Ir a contenido

En colaboración con

INCLUSIÓN SOCIAL

Una cooperativa de personas con discapacidad gestionará cuatro quioscos barceloneses en desuso

Los espacios funcionarán como prueba piloto, con nuevas actividades como puntos wifi, servicio de recepción de paquetería o venta de productos vinculados al barrio

El Periódico

Personas con discapacidad reabrirán cuatro quioscos que estaban sin actividad en Barcelona.

Personas con discapacidad reabrirán cuatro quioscos que estaban sin actividad en Barcelona. / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Personas con discapacidad reabrirán cuatro quioscos que estaban sin actividad en Barcelona. La iniciativa se llevará a cabo mediante una cooperativa formada por 23 personas con diversidad funcional que se encargarán de la gestión de estos establecimientos. 

Los espacios funcionarán como prueba piloto, con nuevas actividades como puntos wifi, servicio de recepción de paquetería o venta de productos vinculados al barrio. Además, cada uno de ellos dispondrá de un plan de viabilidad individual que tendrá en cuenta aspectos como el entorno, el tejido asociativo y el resto de actividades económicas cercanas.

"Volver a activar quioscos en desuso es poner sobre la mesa el valor de la dinamización social", ha señalado la comisionada de Salud, Gemma Tarafa, con la puesta en funcionamiento de los espacios "damos vida a la zona, y lo hacen personas con discapacidad en contacto con los vecinos y las vecinas del barrio. Por lo tanto, es un proyecto muy integrador ", ha remarcado.

Los cuatro quioscos que participarán en el proyecto están situados en los puntos siguientes: en la calle de Ramon Albó y avenida Meridiana, en Sant Andreu; en el Paseo de Valldaura, en Nou Barris; y en la Plaça del Pes de la Palla, en Ciutat Vella.

Asimismo, hay un quinto quiosco, en el paseo de la Vall d'Hebron, que queda pendiente del visto bueno de las personas cooperativistas, pero que en principio tiene todos los condicionantes mínimos para sacar adelante en el proyecto.

Oportunidad laboral

Desde el mes de diciembre el Instituto Municipal de Personas con Discapacidad está formando y asesorando a 23 personas, casi todas mayores de 50 años, que son las que atenderán los quioscos. Una vez terminada esta formación se pondrán en marcha los proyectos de cada quiosco.

La constitución de esta cooperativa se plantea como una oportunidad laboral para las personas con discapacidad, ya que en comparación con la población en general, este colectivo presenta una tasa de actividad muy baja y con un sueldo medio muy inferior. La contratación de personas de este colectivo representa tan sólo un 1% del total de contratos con un sueldo un 25% por debajo de la media.

Nuevo modelo de quiosco

Los quioscos combinarán la tradicional venta de prensa y revistas y otras actividades para comprobar si son viables e incorporarlas al futuro modelo de quioscos de la ciudad. Estas posibles nuevas actividades podrían ser:

- Servicios de micrologística, como la recepción de paquetería, el de consigna o la instalación de un punto wifi.
- Servicios de información para el barrio y el turismo que incluyen desde la venta de productos para visitantes hasta actuar como punto de referencia de Radars, el programa que trabaja en red con los diversos servicios y entidades del barrio para prevenir y paliar las situaciones de soledad no querida.
- Servicios de promoción y venta de productos vinculados al barrio.
- Servicios medioambientales como la recarga de móviles o actividades relacionadas con el reciclaje.