22 feb 2020

Ir a contenido

MUJERES PARECIDAS

Unas consuegras muy chic

Cinco cosas que comparten las dos 'socialités'

Teresa Cendrós

El último novio de Carlota Casiraghi (1986) -el quinto de los oficiales, después de Felix Winckler, Alex Dellal, Gad Elmaleh, padre de su hijo Raphaël, y Lamberto Sanfelice- se llama Dimitri Rassam (1981). Y no es alguien del todo ajeno a la prensa rosa. Le viene de familia. Incluso en alguna ocasión ha paseado del brazo de su madre por alfombras rojas. Que, ¿quién es su madre? Pues, la actriz y modelo francesa Carole Bouquet. Así que, si finalmente suenan campanas de boda, esta antigua 'chica Bond' emparentará con la princesa Carolina. Compartir preciosos nietos no sería lo primero en común. En las vidas de las futuras consuegras hay curiosas coincidencias. Aquí van cinco de ellas.

1 - LA MISMA EDAD, EL MISMO NOMBRE

Las dos vinieron al mundo en el mismo año, 1957, aunque la primogénita de Raniero y Gracia ya ha cumplido los 60 -lo hizo el 23 de enero-y a la actriz descubierta por Luis Buñuel ('Ese oscuro objeto del deseo', 1977) le faltan aún unos meses -nació el 18 de agosto-. Y casi se llaman igual, porque, en realidad, Carole y Carolina son variantes del mismo nombre, femenino de Carlos. Igual que Carlota, como bautizó la princesa a su hija mayor.

2 - MUSAS DE LAGERFELD Y ADICTAS A CHANEL

También su estilo y gusto en el vestir son parecidos. E incluso en su figura se asemejan: altas, delgadas y morenas. Bouquet mide 1,72 y la mayor de los Grimaldi, 1,70. Hace tiempo que se coronaron como reinas de la moda de la mano de su amigo y mentor en asuntos de glamur Karl Lagerfeld. La hemeroteca así lo atestigua. Se puede ver en fotos de prensa de los ochenta a unas tiernas Carole y Carolina juntas y muy elegantes según los cánones de la época, en los 'front row' de desfiles de Chanel, marca de la que la actriz -y modelo- fue imagen durante 15 años (en concreto, del mítico perfume nº 5), y a la que siguen siendo fieles.

3 - VIUDAS JÓVENES Y CON HIJOS PEQUEÑOS

Bouquet tenía solo 27 años cuando, en 1985, murió a causa de una sobredosis de somníferos el padre de su hijo Dimitri (de tres años en ese momento), el productor de cine libanés asentado en Francia Jean-Pierre Rassam, a los 43 años. Carolina tenía 33 cuando su marido, Stefano Casiraghi, perdió la vida en un trágico accidente en la costa mediterránea mientras participaba en una competición de embarcaciones de alta velocidad. El padre de Andrea, Carlota y Pierre acababa de cumplir 30 años. Los niños tenían seis, cuatro y tres, respectivamente. De modo que las dos madres se vieron obligadas a criar a sus hijos sin la figura paterna.

4 - AGITADAS VIDAS SENTIMENTALES

Sus catálogos de relaciones y amoríos son extensos. Detengámonos en los más largos. Ambas se comprometieron en serio siendo muy jóvenes tras los clásicos caprichos adolescentes. Carole a los 24 años ya era madre, y Carolina se casó con 21 con el playboy Philippe Junot. Un matrimonio que duró apenas dos años. En 1983, le dio al sí a Casiraghi, con el que convivió siete años, hasta la muerte del millonario italiano. La protagonista de 'Solo para tus ojos', por su parte, tras enviudar rehizo su vida con el fotógrafo Francis Giacobetti, con el que tuvo a su segundo hijo, Louis (1988). Las cosas no acabaron bien, y en 1992 el prestigioso investigador del VIH Jacques Liebowitch la llevó al altar. Pero, apareció en escena Gérard Depardieu y en 1996 se divorció del médico. Por esa época, Carolina se consolaba con otro actor, Vincent Lindon, aunque acabó casándose con el príncipe Ernesto de Hannover, en 1999, padre de su hija Alexandra. La historia de Bouquet y el Cyrano cinematográfico terminó en el 2005 y, para sustituirlo, la actriz optó asimismo por un aristócrata, en su caso de las finanzas, Philippe Sereys de Rothschild.

5 - LOS ROSSELLINI, EN SU CÍRCULO DE AMISTADES

Al moverse en círculos poblados por socialités, suelen frecuentar amigos comunes. Una de las amistades que más ha influido en sus respectivos destinos es la que mantienen con los Rossellini. Fue precisamente Robertino, hijo de Roberto Rossellini e Ingrid Bergman, que a principios de los ochenta mantuvo un breve romance con Carolina, quien le presentó a su amigo Stefano Casiraghi. Y fue Isabella Rossellini, hermana de Robertino, quien le descubrió a Bouquet la isla de Pantelaria, que se ha convertido en su refugio más querido, y donde cultiva sus viñedos y elabora su vino.