23 oct 2020

Ir a contenido

nuevas proyecciones

El Meteocat prevé que la temperatura aumentará 3 grados en 30 años en Catalunya

El otoño sufrirá los incrementos más marcados, según las nuevas proyecciones del servicio meteorológico

Las lluvias tenderán a disminuir y se esperan sequías más largas y más noches tropicales

Michele Catanzaro

El río Freser, a su paso este sábado por Ripoll, donde ha aumentado considerablemente su caudal por la tormenta del día anterior.

El río Freser, a su paso este sábado por Ripoll, donde ha aumentado considerablemente su caudal por la tormenta del día anterior. / David Aparicio

El cambio climático alterará drásticamente la Catalunya que se conoce en la actualidad: calor en el Pirineo, noches tórridas en la costa y sequía en el Sur y en Lleida.

Así se presenta el 2050, según las proyecciones climáticas del Servei Meteorològic de Catalunya (SMC-Meteocat), que se han presentado este miércoles y que actualizan las anteriores, que el Meteocat elaboró en el 2012.

Calor en el Pirineo

Según el estudio, la temperatura crecerá cerca de tres grados en 2050 con respecto al promedio de entre 1971 y 2000 , si no se aplican estrategia de mitigación. Sin embargo, aún aplicando los acuerdos de París, superaría igualmente la barrera de los 2 grados.

Las temperaturas máximas crecerán más que las mínimas, alcanzando picos de 4 grados más en el peor escenario. El otoño sería la estación más afectada, al extenderse las temperaturas veraniegas hasta octubre. Se esperan 30 días más de calor (con más de 30 grados) y 20 días menos de helada (con menos de 0 grados) cada año.

"El mundo mediterráneo es especialmente sensible al calentamiento"

Marc Prohom

Investigador del Servei Meterològic de Catalunya

El Pirineo sería la zona con los mayores incrementos de temperatura y mayor reducción de días de helada (aunque también es aquella donde es más difícil hacer predicciones detalladas, por su complejidad orográfica). En cuanto a las zonas litorales, se prevén 25 noches tropicales más cada año y que las heladas desaparezcan casi del todo.

"El mundo mediterráneo, junto con los polos, es especialmente sensible al calentamiento", comenta Marc Prohom, investigador del Meteocat que ha presentado el estudio.

Lluvia más irregular

Las predicciones sobre las lluvias son menos conclusivas, pero arrojan una tendencia a la reducción, alrededor del 10%, con picos de descenso en verano y otoño. El sur de Catalunya sería las zona que perdería más precipitaciones. También se prevé un aumento de la duración de las rachas de sequía en la zona litoral-prelitoral y las Tierras de Ponente.

El nuevo estudio usa métodos estadísticos que permiten hacer una predicción más fina (parcelas de territorio de 1 kilómetro) que en el informe anterior. Asimismo, se basa en escenarios de emisiones actualizados según las predicciones más recientes del IPCC.

"El cambio climático se nos está echando encima"

Eliseu Vilaclara

Director del Servei Meteorològic de Catalunya

La tanda de predicciones anteriores se acercó mucho a la evolución real de los parámetros climáticos. Sin embargo, los investigadores detectaron que la temperatura real aumentó más de lo que previeron. Esa posible infravaloración es una alerta sobre las predicciones actuales: aunque los modelos se han mejorado, el futuro podría ser aún peor de la predicción que arrojan.

Estrategia Catalana

Las predicciones del Meteocat servirán de base para actualizar la Estrategia Catalana de Adaptación al Cambio Climático, según anunció en el acto de presentación Mercè Rius, directora general de calidad ambiental y cambio climático del Departamento de Territori. Rius confía que la estrategia esté lista dentro de 2021.

La hoja de ruta climática del conseller Calvet no ha avanzado

La hoja de ruta contra el cambio climático, que el conseller de territorio y sostenibilidad Damià Calvet anunció en enero, está estancada. Las comisiones que debían fiscalizar el cumplimiento de los compromisos climáticos voluntarios por parte de empresas y organizaciones aún no están formadas, según informa Rius.

Prohom apunta a algunas consecuencias de las predicciones. "Por ejemplo, las noches tórridas tienen efectos en la salud. Las sequías en la agricultura. La disminución de heladas al turismo de nieve", sugiere.

"En los seis meses pasados hemos tenido tres tandas de lluvias muy intensas", observa Eliseu Vilaclara, director del Servei Meteorològic de Catalunya. "El cambio climático no es algo que se nos echará encima, es algo que ya se nos está echando encima", concluye.