Ir a contenido

PROGRAMA DE REINTRODUCCIÓN

Goiat, el oso dormilón

El nuevo macho del Pirineo central ha hibernado en una cueva a 2.300 metros de altura en el Vall d'Aran

ANTONIO MADRIDEJOS / BARCELONA

Goiat, fotografiado poco después de ser liberado en el parque natural del Alt Pirineu, en el Pallars Sobirà.

Goiat, fotografiado poco después de ser liberado en el parque natural del Alt Pirineu, en el Pallars Sobirà. / GENERALITAT DE CATALUNYA

El oso Goiat, la gran esperanza para poner fin al dominio genético del viejo Pyros (29 años), ha demostrado en sus primeros meses en Catalunya una gran movilidad y luego una capacidad envidiable para dormir. También ha frecuentado territorios con diversas hembras. Sin embargo, sus dotes reproductoras están por descubrir. Goiat, que en pallarés significa "chico joven o soltero", es un macho de unos 10 años y un peso aproximado de 205 kilos que llegó procedente de la reserva de caza de Jelen, en Eslovenia, donde fue capturado el pasado 5 de junio. De allí también proceden, entre otros, Hvala y el fallecido Balou. 

El ejemplar fue liberado dos días después en Bonabé, en el parque natural del Alt Pirineu (Pallars Sobirà), pero enseguida decidió cambiar de comarca y se fue al Vall d'Aran, donde se ha consolidado con excursiones esporádicas a territorio francés. Goiat ha hibernado durante 107 días -del 28 de noviembre del 2016 al 16 de marzo del 2017-, más que lo habitual entre los osos pirenaicos. Durante esos tres meses y medio, se despertó varias veces e hizo alguna salida de no más de 100 metros de distancia de la cueva que ocupaba, "situada en el valle de Varradòs (Vall d'Aran), a más de 2.300 metros de altura, en una zona sin vegetación y totalmente cubierta por la nieve", explica el Departament de Territori de la Generalitat.

Una vez se ha puesto en marcha ya ha recorrido todo el valle y ahora se dirige hacia otros zonas de Aran. "Todo parece indicar que está buscando carroñas para aumentar rápidamente los kilos que ha perdido durante la hibernación, aproximadamente un tercio de su peso", prosiguen los especialistas del programa PirosLife. Pronto comenzará la época de celo y buscará, de forma más que probable, hembras para copular. Goiat está permanentemente controlado gracias al collar emisor que se le colocó antes de ser liberado y que permite el equipo de seguimiento conocer sus movimientos, hábitos y costumbres.

Temas: Osos