logró el primer doblete del 2020, con la lección aprendida, sí, cierto, liderando el campeonato con 61 puntos, tras sus dos extraordinarias victorias en Catar, superando ya por 15 puntos al italiano ‘Pecco’ Bagnaia (Ducati) y por 20 al catalán Maverick Viñales (Yamaha).

“Es ahora, con más experiencia, con más calma, con mucho más mimo cuando me acuerdo de mi sorprendente 2019 con siete podios y un montón de ‘poles’ y también, sí, claro, el arranque brutal del 2020, con dos victorias aquí, en Jerez, y, luego, se me apagó la luz, meses de desastre”, ha comentado el ‘Diablo’ en la conferencia de prensa del Gran Premio de España, en Jerez, cuarta carrera de la temporada. “El pasado año tuve enormes altibajos y aprendí mucho, mucho, de aquella situación. Tuvimos, recuerden, problemas de motor y electrónica, sí, pero yo perdí el rumbo y creo que aquellas experiencias me hicieron crecer y ahora soy mucho más fuerte para afrontar los momentos delicados”.

Pensando solo en el domingo

Quartararo aseguró que no es fácil ser líder de un Mundial en el que están “las mejores marcas con un montón de motos oficiales y una docena de pilotos campeones del mundo”. “Lo que sí tengo claro es que ahora sé cómo mantener la calma. Ya no me enfado como antes, cuando me gritaba dentro del casco y, luego, al llegar al box ni siquiera era capaz de ofrecer buenos consejos a mis técnicos. Eso ha cambiado y creo que ahora vamos en la buena dirección. Trabajamos para la carrera, lo ponemos todo a punto en el ‘warm-up’ de la mañana del domingo y, luego, decidimos todos juntos la estrategia de carrera”.

Noticias relacionadas

Alguien le preguntó a Quartararo, que ha celebrado victorias a lo Cristiano Ronaldo, su jugador y equipo (Juventus) favoritos, cómo celebraría su tercer triunfo, esta vez en Jerez. “Bueno me hace mucha gracia la manera tan curiosa que utiliza Daniel Ricciardo, cuando llena su bota de cava y bebe en lo más alto del podio”. Y rompe a reír, a carcajadas, el joven que, el domingo, correrá su GP nº 37 de MotoGP en busca de su sexta victoria en la máxima categoría.

Lluvia de piropos para el novato Pedro Acosta

Normal ¿no?, Pedro Acosta, conocido ya por todos en el ‘paddock’ del Mundial de motociclismos como el ‘tiburón de Mazarrón’, donde su padre en pescador con una pequeña barquita, ha sido hoy la atracción de la conferencia de prensa. Con 16 años, novato, debutante y ‘rookie’ en Moto3, es líder destacado tras sus dos última victorias en Portimao y Doha, saliendo el último, perdón, saliendo de la calle de boxes.

Todos, todos, desde el campeonísimo Marc Márquez (“es espectacular lo que está haciendo y ojalá yo esté aún en MotoGP cuando él llegue”) hasta el campeón actual Joan Mir (“tiene un futuro brillante y puede ganar el título en su primer año”), todos, todos, le elogiaron y le pidieron que mantuviese los pies en el suelo. Él, siempre tan dicharachero, reconoció que, minutos antes de sentarse con los campeones en la conferencia de prensa, “estaba muy nervioso y tenía el culo prieto, prieto, así de encogido”, dijo juntando su dedo índice y el pulgar de su mano derecho. Ni que decir tiene que Acosta agradeció “y mucho” todos los consejos.