Ir a contenido

Giras que anuncian el largo principio del fin

Jordi Bianciotto

Roger Daltrey y Pete Townshend, de The Who, en el 2015.

Roger Daltrey y Pete Townshend, de The Who, en el 2015. / JIM ROSS

Adioses irrevocables o con sordina y miedo a pillarse los dedos. Despedidas por prescripción médica y por simple y llana liquidación de un ciclo natural. De todo hay en este 2017 marcado por esos fundidos en negro de nombres carismáticos, tanto solistas como bandas, que marcaron una era en la música popular del siglo XX. Algunos de ellos se disponen a visitar España este verano en giras espoleadas, precisamente, por el reclamo de la despedida, poderoso multiplicador de cachés y motor de venta de entradas.

Como las dos venerables bandas que encabezan el cartel del festival Rock Fest BCN, del 30 de junio al 2 de julio, en el parque de Can Zam, Santa Coloma de Gramenet. Ahí estarán, supuestamente por última vez, Aerosmith y Deep Purple, nombres de referencia del hard rock, género matriz del heavy metal. Ambos están inmersos en giras de "principio del fin", o algo así. La de Aerosmith se titula 'Aero-vederci baby', título más que sintomático, si bien en los últimos meses la banda ha matizado sus intenciones. "Estamos más cerca del final que del comienzo", ha admitido su cantante, Steven Tyler, que cumplió 69 años el pasado marzo.

FUNDIDO POR ETAPAS

Pero Tyler ve a la banda establecida en un "semi-tour en los próximos tiempos". Es decir, un régimen de controlada contratación abierta, reducida a grandes eventos y a plazas inéditas, en su paulatino caminar hacia la última morada. Aerosmith, que vivió su primera era de éxito en los años 70, con clásicos como 'Toys in the attic' y la balada 'Dream on', y que experimentó una segunda juventud dos décadas después, solo ha publicado un disco con material nuevo en los últimos 15 años.

En cuanto  a Deep Purple, el anuncio del bautizado como 'The long goodbye tour' ha sido igualmente compensado con declaraciones templadas: esa gira del "largo adiós" bien puede durar unos cuantos años. Los británicos, autores de himnos rockeros bautismales como 'Smoke on the wate'r, 'Black night' y 'Highway star', tienen, eso sí, un disco fresco, 'Infinite'. En la formación, Ian Gillan (que en agosto cumplirá 72 años), Roger Glover (71) e Ian Paice (69), partícipes de clásicos como el doble en directo 'Made in Japan' (1972), y dos piezas tardías, Steve Morse (que suple a Ritchie Blackmore desde 1994) y Don Airey (reemplazo de Jon Lord, fallecido en el 2012). La operación 'long goodbye' ha disparado su nivel de convocatoria: esta gira les lleva a grandes recintos últimamente prohibitivos para ellos, como el pabellón de Bercy (París) o el O2 Arena londinense. Deep Purple cumplirá 50 años en el 2018.

Status Quo ha perdido a uno de sus líderes, Rick Parfitt, y potencia los conciertos acústicos

ADIÓS A LA ELECTRICIDAD

Otro veterano del rock fuerte, Status Quo, con raíces en los primeros años 60, nos visitará esta semana (29 de junio, Liceu, Suite Festival) después de perder, el pasado 24 de diciembre, a uno de sus miembros históricos, el guitarrista Rick Parfitt (murió en Marbella de una infección en el hombro cuando trataba de recuperarse de un infarto). El grupo londinense, autor del boogie-rock 'Whatever you want', comenzó a rebajar el tono el año pasado: su gira del 2016, que pasó por el Festival de Cap Roig, se anunció como la última en formato eléctrico, apelando a sus dos últimos discos, sendas grabaciones acústicas. Pero, en los últimos meses, el líder Francis Rossi (68 años), único miembro que queda de la era clásica, ha optado por combinar ambos registros. Veremos por cuánto tiempo. En el Liceu, el grupo actuará en acústico y Rossi dice ser partidario de no hacer planes a largo plazo.

50 AÑOS Y SUMANDO

The Who es uno de los grupos profesionales de la despedida, de la reunión y del nuevo 'hasta luego'. Llevan más o menos así desde 1982, y tras su gira de 50º aniversario, en el 2014, envuelta en insinuaciones sobre el final de la banda, vino otra, 'Back to The Who tour 51!', que el año pasado recaló en Madrid y Vitoria, y luego otra más, 2017 Tommy & more... Roger Daltrey (73 años) y Pete Townshend (72) mantienen el tipo y sus fans catalanes suspiran por un debut, por fin, del grupo en Barcelona. Parece difícil: el concierto que debían ofrecer en el Palau Sant Jordi en el 2006 tuvo que suspenderse por la floja venta de entradas. ¿Barcelona es más moderna que rockera?

Ozzy Osbourne ya amagó con retirarse en 1992, pero volvió tres años después: 'La jubilación apesta'

Los que sí han dicho basta, y parece que va en serio, son los señores de Black Sabbath, uno de los grupos más influyentes del hard rock, cuyo 'The end tour' concluyó, sin posibilidad aparente de prórrogas, el pasado 4 de febrero del 2017 en su Birmingham natal. Una gira que no pasó por España y en la que se pudo ver juntos A tres históricos enemigos íntimos, Tony Iommi, Geezer  Butler y el 'frontman' y estrella televisiva Ozzy Osbourne. Este, por cierto, amagó con retirarse hace mucho, en 1992, cuando salió a la carretera con el eslogan de 'No more tours'. "Tengo una casa que no he visto nunca. Y tengo una familia con la que nunca estoy en casa", lamentó entonces. Solo tres años después cambió de opinión: "La jubilación apesta".

Otra banda con historia, la anglo-americana Fleetwood Mac, anuncia su 'Farewell tour' para el 2018. Así lo ha confirmado Christine McVie, cuyo regreso al grupo, en el 2014, tras 16 años de separación, ha comportado que la formación clásica, la de 'Rumours' (1977), vuelva a ser una realidad. McVie reanuda así entente vocal con Stevie Nicks. Última ocasión, quizá, para que España acoja, por fin, a los autores de 'Go your own way'.

DOLOROSA DESPEDIDA

Y entre las despedidas más dolorosas está la de Eric Clapton. Literalmente: el guitarrista británico sufre una enfermedad, neuropatía periférica, que le produce dolores en las extremidades y le dificulta tocar las seis cuerdas. Su retiro de las giras se da por hecho, aunque todavía se ve con fuerzas para ofrecer, en septiembre en Estados Unidos, cuatro conciertos, cuatro 'final shows'. 

Un crepúsculo triste este, forzado por la salud, para el guitarrista más icónico del rock británico, autor del clásico 'Layla'. De distinto tono de la anunciada 'gira de despedida de la salsa' de Rubén Blades, que le trae el 19 de julio al Poble Espanyol. Pero, ya sean forzadas, o no, por causas mayores, todas esas giras de adiós, o de hasta luego, nos hablan del cercano final de una era. 

0 Comentarios
cargando