Ir a contenido

INICIATIVAS ENERGÉTICAS CONTRA LA VULNERABILIDAD

La energía necesaria del voluntariado

La Fundación Naturgy y Cruz Roja han ayudado a reducir el importe de sus facturas energéticas y a vivir con más confort a 1.257 familias vulnerables

Carme Escales

Programa de formación de voluntarios de Naturgy.

Programa de formación de voluntarios de Naturgy.

Bajar las persianas por la noche es un simple gesto que asegura confort en una vivienda. Evita que se pierda el calor acumulado y que la bajada de temperatura exterior nocturna pueda rebajar la temperatura interior. Si se logra además el cierre hermético, el aislamiento de las ventanas, se puede ganar hasta un 30% de ahorro de calefacción.

    Ahorro y confort mejoran la habitabilidad y la vida, más para quien debe hacer encaje de bolillos para llegar a final de mes. A ese colectivo de personas más vulnerables se dirige el programa de voluntariado energético que la Fundación Naturgy y Cruz Roja pusieron en marcha el pasado año. Con el objetivo de optimizar contratos de energía, aplicar medidas de ahorro en el hogar y detectar posibles rehabilitaciones energéticas a través de visitas a los domicilios el programa ha puesto en marcha a 475 voluntarios de ambas entidades que atendieron a 1.257 familias en España, de las cuales 85 en Catalunya. Se hicieron un centenar de rehabilitaciones, como cambiar cerramientos de puertas, persianas, y ventanas, reparar sistemas eléctricos y renovar electrodomésticos antiguos y poco eficientes.

"La figura del voluntario energético surgió de empleados que querían hacer algo por la vulnerabilidad», dice Ester Sevilla

Diana en la necesidad

«La figura del voluntario energético surgió de la petición de los propios empleados de Naturgy, a finales del 2017. Ellos mismos plantearon que había que hacer algo por la vulnerabilidad de determinados clientes», explica la responsable de Proyectos Sociales e Internacional de la Fundación Naturgy, Ester Sevilla.

    Llegaron a un acuerdo con Cruz Roja porque Naturgy tiene las herramientas, el expertise para incidir en esa vulnerabilidad energética. Cómo ahorrar en la factura es su terreno de trabajo, «pero no podíamos ir solos a las familias, esa aproximación la teníamos que hacer conjuntamente con quien conoce a esas familias y su situación de vulnerabilidad. Nosotros teníamos el conocimiento energético y Cruz Roja, el conocimiento de las personas que precisan la ayuda», expone Sevilla.

    Una vez Naturgy difundió la posibilidad de postularse como voluntario del plan de vulnerabilidad energética en los hogares, empleados como Sandra Estévez no dudaron en apuntarse. «Yo siempre había sentido la motivación para hacer algún voluntariado, pero nunca lo había hecho. Y vi una oportunidad especial de hacerlo ahora», declara Estévez.

    Con algunos de sus compañeros, asistió primero a la sesión formativa en la que se presentan a los voluntarios los objetivos del Plan de Vulnerabilidad y se les prepara para realizar su trabajo de campo, el asesoramiento presencial en casa del cliente. «Se nos avanza todo lo que nos podemos encontrar y cómo proceder», puntualiza la voluntaria. El primer encuentro con las familias tiene lugar en la sede de Cruz Roja o en la de la Fundación Naturgy, un espacio neutral que ya conocen. El siguiente encuentro con las familias es ya en su domicilio. Un voluntario de Naturgy y otro de Cruz Roja visitan a la familia, examinan la vivienda, y conversan para rellenar un formulario que recoge toda posible necesidad de rehabilitación de la casa; si la familia cuenta ya con el bono social o se le debe ayudar a tramitarlo; si dispone de leds en lugar de las bombillas tradicionales, en definitiva, el diagnóstico completo para que desde la Fundación Naturgy se puedan valorar y llevar a cabo las intervenciones de mejora que contribuirán a la rebaja de la factura energética en cada hogar visitado.

    «Después de mi experiencia como voluntaria soy muy consciente de la heterogeneidad de la sociedad. Entrar en las casas te hace tomar conciencia, tocar de primera mano la vulnerabilidad. Te afecta, claro, luego regresas a la oficina y lo explicas y otros se animan a apuntarse como voluntario», expresa Sandra Estévez.

"Añadimos a las visitas los 'kits' de eficiencia que entregamos a las familias», explica Carlota Basols, de Cruz Roja

'Kits' de eficiencia

Las visitas a los hogares de familias vulnerables para conocer sus formas de gasto energético y ayudarles a implementar medidas de ahorro a su alcance, además de supervisar el domicilio para informar a la Fundación Naturgy de rehabilitaciones que podrían llevar a cabo para ahorrar energía camina en la misma línea del proyecto de apoyo a la vulnerabilidad energética que Cruz Roja ya tenía establecido. «Ahora, con el acompañamiento de la Fundación Naturgy, añadimos a nuestras visitas los 'kits' de eficiencia que entregamos a las familias, y podemos llevar a cabo esas pequeñas rehabilitaciones de los hogares. La actuación conjunta es mucho más integral a usuarios a los que ya atendíamos», señala la responsable de programas de inclusión social de Cruz Roja, Carlota Basols. "Así podemos dar un valor añadido que impacta directamente en las familias acorde al compromiso de Cruz Roja con la sostenibilidad y el medioambiente", apunta Basols. "Además, el programa con la Fundación Naturgy permite que, a cambio de medidas concretas y herramientas para que las familias vean reducida realmente su factura energética, como el bono social, fomentamos la sensibilización de los usuarios por la sostenibilidad, como una devolución a la sociedad", concluye Basols. Los voluntarios de la Fundación Naturgy asesoran también a los trabajadores de las entidades sociales, con lo que el impacto es mayor y aumenta la capilaridad de las actuaciones.

Por otro lado, la fundación de la compañía energética también cuenta con un programa de voluntariado corporativo ambiental, creado en el 2014 en colaboración con la Fundación Global Nature, que lleva a cabo en espacios naturales de seis comunidades autonómicas acciones de recuperación de la biodiversidad y restauración de ecosistemas. Y este año, la Fundación Naturgy ha puesto en marcha también en su programa de voluntariado energético el proyecto 'Gestionando mi energía'. Es una nueva iniciativa, esta de carácter educativo, para la que ya se forma a voluntarios para iniciar, en pareja, en centros educativos, charlas destinadas a concienciar a los más jóvenes sobre la necesidad del ahorro y consumo responsable.

Diferentes roles de voluntarios

En esta segunda edición del programa de voluntariado energético conjunto de Naturgy y Cruz Roja se ha incorporado la distinción de cuatro roles para que cada voluntario elija aquel en el que mejor encaje y con el que mayor aportación pueda hacer en la atención a las necesidades específicas de los hogares vulnerables. Son: el formador, que imparte talleres informativos para un grupo de familias sobre hábitos de consumo eficientes, facturas y bono social; el asesor, que acompañará a los voluntarios formadores en los talleres informativos para resolver dudas puntuales y personales de las familias asistentes o analizar casos concretos; el voluntario que realizará las visitas a los hogares, y el voluntario de apoyo telefónico o bien online, que resuelve dudas y ayuda a analizar facturas.