13 jul 2020

Ir a contenido

Vulnerabilidad de los mayores con el covid-19

Una treintena de geriátricos de Madrid, en "situación límite"

Diez de los residentes fallecidos en Sanchinarro tenían claros síntomas de coronavirus

La Sanidad madrileña hará un "mapeo" constante de estos centros para asegurar el bienestar de los ancianos

Dos ancianos caminan por una calle.

Dos ancianos caminan por una calle. / DANNY CAMNAL

La Comunidad de Madrid registra 30 residencias de mayores en "situación límite" y en 70 de ellas se hará un mapeo específico de residentes, en cuyo traslado colaborarán Bomberos de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento, así como los servicios de Protección Civil.

Así lo ha detallado el consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid, Enrique López, en una intervención en TVE, en la que ha detallado el plan de choque puesto en marcha por la Consejería de Sanidad, en colaboración con la Consejería de Políticas Sociales. Tras apuntar que en las residencias se concentra la población con mayor riesgo frente al virus, ha señalado que el plan de choque incluye en mapeo de todas las residencias y de sus internos, así como otras medidas que se van a activar.

Según López, en un total de 30 residencias de las 500 que hay en la región se ha detectado que puede haber "una situación límite" y en otras 70 se hará un mapeo específico. Dentro del plan de choque, se han activado recursos para cada una de las en función de sus circunstancias.

Por otra parte, un total de 17 ancianos han fallecido este mes de marzo en la residencia Orpea Madrid Sanchinarro, 10 de ellos con síntomas claros de coronavirus, que no se han podido confirmar oficialmente por la falta de test, ya que no están llegando a ninguna residencia, ha señalado un portavoz de este grupo de geriátricos.

La residencia de Sanchinarro cuenta con 180 plazas y desde el inicio de este mes, cuando empezó la crisis sanitaria por el covid-19, han muerto siete personas en la unidad de grandes dependientes, pero en principio no tenían síntomas compatibles, han indicado las mismas fuentes. Los que sí lo han tenido y han muerto han sido 10 internos del resto de la residencia.

Además, hay seis ancianos en aislamiento posiblemente contagiados por coronavirus y una veintena de trabajadores de baja por el mismo motivo.

Por ello, están intentado contratar más personal que les supla pero reconocen que es difícil en estos momentos por la crisis y la falta de trabajadores sociosanitarios. Se espera la presencia en los próximos días de la Unidad Militar de Emergencias (UME) para la desinfección del centro.

Los 17 fallecidos confirmados este mes por Orpea Sanchinarro, trabajadores y familiares del geriátrico la elevan a 20 y se quejan de la falta de personal. Según señalan, la plantilla del centro la componen 38 personas y ahora mismo trabajan solo 17 personas. "Está todo el mundo infectado y no damos abasto. No se hacen los cambios a los clientes, ni siquiera se les da de desayunar bien", ha relatado al diario 'El Mundo' una trabajadora.