Diagnóstico del IPCC

La gran promesa contra la crisis climática se desmorona

Columnas de humo se desprenden de una refinería francesa, situada a tan solo 10 kilómetros del sur de Lyon.

Columnas de humo se desprenden de una refinería francesa, situada a tan solo 10 kilómetros del sur de Lyon. / JEAN-PHILIPPE KSIAZEK (AFP)

  • El mundo ha reducido sus emisiones en la última década, pero no lo suficiente para evitar un calentamiento global extremo

  • En la última década, bajo el Acuerdo de París, los niveles de gases de efecto invernadero han seguido aumentado hasta un 1,3%

6
Se lee en minutos
Valentina Raffio
Valentina Raffio

Periodista.

Especialista en ciencia, salud y medio ambiente.

Escribe desde Barcelona.

ver +

La mayor acuerdo de la historia de la humanidad para hacer frente a la crisis climática está al borde de incumplirse. Cinco años después de la firma del Acuerdo de París, el gran pacto internacional para evitar que el planeta sufra un calentamiento extremo por encima de dos grados avanza demasiado lento para una crisis que se acelera a ritmos vertiginosos. "La actual tendencia de emisión de gases de efecto invernadero es incompatible con los objetivos del Acuerdo de París, por lo que se necesita aplicar urgentemente medidas de mitigación a todas las escalas", constata el tercer informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), según una filtración a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO.

El informe, cuya publicación oficial está prevista para marzo del 2022, recrimina la enorme "brecha" entre las promesas políticas que se lanzaron en 2015, tras la firma del Acuerdo de París, las acciones implementadas hasta la fecha y la tasa de reducción necesaria para frenar el aumento global de las temperaturas. "El cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París requiere que las emisiones globales de dióxido de carbono alcancen su punto máximo antes de 2025 y disminuyan hasta un cero neto durante el tercer cuarto del siglo", recoge el segundo borrador del documento, filtrado por la plataforma ecologista Extinction Rebellion España y analizado por este diario.

Tras un exhaustivo análisis de las emisiones generadas por nuestra especie y su impacto en el clima global, los expertos constatan que la huella de carbono de nuestra especie está llevando al planeta a su límite físico. Las emisiones de gases de efecto invernadero siguen al alza a pesar de los innumerables acuerdos pactados hasta la fecha para frenar su avance. A principios de siglo, mientras estaba en vigor el Protocolo de Kyoto, las emisiones aumentaron un 2,3%. En la última década, bajo la promesa del Acuerdo de París, los niveles de gases de efecto invernadero han seguido aumentado hasta un 1,3%

El análisis corrobora que, a pesar de que la mayoría de los países desarrollados han reducido sus niveles de emisiones  en la última década, el ritmo de reducción de las emisiones es insuficiente. De seguir así, de hecho, el informe advierte que el planeta se calentará entre 3 y 5 grados de media antes de que acabe el siglo. Si las predicciones se cumplen, países como España podrían vivir un aumento de entre 4 y 7 grados de media, una disminución drástica de las precipitaciones y un alarmante avance de las sequías. Esto, a su vez, empujará al planeta hacia un peligroso "punto de no retorno" en que ya será imposible volver a la normalidad

Enésimo informe filtrado

La filtración de este informe llega apenas unas semanas después de que el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) publicara la primera 'radiografía' del avance de la crisis climática. Ese primer análisis, hecho público el día 9 de agosto, desplegaba toda la evidencia recopilada hasta la fecha sobre el impacto de nuestra especie sobre el clima de la Tierra y demostraba que, "sin lugar a duda", nuestra especie está detrás del aumento de los fenómenos meteorológicos extremos, el calentamiento global y el deshielo. La segunda parte de este análisis se publicará en febrero de 2022 y se centrará en el impacto de esta crisis en los ecosistemas y la biodiversidad. Y la tercera parte, centrada en las políticas de mitigación, saldrá a la luz oficialmente en marzo de 2022. 

