La recogida de residuos, bajo la lupa

Grandes ciudades del área de Barcelona aceleran en el control de las contratas de limpieza: "Queremos fiscalización real"

Mataró, Badalona, Terrassa, El Prat o la propia Barcelona exploran fórmulas digitales de seguimiento y penalización económica a las empresas concesionarias

REPORTAJE | Mataró pone en marcha una plataforma de sanciones en tiempo real en su contrato de limpieza urbana y recogida de residuos

NOTICIA | El nuevo contrato de limpieza de Badalona incluirá un lote específico para contratar un sistema de fiscalización del servicio que contemplará "duras penalizaciones"

MATARÓ | Mataró digitaliza la recogida de residuos y la limpieza para mejorar la fiscalización del servicio

Una trabajadora del servicio de limpieza viaria de Barcelona baldea los entornos de la plaza de Pla de Palau

Una trabajadora del servicio de limpieza viaria de Barcelona baldea los entornos de la plaza de Pla de Palau / DAVID ZORRAKINO

Gerardo Santos

Gerardo Santos

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Grandes ciudades de la región metropolitana de Barcelona como Mataró, Badalona, Santa Coloma de Gramenet, El Prat de Llobregat, Terrassa o la propia Barcelona se hallan en un proceso de aceleración para poner en marcha ―en algunos casos ya están activos― sistemas no únicamente de control sino también de fiscalización del servicio de limpieza viaria y recogida de residuos a través de plataformas digitales que, en algunos casos, comportan penalizaciones económicas a las empresas concesionarias. Sanciones basadas en el principio de pagar exactamente por el servicio realizado, principio que cobra relevancia tratándose de contratas de cientos de millones de euros.

Sobresale entre ellas el caso de Mataró. La capital del Maresme fue pionera en digitalizar la fiscalización del servicio con una plataforma que penaliza en tiempo real a la concesionaria y ahora sirve de modelo para otras grandes ciudades catalanas como la propia Badalona.

En el caso de la capital catalana, las sospechas de que los contratos no siempre se cumplen como deberían se evidenciaron ya en 2016, bajo la alcaldía de Ada Colau ('Comuns'), cuando el Ayuntamiento acusó a la empresa Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) de haber incurrido en un fraude de 3,3 millones de euros en el servicio de limpieza y recogida de residuos en la zona de Gràcia y parte del Eixample. De esa cantidad, 1,2 millones de euros se relacionaban con el servicio no prestado o prestado en condiciones inferiores a las previstas por contrato.

FCC, una de las empresas que más contratos de limpieza urbana atesora, se justificó al cabo de unos días a través de un comunicado en que aseguraba que "en el caso de haber existido algún error en la gestión de la información proporcionada al ayuntamiento, no existía intención fraudulenta alguna". Explicaban también que habían tomado la decisión de instalar dispositivos de localización GPS para ayudar a asegurar que el servicio se cumpla. Sin embargo, el problema continuó ya en el mandato de Jaume Collboni (PSC), quien solo dos semanas después de ser investido como alcalde anunciaba que triplicaría el número de inspectores dedicados a controlar la limpieza.

El Ayuntamiento de Barcelona explica a EL PERIÓDICO que el actual contrato incorpora elementos tecnológicos para el control y la mejora del servicio: "Actualmente se está preparando la licitación del contrato que permitirá disponer de una 'app' que permitirá controlar la limpieza y recogida de cada zona de la ciudad".

El despliegue durará unos dos años en que se irán añadiendo funciones y datos a la aplicación, que eventualmente se convirtirá en "una herramienta completa de control e inspección" con el doble objetivo de "disponer de información y conocer en tiempo real el funcionamiento del servicio de limpieza y recogida de residuos", pero también de "ajustar el servicio de manera inmediata ante cualquier incidencia o necesidad".

De hecho, en la comisión de gobierno municipal del pasado 18 de enero se adjudicó el contrato para la asistencia técnica que asegure la calidad de las prestaciones de la recogida de residuos municipales y limpieza del espacio público, por un importe de 3,6 millones de euros (IVA incluido), con vigencia hasta 2027.

Un inspector del servicio de limpieza del Ayuntamiento de Barcelona controla mediante una 'app' los contenedores en la calle Valldonzella.

Un inspector del servicio de limpieza del Ayuntamiento de Barcelona controla mediante una 'app' los contenedores en la calle Valldonzella. / FERRAN NADEU

Fiscalización y control

FCC explica a este diario que hace 20 años que dispone de su propia plataforma de seguimiento, llamada 'Vision': "La decisión de los clientes de adoptar su propia plataforma de supervisión puede estar motivada por razones de independencia o, simplemente, de funcionalidad". Aún así, en FCC asumen que "no hay ningún inconveniente en operar con estas herramientas de supervisión". "La transparencia es uno de los valores que rigen nuestra relación con los clientes".

