Ir a contenido

ARRANQUE DEL MUNDIAL DE MOTOGP

"Márquez es un animal", afirma Dovizioso tras la reaparición del campeón

El subcampeón del mundo de MotoGP muestra su admiración por la manera en que Marc ha superado la complicada doble intervención en su hombro izquierdo

"Dio menos vueltas que ninguno de nosotros y, sin embargo, consiguió el mejor tiempo", expiica el hombre que le ha complicado los títulos al piloto de Cervera

Emilio Pérez de Rozas

El italiano Andrea Dovizioso (Ducati), subcampeón del mundo de MotoGP, descansa en su boxe de Sepang (Malasia).

El italiano Andrea Dovizioso (Ducati), subcampeón del mundo de MotoGP, descansa en su boxe de Sepang (Malasia). / ALEJANDRO CERESUELA

El primer día de entrenamientos oficiales del Mundial-2019 de MotoGP dejó a todo el mundo admirado. Tres españoles coparon el primero podio virtual de la temporada, con Marc Márquez (Honda, 1.59.621 minutos) liderando autoritariamente la tabla después de haberse pasado más de dos meses sin tocar una moto y tras someterse a una doble, delicada y orfebre doble intervención quirúrgica por los doctores Xavier Mir, Víctor y Teresa Marlet, que le reforzaron su hombro izquierdo, tanto con un tope óseo como con la reconstrucción de todos los ligamentos que estaban realmente destrozados. A Márquez le siguió un espectacular Àlex Rins (Suzuki) y un no menos eficaz Maverick Viñales (Yamaha).

La admiración que provocó la espectacular salida a pista de Márquez, que solo dio 29 vueltas “porque no puedo arriesgarme a que mi hombro padezca y me impida seguir entrenándome jueves y viernes”, provocó algunas palabras de elogio por parte de sus rivales, que, como el subcampeón Andrea Dovizioso (Ducati,  a 0.576 segundos del heptacampeón catalán), reconoció a la web Motorsport.com que “Marc es un animal, pues ha dado la mitad de vueltas que nosotros, y ha conseguido el mejor crono”.

Cuatro marcas diferentes delante

La verdad es que todos los ‘magníficos’, a excepción de Jorge Lorenzo (Honda), ausente tras la operación de escafoides a la que le sometió el doctor Mir para soldárselo con un pequeño clavo, se mostraron ayer sumamente satisfechos de este bautismo mundialista en el caluroso trazado de Sepang donde, afortunadamente, no anuncian lluvias para ninguno de los tres días de test, lo que propicio que cuatro motos distintas coparan los cuatro primeros puestos del primer día: Honda (Márquez), Suzuki (Rins), Yamaha (Viñales) y Ducati (Danilo Petrucci).

Rins, segundo, dijo que ya ha reconocido, en su Suzuki, una moto ganadora. Viñales, que esperaba algo más, agradece a Yamaha el enorme trabajo invernal que ha hecho. Valentino Rossi, que ayer quedó a medio segundo de Márquez, anuncia cosas buenas “porque ahora todos trabajamos en la misma dirección y tanto Maverick como yo sabemos lo que necesitamos”. ‘Dovi’, por su parte, que esta misma mañana ya ha mejorado el tiempo de ayer de Márquez, dijo que utilizó el primer día para comparar su ‘Desmosedici’ del pasado año con la nueva, anunciando ataques al crono para la segunda jornada de hoy en Malasia.

El nuevo casco de Valentino Rossi ha sido pintado, a mano, por su diseñador Aldo Drudi. / ALEJANDRO CERESUELA

El casco de Rossi, una auténtica obra de arte

Una de las grandes novedades de esta primera cita mundialista en Sepang fue, como siempre, el casco del nueve veces campeón del mundo Valentino Rossi, que siempre suele estrenar nuevo diseño en el bautismo del campeonato.

Esta vez el casco es una auténtica obra de arte. Es más, los tres cascos que el ‘Doctor’ ha traído a Sepang lo son, pues los tres son diferentes. La razón no es otra que su diseñador, el italiano Aldo Drudi, que lleva 20 años dibujando para ‘Vale’, los ha hecho a mano y, por tanto, son como cuadros, ninguno de los tres ha salido igual, aunque a simple vista lo parezcan.

Rossi dijo que no lo utilizará en el Mundial y que es una idea que tuvieron juntos Drudi y él. “Estábamos juntos dándole vueltas a cómo diseñarlo y, de pronto, le dije ‘Algo, deberíamos hacerlo como lo hacíamos hace 20 años’. Y Aldo recuperó su pincel y empezó a divertirse trazando su dibujo sobre el casco. Y salió un casco genial ¿a qué sí?”. En efecto, todo el ‘paddock’ considera que la imagen es vieja pero tremendamente moderna y muy, muy, visual.