28 feb 2020

Ir a contenido

CONTRA CAMBIO CLIMÁTICO

Reino Unido plantea adelantar a 2035 prohibir la venta de coches diésel y gasolina

El Gobierno británico quiere anticiparse al 2040 que propone la Unión Europea para el veto a los combustibles fósiles

Europa Press

Boris Johnson y David Attenborough presentan la cumbre del clima COP26 en Londres.

Boris Johnson y David Attenborough presentan la cumbre del clima COP26 en Londres. / AP / CHRIS RATCLIFFE

El Gobierno británico ha planteado un adelanto de la fecha a partir de la cual la venta de vehículos de motores de combustión, ya sean diésel, gasolina o híbridos, estará prohibida en el país, desde la anterior propuesta que la fijaba en 2040 a la actual en 2035.

Según confirma la organización medioambiental Transport & Environment, el Gobierno del país ha adelantado en cinco años la fecha de esta prohibición a 2035 para todos los vehículos "con motor" y, si es posible, incluso antes.

Este anuncio del Ejecutivo británico coincide con la presentación este martes en el Museo de Ciencia de Londres por parte del primer ministro, Boris Johnson, de la próxima Cumbre del Clima (COP26) que se desarrollará en Glasgow, Escocia, a finales de año.

En este contexto, Transport & Environment ha felicitado al Gobierno por este compromiso con el medio ambiente, que califica de un "paso fundamental" para alcanzar el objetivo de cero emisiones antes de 2050.

Ventas de eléctricos duplicadas

Se espera que las ventas de automóviles eléctricos en Reino Unido se dupliquen este año, hasta representar más del 3% del total del mercado, y el año que viene experimenten se vuelvan a duplicar exponencialmente, llegando al 7%.

La organización medioambiental estima que, para alcanzar el objetivo en 2035, las ventas de eléctricos deberán alcanzar aproximadamente un tercio de todas las nuevas para el 2025 y más de dos tercios para el 2030, lo que supone más del doble de la cuota prevista por las normas actuales de la Unión Europea.

De implementarse y cumplirse el anuncio, Reino Unido, que el viernes pasado firmó su salida definitiva del bloque comunitario, se convertiría en el líder mundial en el cambio hacia vehículos de cero emisiones, consiguiendo así mejores perspectivas para la atracción de fabricación de vehículos y baterías.

En Reino Unido, el 98% de todos los puntos críticos de aire tóxico son causados por el tráfico, con el transporte emitiendo más dióxido de carbono (CO2) que cualquier otro sector --el 27% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero--. Los automóviles son la causa de más del 60% de las emisiones de CO2 del transporte.

En España, el Gobierno planteó recientemente que "no más tarde" de 2040 los turismos y vehículos comerciales tendrán que contar con unas emisiones de cero gramos de CO2 por kilómetro, una medida también alineada con una ley aprobada en Francia que prevé la prohibición de vender vehículos de combustión interna para 2040 en el país.