Hallazgo científico

Un insecto visto por última vez en 1869 ha vuelto a cantar

Un insecto visto por última vez en 1869 ha vuelto a cantar
3
Se lee en minutos
Europa Press

El sonido de un insecto que se conserva en un museo ha sido escuchado por primera vez en 150 años después de que los científicos recrearan digitalmente su tono de llamada.

La forma del cuerpo y el canto de Prohalangopsis obscura podrían ayudar a dar pistas a los investigadores sobre dónde podría estar viviendo el insecto después de haber estado perdido durante más de un siglo.

El insecto parecido a un saltamontes se conoce a partir de un solo espécimen que se encuentra en la colección del Natural History Museum. Profalangopsis oscura, descrita por primera vez en 1869, nunca ha sido vista oficialmente desde entonces, aunque hay informes de que una pareja fue capturada en 2005.

Pero al recrear la llamada perdida hace mucho tiempo de esta especie, los investigadores esperan que pueda usarse para encontrar al insecto en la naturaleza, si aún sobrevive.

Ed Baker, investigador de bioacústica en el museo, es coautor de un nuevo artículo que recrea la llamada de P. obscura. "Si bien solo estamos tratando con un espécimen, es una de las pocas especies que sobreviven de un grupo de parientes saltamontes y grillos que probablemente dominaron durante el Jurásico", dijo en un comunicado.

Alas grandes

"Comparar esta especie con parientes modernos es interesante porque tiene alas grandes, lo que sugiere que es capaz de volar mucho, y canta una canción de tono bajo que viaja largas distancias. Junto con su hábito de vivir al aire libre, estas características debería convertirlo en un objetivo ideal para los murciélagos, ya que es más fácil de detectar".

Desde el Jurásico

"Su supervivencia desde el Jurásico sugiere que actualmente vive en un ambiente sin murciélagos que se alimentan de insectos que vuelan libremente".

Esto puede dar algunas pistas sobre en qué regiones deberían buscar los investigadores en la búsqueda de esta especie olvidada hace mucho tiempo. Los hallazgos del estudio se publicaron en PLOS ONE.

Los saltamontes son un grupo de insectos que forman parte de los ortópteros, que contiene todos los grillos, langostas y saltamontes. Estos animales producen canciones utilizando estridulación, frotando partes del cuerpo como las alas y las patas para producir sonido.

Generalmente, los machos usan estos ruidos para atraer a las hembras durante el verano como parte de la temporada de reproducción, aunque las hembras de algunas especies se estridan en ciertas circunstancias.

Hallazgo del Ejército

La última vez que se identificó claramente el sonido de P. oscura en la naturaleza fue hace más de un siglo. El único espécimen conocido del insecto fue presentado al museo por el oficial del ejército británico Sir John Bennet Hearsay, y la especie fue posteriormente descrita científicamente por Francis Walker en 1869.

A pesar de los repetidos intentos, nunca se ha vuelto a ver a la especie. Esto se debe en parte a su etiquetado, ya que el espécimen fue etiquetado como proveniente de "Hindustan", que los investigadores creen que generalmente es sinónimo del área de la India bajo el dominio colonial de Gran Bretaña.

Eso fue hasta 2005, cuando dos insectos hembra que parecían similares al macho P. obscura fueron recolectados en el Tíbet. No se puede saber con certeza si estos insectos son parte de la misma especie, o de una muy relacionada, debido a las diferencias de sexo entre los especímenes. Si se los encontrara viviendo juntos, podría ayudar a confirmar la identidad de los saltamontes tibetanos.

Imágenes en 3D

Para tratar de averiguar más sobre dónde podría vivir aún la especie, los investigadores crearon imágenes en 3D de cada ala y determinaron su frecuencia de resonancia. Con esta información, el equipo pudo recrear cómo podría haber sonado la canción del insecto.

"Los sonidos de los insectos se pueden vincular a su historia evolutiva", dice Baker. "Puede examinar por qué las especies tienen ciertas frecuencias de canto, que pueden ser para evitar superponerse entre sí, y cómo la estructura de los cantos refleja su entorno y desarrollo".

En el caso de P. oscura, su canto grave puede explicarse por su entorno. Los murciélagos tienden a evitar las áreas frías a través de la migración y la hibernación, lo que permitiría a los saltamontes volar libremente sin riesgo de ser devorados.

Clima frío

Noticias relacionadas

Por lo tanto, el clima frío del norte de la India y el Tíbet pueden ser lugares adecuados para que viva este insecto, lo que podría ayudar a los científicos a redescubrir la especie.

El canto recreado permite a P. oscura unirse a una multitud de insectos cuyos cantos han sido grabados por el museo y forman parte de un archivo sonoro. Baker ayudó a que muchas de estas grabaciones estuvieran más disponibles mientras exploraba las colecciones.