Llama la atención que las tres partes de este informe, que en otras épocas se habrían guardado bajo el más estricto sigilo, se hayan filtrado antes de tiempo. Los titulares de estos análisis ya han dado la vuelta al mundo meses antes de su publicación oficial. "El objetivo de estas filtraciones es que se hable de la gravedad de la crisis climática y de la necesidad de actuar cuanto antes. El gran problema del informe del IPCC es que, aunque esté elaborado por científicos del primer nivel, pasa por muchos filtros antes de su publicación. Y la presión política y de los lobbies siempre acaba maquillando el lenguaje del informe y eliminando las partes más controvertidas", explica Víctor de Santos, ambientólogo y activista de Extinction Rebellion España, una de las plataformas detrás de las últimas filtraciones. 

"El objetivo de estas filtraciones es que se hable de la gravedad de la crisis climática y de la necesidad de actuar cuanto antes"

Víctor de Santos, ambientólogo y activista de Extinction Rebellion

De Santos apunta a un ejemplo clave para entender esta dinámica. En el último informe del IPCC, publicado en 2014, la presión política consiguió eliminar el desglose de países más contaminantes del planeta. "Los países presionan mucho para no ser culpados por la crisis climática. Todos sabemos que Reino Unido es uno de los mayores emisores de la historia. Y que Estados Unidos y China están detrás del aumento de las emisiones. Pero hay muchas presiones para que estas informaciones no aparezcan explícitamente en el redactado final", argumenta el activista en una entrevista con EL PERIÓDICO.

"Los países presionan mucho para no ser culpados por la crisis climática"

El borrador filtrado del tercer informe, pues, refleja las conclusiones científicas sin filtros. Según destacan desde 'Contexto y Acción', el primer medio en hacerse eco de estas filtraciones, el IPCC considera que el capitalismo es insostenible y que el decrecimiento es clave para mitigar el cambio climático. El informe también rebaja las expectativas de que, algún día, se logre una tecnología capaz de revertir la crisis climática. Este horizonte es "inconsistente con la evidencia científica y las proyecciones en la literatura académica", destaca el escrito.

Problema sistémico

Según adelantó EL PERIÓDICO, el informe también concluye que el 10% más rico del planeta emite casi la mitad de los gases responsables de la crisis climática. Eso, añade la nueva filtración, también implica un reparto diferente de las responsabilidades. Los países ricos necesitan frenar en seco sus emisiones, mientras los países pobres pueden seguir creciendo hasta alcanzar un mínimo de bienestar y desarrollo. El informe, de hecho, hace un llamamiento a "la acción colectiva" para hacer frente a la crisis climática "con especial atención a las cuestiones de equidad y justicia". 

Manifestantes de Extinction Rebellion invaden el centro de Londres para reclamar acciones contra la crisis climática, el pasado 26 de agosto de 2021.

/ ANDY RAIN

"La crisis climática no es culpa de que tú o yo encendamos mucho la luz. Es culpa de los grandes emisores. Y de ese 1% que usa un jet privado para desayunar en París y cenar en Hong Kong", comenta De Santos. "También necesitamos darnos cuenta que estamos ante un problema estructural. Nuestro estilo de vida no es sostenible. No es normal que comamos una ensalada hecha con ingredientes que viene de la otra punta del mundo, que usemos productos fabricados en China y que vistamos moda hecha en Bangladesh. Si queremos frenar la crisis climática tenemos que cambiarlo todo", zanja. 

Noticias relacionadas

"No es normal que comamos una ensalada hecha con ingredientes que viene de la otra punta del mundo, que usemos productos fabricados en China y que vistamos moda hecha en Bangladesh"

El diagnóstico del IPCC sobre cómo frenar la crisis climática pide incluir a la ciudadanía en el diseño de la transición ecológica. Por eso mismo, entidades como Extinction Rebellion y Fridays For Future reclaman la creación de una Asamblea Ciudadana vinculante y representativa para "consensuar una transición justa con medidas que no dejen a nadie atrás". Mientras, el movimiento ecologista prepara nuevas movilizaciones para volver a inundar las calles de todo el mundo antes de que acabe el año. El objetivo, explican, es arrancar un compromiso real y ambicioso ante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26). La crisis climática está aquí y este es el último aviso para salvar el planeta