El Ayuntamiento de Terrassa anunció en enero de 2024 que el servicio ofrecido por la empresa municipal de limpieza viaria, Eco Equip SAM, sería fiscalizado para analizar su funcionamiento y mejorar su organización. "Para garantizar el éxito en esta tarea es necesario contar con la experiencia de una empresa externa", declaró el teniente de Alcalde de Territori i Sostenibilitat del Ayuntamiento egarense, Xavier Cardona.

Se ha incorporado en el presupuesto de Eco Equip una partida de 118.000 euros destinada a la contratación y realización del estudio de mejoras organizativas. También se han incorporado otros 164.000 euros para el refuerzo de personal tecnificado dentro de la plantilla que, entre otras cuestiones, deberá mejorar los niveles de absentismo laboral.

Sin salir del Vallès, en Sabadell también están por la labor de fiscalizar la contrata de limpieza, que se renovará en 2027. El Ayuntamiento explica que, de hecho, ya usa fórmulas como "la geolocalización de los vehículos para controlar el cumplimiento de las rutas".

Nuevos contratos

La complejidad del servicio y la necesaria amortización de los vehículos y demás maquinaria explica que los contratos de limpieza en las ciudades sea de tan larga duración, a menudo de una década. Es por ello que la introducción de punteros sistemas digitales de control suele producirse cuando el contrato expira. Es el caso de L'Hospitalet, Badalona o Santa Coloma de Gramenet, que ya preparan la renovación de sus respectivas contratas este mismo 2024. "El Ayuntamiento de Santa Coloma se va a dotar de una plataforma informática que permitirá controlar de forma exhaustiva y fiscalizar el trabajo que realicen las empresas concesionarias", explica a este medio la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon (PSC). El coste de la plataforma es de 461.324 euros.

En Badalona, el pasado lunes 29 de enero se presentó el coste económico del nuevo contrato de limpieza, que ascenderá a unos 500 millones de euros, con una vigencia de 12 años.

Además, Badalona destinará un lote específico de la licitación a la fiscalización del servicio, que gestionará una empresa diferente a la que consiga los contratos principales, y que ascenderá a un millón de euros con una vigencia de cinco años. Para conocer el detalle del contrato hay que esperar a la presentación de los pligues técnicos, prevista para el mes de marzo. La estructura de costes será aprobada sin sorpresas (mayoría absoluta de Xavier Garcia Albiol mediante) en el Pleno municipal de febrero.

Penalizaciones económicas inmediatas

El teniente de Alcaldía del Ámbito de Territori i Sostenibilitat del Ayuntamiento de Badalona, Daniel Gracia (PP), es tajante respecto al nivel de control que pretenden alcanzar con el nuevo contrato: "Queremos una fiscalización real, de todo el servicio, que nos dé herramientas para saber si se cumple como debe, y que se pague en relación a eso. Contemplamos sanciones muy duras en casos de incumplimiento. La fiscalización del servicio que hacen en Mataró es el camino que queremos seguir en Badalona", confirma Gracia.

El 'modelo Mataró' que menciona el edil badalonés se da en la capital del Maresme en la forma de penalizaciones económicas calculadas en tiempo real, gracias a la herramienta 'Link Platform'. Esta plataforma digital calcula de manera inmediata posibles descuentos en el pago a la empresa concesionaria con base al cumplimiento o no de los servicios contratados. Algunas de las "soluciones digitales" de Link Platform están implantadas (o están en vías de hacerlo) en Barcelona, Tarragona, Premià de Mar o Cunit.

Un trabajador de recogida de basuras de Mataró, en la base de donde salen y llegan todas las brigadas

Un trabajador de recogida de basuras de Mataró, en la base de donde salen y llegan todas las brigadas / ZOWY VOETEN

También en El Prat de Llobregat realizan un seguimiento mediante GPS de toda la flota de limpieza, incluidos los carritos: "Si el circuito establecido no se cumple, nos salta una alarma ―explica el teniente de Alcaldía de Manteniment i Serveis del Ayuntamiento del Prat de Llobregat, Quim Bartolomé―. A partir de ahí, la empresa ha de justificar el motivo. Si no lo hace adecuadamente, se produce una valoración negativa con descuento económico".

Ese es el mantra que cada vez más ayuntamientos hacen suyo cuando se trata de la limpieza viaria: más que sancionar a la empresa si se detecta un incumplimiento, pagarle por los servicios realizados. Ni un euro más, ni un euro menos.