Ir a contenido

CENTRO DE INVESTIGACIÓN GASTRONÓMICA

Adrià frena la ley especial del Bulli tras las protestas de los ecologistas

En los próximos días empezará las obras permitidas por la normativa vigente

El cocinero quiere estudiar a fondo las alegaciones que se han presentado

FERRAN COSCULLUELA
GIRONA

Ferran Adrià ha pedido a la Generalitat que frene la ley especial que debía aprobarse en el Parlament para facilitar la construcción del Bulli Foundation. El cocinero explicó ayer a este diario que se trata de una paralización temporal con el objetivo de «estudiar las alegaciones que se han presentado y mejorar el proyecto» y descartó que se trate de un paso atrás o de una renuncia. El nuevo centro de investigación y promoción de la cocina de vanguardia ha suscitado la oposición de numerosos colectivos ecologistas de las comarcas de Girona, que solicitan que se busque otra ubicación al equipamiento.

La remodelación del famoso restaurante de la cala Montjoi, en Roses (Alt Empordà), para construir un centro de casi 4.000 metros cuadrados supone una ampliación del 280% de las instalaciones del famoso restaurante, situadas en pleno parque natural del Cap de Creus. La legislación vigente solo permite una ampliación del 20% de El Bulli, por lo que el Gobierno catalán y la mayoría de los partidos, salvo ICV y la CUP, decidieron impulsar una ley ad hoc que declarara el proyecto de interés general y permitiera construir unas instalaciones semisoterradas e integradas en el entorno de la cala gracias al diseño del arquitecto Enric Ruiz Geli.

RECOGIDA DE FIRMAS / Desde que en enero del año pasado EL PERIÓDICO avanzó que la Generalitat promovería una ley especial para encajar el Bulli Foundation en el Cap de Creus, asociaciones ecologistas como Iaden o Salvem l'Empordà han impulsado una campaña de recogida de firmas contra el proyecto, que ha sumado cerca de 70.000 adhesiones. Por el contrario, asociaciones patronales y turísticas de las comarcas de Girona, entre ellas la Cámara de Comercio, la asociación de cámpings de Girona, Foeg, Pimec y organismos públicos como el Consell Comarcal del Alt Empordà y varios ayuntamientos, entre ellos el de Roses, se han declarado a favor de la iniciativa.

Este fuego cruzado ha alcanzado al propio Adrià, que se ha reunido personalmente con los ecologistas en varias ocasiones con el fin de limar asperezas y solicitar su asesoramiento para mejorar el proyecto constructivo del Bulli Foundation. Ayer, Adrià insistió en que no ha renunciado al nuevo centro y, como prueba de ello, anunció que en los próximos días comenzarán las obras de ampliación en un 20% de las actuales instalaciones, tal y como permite la legislación vigente.

«No se para nada y hemos de empezar las obras ya», afirmó el cocinero, que juzga prudente la paralización de la ley en un año en el que, según lo anunciado por el president, habrá elecciones al Parlament, el 27 de septiembre. «No me viene de tres meses saber si puedo hacer el proyecto más grande o más pequeño, lo que quiero es comenzar ya las obras y no parar», insistió.

0 Comentarios
cargando