30 sep 2020

Ir a contenido

AUMENTA EL COMPROMISO CIUDADANO CON EL RECICLAJE

Los catalanes depositaron en el contenedor amarillo un 10% más de envases en 2019

Gracias al esfuerzo del conjunto de la sociedad catalana, el pasado año se reciclaron un total de 270.716 toneladas de envases en la Comunidad

En los últimos cinco años, el uso del contenedor amarillo y azul se ha incrementado, de media, un 36% en la región, lo que demuestra la tendencia ascendente

EL PERIODICO

Una persona recicla en el contenedor correspondiente.

Una persona recicla en el contenedor correspondiente.

La preocupación de la sociedad catalana por conservar su entorno natural es cada vez mayor, y son cada vez más quienes pasan a la acción para aportar su granito de arena en este propósito. Se confía en el reciclaje como una de las principales herramientas para  contribuir al cuidado del medioambiente, consolidándose así como la práctica ambiental más extendida, por encima de otras como la reducción de las bolsas de plástico y el ahorro energético. Según datos presentados por Ecoembes, la organización medioambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España, solo en 2019, los catalanes depositaron en los contenedores amarillos un 10% más de envases con respecto al año anterior (por encima de la media estatal, que creció un 9,1%).

Cada ciudadano de Catalunya separó para su posterior reciclaje 20,4 kg de envases de plástico, metálicos y briks, frente a los 17,1kg de la media estatal. El crecimiento en el reciclaje también se vio reflejado en el caso del contenedor azul, que en esta comunidad fue del 7,4%, gracias a que cada catalán separó 26,8kg de envases de papel y cartón (superando la media estatal, situada en 19,4kg por habitante).

La suma de los esfuerzos individuales realizados por el conjunto de la sociedad catalana, dio como resultado que durante el pasado año se reciclaron en esta comunidad un total de 270.716 toneladas de envases de plástico, latas, briks, y de papel y cartón, contribuyendo de forma significativa a las 1.505.661 toneladas recicladas a nivel nacional y, con ello, a evitar la emisión de 1,67 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y el ahorro de 20,74 millones de m3 de agua, 6,36 millones de MWh de energía y 1,5 millones de toneladas de materias primas.

Los datos alcanzados en 2019 confirman la tendencia ascendente seguida por Catalunya en esta materia. De hecho, en los últimos cinco años, el uso del contenedor amarillo y azul se ha incrementado, de media, un 36% .

'Los datos de reciclaje de envases alcanzados en 2019 son fruto del trabajo realizado por toda la sociedad catalana. Ciudadanos, ayuntamientos y empresas han contribuido, cada uno desde su ámbito de responsabilidad, a que el reciclaje, lejos de estancarse, crezca año tras año y sea una herramienta esencial para proteger y cuidar el medioambiente'. ha indicado Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes.

El reciclaje, una realidad gracias a la colaboración 

Lograr estos datos solo es posible con la participación activa de todos los actores que forman parte del ciclo del reciclaje, un ciclo que coordina Ecoembes y que empieza cuando los ciudadanos separan sus envases para depositarlos en uno de los 74.658 contenedores amarillos y azules que hay en la comunidad (2.120 más que en 2018), así como en los distintos puntos de reciclaje situados en aquellos lugares donde pasan parte de su tiempo, como festivales de música y hospitales. Ejemplo de ello son los 1.440 nuevos establecimientos Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías) en Catalunya que comenzaron a separar sus envases el pasado año, mostrando su compromiso con el medioambiente y con los consumidores; los 202 centros de trabajo sostenible que cuentan con más de 1.200 papeleras para hacer posible el reciclaje o los distintos centros de la región en los que se instalaron más de 1.800 puntos de reciclaje.

En esa línea, y con el fin de conectar mejor con los hábitos de los ciudadanos, destaca el proyecto RECICLOS, que ya está implantado en Catalunya gracias a la colaboración entre la Generalitat y Ecoembes. Evoluciona la forma de reciclar las latas y las botellas para que los ciudadanos comprometidos vean recompensados sus esfuerzos a través de incentivos ambientales gracias al empleo de tecnologías como el blockchain y la inteligencia artificial.

La labor desarrollada por las administraciones locales es fundamental, en este sentido Ecoembes trabaja con más de 947 municipios de toda Catalunya con el fin de realizar campañas de sensibilización entre los ciudadanos y financiarles –gracias al pago del Punto Verde por parte de las empresas– el coste del servicio esencial de recogida y tratamiento de los envases, además de renovar y reforzar la red de contenedores y puntos de reciclaje. Tras la recogida de los contenedores, los residuos se trasladan a una de las 13 plantas de selección dispuestas en la región, donde se clasifican los distintos materiales antes de ser trasladados a los recicladores para convertidos en nuevas materias primas. Ecoembes ofrece asesoramiento técnico para facilitar la automatización de las instalaciones y, de este modo, mejorar la eficiencia en el tratamiento de los residuos.

El pago a los ayuntamientos para hacer frente a todos los costes derivados del proceso de reciclaje -desde operarios, camiones y contenedores, incluyendo los costes de recogida, transporte y selección de los residuos, así como las iniciativas de sensibilización- es posible gracias al Punto Verde que abonan las 12.500 empresas que forman parte de Ecoembes en España, de las que 2.527 se encuentran en Catalunya. A través de este símbolo presente en los envases, las empresas impulsan y financian el correcto tratamiento de los envases que ponen en el mercado, tal y como marca la legislación española.

Educación y la movilización como herramientas de futuro

Además de hacer posible que el ciclo del reciclaje de envases siga funcionando, a lo largo de 2019, desde Ecoembes y los ayuntamientos catalanes se trabajó conjuntamente para impulsar la adopción de una conciencia cada vez más responsable entre la sociedad, desarrollándose distintos proyectos y acciones de formación.

En este sentido, 963 pescadores de 14 puertos catalanes que forman parte de Upcycling the Oceans, un proyecto en el que Ecoembes colabora con la Fundación Ecoalf, se movilizaron para acabar con los residuos de los fondos marinos y que estos se conviertan en hilo que sirva para fabricar tejidos. 

Asimismo, con el objetivo de construir una sociedad más activa en la defensa del medioambiente y más comprometida con la prevención de la basuraleza, a través de LIBERA, un proyecto creado por SEO/Birdlife en alianza con Ecoembes, cerca de 1.700 catalanes liberaron de esta plaga ambiental 50 entornos naturales de la región en su iniciativa 1 m2 por la naturaleza.