Ir a contenido

ACTOR Y CANTANTE

John Corbett, el novio de la 'mujer 10'

BEATRIZ MARTÍNEZ

John Corbett y Nia Vardalos, en ’Mi gran boda griega’, del 2002. 

John Corbett y Nia Vardalos, en ’Mi gran boda griega’, del 2002. 

Lo descubrimos en la serie de culto de los noventa 'Doctor en Alaska'. Un apuesto y rotundo hombretón de origen sureño (mide 1,96 metros) que interpretaba a un expresidiario redimido que ejercía labores tan diversas en aquél inolvidable pueblo de Cicely como las de 'dj' radiofónico, párroco y voz de la conciencia oficial de toda la comunidad.

Hacía tiempo que no sabíamos de él. Quizás su trayectoria no haya sido tan fulgurante como hubiéramos podido prever hace 15 años, pero lo cierto es que de una forma u otra, John Corbett nunca ha dejado de pasearse por la pequeña y la gran pantalla durante todo este tiempo. Ahora, con 54 años, tiene una nueva oportunidad de volver a la primera línea gracias a la segunda parte de uno de sus mayores éxitos populares en cine, 'Mi gran boda griega 2', en la que vuelve a reunirse con Nia Vardalos y toda su troupe familiar convertido en un galán maduro de lo más atractivo.

OBRERO EN UNA FÁBRICA

Creció en Wheeling, Virgina Occidental. Trabajaba en una fábrica de acero cuando tuvo un accidente y fue entonces cuando empezó a asistir a una escuela de interpretación y allí descubrió su verdadera vocación. En sus años jóvenes, John Corbett era un auténtico rockabilly y fan del grupo Kiss. Su ídolo era precisamente el guitarrista de la banda, Paul Stanley, por su personalidad y carisma, por su talante iconoclasta… y por su pelazo. Quizás por eso John Corbett no ha renunciado nunca a ese 'look' que le acerca a sus orígenes, con esa melenita que lo caracteriza y de la que se siente orgulloso.

Pero su pasión por la música siempre fue algo más que un capricho de adolescencia. En 2006 publicó su álbum de debut de raíces country titulado con su nombre. Y en 2013 volvió a repetir la jugada con 'Leaving nothin' behind', que se insertaba dentro del género americano con un buen número de baladas y con espacio para las guitarras eléctricas. No tuvo malas críticas, así que es frecuente verlo de gira por el país presentando sus canciones y dando rienda suelta a su lado más auténtico.

GUITARRISTA RECICLADO

Esa vocación musical quizás lo convirtió en la persona idónea para interpretar a uno de los protagonistas de la teleserie 'Sex&Drugs&Rock&Roll', dirigida por el también intérprete Denis Leary en la que se mete en la piel de un guitarrista que formó parte de una legendaria banda de los noventa y que ahora se ha reciclado tocando con Lady Gaga.

Ha sido su último papel en la pequeña pantalla, donde ha conseguido sus mayores éxitos. Tras 'Doctor en Alaska' protagonizó 'The visitor', serie de ciencia ficción creada por Roland Emmerich en la que era abducido por los extraterrestres en el Triángulo de las Bermudas. Poco después volvería a convertirse en chico de moda gracias a 'Sexo en Nueva York'. Su personaje, el del dulce y comprensivo Aidan Shaw, logró dar estabilidad emocional a Carrie Bradshaw durante un tiempo, hasta que volvió a cruzarse en sus vidas el más persuasivo y distinguido Mr. Big. Carrie y Aidan volverían a encontrarse en Abu Dhabi en la segunda película que se hizo después de la serie, haciendo saltar de nuevo las chispas de su atracción.

UNA JOYA DE HOMBRE

Su vena de pareja complaciente y de paciencia infinita volvió a desplegarla en 'United States of Tara' como marido de la protagonista, la actriz Toni Colette, cuyo personaje se encontraba afectado por un trastorno de personalidad múltiple. Él se convertiría en apoyo incondicional de su mujer y en padre entregado de sus hijos. Una auténtica joya.

Su faceta de padre perfecto también la ha ejercido en películas como 'Ramona y su hermana', en la que hacía el papel de progenitor de nada menos que de Selena Gomez. Sin embargo, en la vida real, John Corbett no ha tenido hijos. Tampoco ha estado nunca casado y ha reconocido en algunas entrevistas que no tiene la menor intención de hacerlo nunca. Tampoco se le había conocido ninguna pareja sentimental hasta… Bo Derek. La que fuera la 'mujer 10' en el inolvidable film de Blake Edwards y John Corbett se conocieron en 2002 gracias a un agente de Hollywood que hizo de celestino, justo en el momento en el que el actor alcanzaba su máximo pico de popularidad en la serie Sexo en Nueva York. Ambos declararon que la atracción fue inmediata y, a pesar de que ninguno buscaba en ese momento una relación, comenzaron a salir y continúan juntos, viviendo en un extenso rancho de California, con animales, a tres horas de Los Ángeles.