Espacios naturales

El Gobierno inyecta 356 millones para salvar Doñana

Batería de medidas para recuperar el Parque Nacional frente al estrés hídrico que padece

El Gobierno inyecta 356 millones para salvar Doñana
5
Se lee en minutos
Joan Lluís Ferrer

La batería de medidas anunciadas por el Gobierno central para tratar de rescatar el Parque Nacional de Doñana de la grave situación en que se encuentra ha sido favorablemente recibida por las organizaciones conservacionistas. El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico va a destinar 356 millones de euros (casi un millón al día) a la ejecución de un ‘Marco de Actuaciones para Doñana’ que permita recuperar el funcionamiento ecológico del espacio natural y paliar los impactos a los que tiene que hacer frente.

Este marco recoge medidas como la disminución de extracciones de aguas subterráneas y la recuperación de la hidrología superficial, la recuperación y naturalización del dominio público marítimo-terrestre en Doñana y su entorno, así como actuaciones para la conservación y restauración de la biodiversidad y la apuesta por la activación socioeconómica de esta zona. También se hará un importante esfuerzo en la mejora de la depuración de aguas residuales.

La vicepresidenta y ministra del ramo, Teresa Ribera, presentó este miércoles en Almonte (Huelva) este Marco de Actuaciones y recalcó que Doñana es "uno de los humedales más emblemáticos, queridos y espectaculares de Europa" y esto "nos obliga a ser particularmente cuidadosos con este espacio, conocerlo bien y cuidarlo y seguir invirtiendo en su calidad, en su buen estado y mantenimiento".

Pedro Sánchez y la ministra, durante su visita a Doñana esta semana / Borja Puig de la Bellacasa

El Marco de Actuaciones incluye "una dotación presupuestaria de 356 millones de euros, de los que 118 están en ejecución o prevista su ejecución en 2023" y que abarcan distintos tipos de intervención en dominio público-hidráulico; en protección, restauración y recuperación del dominio público marítimo-terrestre; protección de biodiversidad; mejora permanente del conocimiento e impulso a la actividades socioeconómicas complementarias distintas que pongan en valor esta comarca.

Diferenciar los riegos legales y los ilegales

En las relativas al dominio público-hidráulico, Ribera ha destacado la importancia de diferenciar "entre aquello que se hace de forma compatible con la legalidad y lo que no", y eso "nos obliga a ser particularmente vigilantes tanto en relación con las cuestiones de incumplimiento como en el refuerzo al acompañamiento a las comunidades de regantes y a sus planes para poder seguir impulsando el mejor funcionamiento y el más eficiente uso del recurso".

En segundo lugar, remarcó una segunda línea de actuación "emblemática", la relacionada con la descarga de la presión de los acuíferos, bien por aportaciones procedentes de otras fuentes, bien por preservación de esos recursos en los acuíferos o bien buscando alternativas, ya sean al uso de riego en superficie o al abastecimiento de un enclave como es Matalascañas.

Asimismo, se recoge como medida "extra y voluntaria" la posibilidad de compensar por la compra de derechos de aguas o de fincas cuando esto redunde en el buen estado del acuífero.

Protección del espacio marítimo-terrestre

En cuanto a la protección del espacio marítimo-terrestre, se plantean actuaciones para impulsar la renaturalización de la ribera derecha del Guadalquivir y otras de intervención en estaciones de depuración, en colectores y en redes de saneamiento en hasta siete puntos del territorio para mejorar la calidad del agua que llega al espacio natural.

La ministra señaló que se van a buscar alternativas para reforzar la llegada del agua de superficie mediante la recuperación de algunos de los brazos y cauces vinculados a Doñana y que fueron interrumpidos hace 50 años.

La escasez de agua es patente en Doñana / Efe

El Marco de Actuaciones, que tendrá un coordinador aún por definir, estará expuesto a información pública hasta el 15 de enero, algo que "nos permitirá enriquecer el conjunto de las medidas", indicó Ribera quien, además, expresó su confianza en que "en breve" también la Junta de Andalucía "haga públicas sus propuestas sobre cómo podemos colaborar todos en la protección y conservación de Doñana".

Apoyo de los ecologistas

Estas medidas han sido bien vistas por las entidades que luchan por la conservación de este espacio natural. Ecologistas en Acción, por ejemplo, ha considerado que el Marco de Actuaciones para Doñana es "ambicioso y realista" y responde a una "vieja reivindicación de los movimientos conservacionistas".

En declaraciones a EFE, el portavoz de Ecologistas en Acción en el Consejo de Participación de Doñana, Juan Romero, ha indicado que "consideramos que es positivo en el proceso abierto, evidentemente, hay que esperar los resultados y a ver cómo son".

También es positivo, ha añadido, porque "cuenta con todos los actores" y "nos produce muchísima satisfacción, porque recoge por fin la recuperación del río Guadiamar, que se le amputó a Doñana y ahora volverá a este espacio".

"Esto es una asignatura pendiente y muy importante pero debe venir acompañada por una previa depuración de toda su agua, ya que tiene mala calidad tanto por vertidos mineros como por aguas procedentes de las depuradoras; si no se garantiza la calidad sería un desastre", ha indicado.

Ha valorado también que el documento recoja la recuperación del dominio público marítimo-terrestre: "Esto es muy importante; engloba todo el litoral y el estuario del Guadalquivir, incluso su orilla izquierda; la recuperación del Brazo del Este que es muy importante para la biodiversidad y los humedales de La Algaida en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)".

Doñana / Pinterest

Por su parte, WWF considera que el Marco de Actuaciones para Doñana permitirá "saldar las deudas" que proyectos como el Doñana 2005 habían dejado con el espacio natural, al tiempo que entiende que es "un paso en el camino correcto y necesario".

El coordinador de WWF para la Oficina de Doñana, Juanjo Carmona, ha indicado que desde 2010 "veníamos reclamando de manera insistente la recuperación hídrica del espacio natural después de que el Doñana 2005 se cerrara en falso, pues quedaron muchas actuaciones pendientes por cuestiones, básicamente, presupuestarias".

Considera que "hay algunas medidas que son imprescindibles, como puede ser el cierre de pozos; otras son muy necesarias como por ejemplo mejorar la gobernanza, el tema de teledetección o incrementar la guardería; otras son básicas para el presente y el futuro de Doñana, en especial las de hidrología superficial, es decir, el poder recuperar derechos de agua y terrenos y, sobre todo, los caudales secuestrados al Guadiamar y recuperar la dinámica fluvial de la zona".

También cree "básico" ir eliminando el impacto ocasionado por las extracciones de agua de Matalascañas en las lagunas y los ecosistemas del Parque Nacional.

.....

Noticias relacionadas

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es