Transformación integral

El puerto de Mataró cobrará el alquiler de sus locales de forma variable dependiendo de los ingresos de cada establecimiento

  • Las obras de reforma estarán terminadas en verano aunque en Semana Santa ya se prevé que ya haya actividad

  • Se reservará un 70% al sector de la restauración, náutico y deportivo, mientras que el 30% restante se destinará a otros usos

Recreación del futuro paseo del Puerto de Mataró.

Recreación del futuro paseo del Puerto de Mataró. / ACN

Se lee en minutos

ACN

El puerto de Mataró (Maresme) establecerá un sistema de cobro de los alquileres variable de sus locales, siempre de acuerdo con el volumen de ingresos que registren los negocios que haya instalados. Se trata de un mecanismo que quiere potenciar la ocupación de los espacios comercial del puerto, que ahora se encuentra en proceso de remodelación integral.

Recientemente se ha abierto la licitación de hasta 96 locales, donde se busca potenciar la atracción aquellos negocios vinculados con las actividades propias de un puerto, principalmente los de restauración, los de la náutica y los del deporte. Se prevé que los trabajos de transformación del espacio estén terminados en verano, si bien de cara a Semana Santa se quiere que ya haya actividad para atraer visitantes y empezar a dinamizar la zona.

Las obras de transformación integral del puerto arrancaron en diciembre, con una inversión de 5,6 millones de euros por parte del consorcio del puerto de Mataró que debe permitir actualizar la zona comercial, que hace años que se encuentra en una situación de decadencia. Para facilitar la captación de negocios que puedan ocupar estos espacios, se ha optado por un sistema de alquiler variable, donde se pagará dependiendo de los ingresos que registre la actividad.

"La nueva ley de puertos nos facilita un sistema económico diferente al vigente hasta ahora, con un canon de ocupación fija y uno variable respecto a la facturación", destaca en declaraciones a la ACN Margarita Díez, gerente del consorcio. Esta es una ventaja, destaca Díez, sobre todo en tiempos de crisis, dado que supone reducir los costes fijos que puede tener el impulsor de un negocio.

Concesiones largas

Del mismo modo, se trabaja con concesiones largas de hasta 25 años, "suficiente para consolidar y amortizar las inversiones", según la gerente. En este aspecto, se pide que haya una garantía de reposición para garantizar que los locales tengan el mismo grado de calidad que en sus primeros compases y que no se degraden con el paso del tiempo.

En total se dispone de 96 locales, una cifra que puede variar si en algún caso se quiere unir dos o más de estos espacios para disponer de una sala de ventas mayor. En cuanto a la tipología de negocios, se quiere potenciar aquellos que están vinculados a la actividad propia de un puerto, por lo que se reservará un 70% al sector de la restauración, náutico y deportivo, mientras que el 30% restante se destinará a otros usos.

A día de hoy el consorcio ya ha recibido solicitudes de información y entrevistas para ver los locales del puerto. Por este motivo, consideran que el modelo flexible planteado ha potenciado el atractivo del espacio.

Apertura al público en general

El nuevo modelo del puerto vuelo no sólo centrarse en los usuarios tradicionales de esta zona, sino que se quiere abrir al público en general para que puedan llevar a cabo actividades náuticas o submarinismo, pero también pasear o hacer deporte. "Queremos crear una situación para que la gente venga a correr, a hacer gimnasio, en bicicleta", apunta el secretario de Infraestructuras y Movilidad y presidente del consorcio Isidre Gavín.

En este sentido, se ha apostado por renovar el alumbrado para reducir emisiones contaminantes, se ha apostado por las prácticas ambientales y se han creado nuevas zonas verdes, además de una fuente lúdica destinada a los niños o un enlace con el carril bici de Mataró. Para ayudar a los negocios que se instalen y para captar clientes, se ofrecerá una primera hora de parking gratuita para los visitantes.

Te puede interesar

Más allá de la puesta en funcionamiento del puerto renovado, de cara al verano, y sin entorpecer la actividad, se abordarán las obras del muelle que debe permitir reducir el embate de los temporales, sobre todo los de Garbí, al el interior de las instalaciones.

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA