Ir a contenido

PACTOS POSTELECTORALES

Cs se desmarca del "preacuerdo" del PP y Vox para gobernar Madrid

Rivera ha separado el acuerdo para formar la mesa de la Asamblea de Madrid de las negociaciones para formar gobierno, y en el PP consideran que hay "un preacuerdo" aún por concretar

El candidato de la formación naranja Juan Trinidad consigue los 68 votos necesarios para presidir la Asamblea madrileña, ganando a la candidata socialista, Pilar Llop

Olga Pereda Juan José Fernández

Juan Trinidad (Ciudadanos), elegido presidente de la Asamblea de Madrid en la votación de hoy.

Juan Trinidad (Ciudadanos), elegido presidente de la Asamblea de Madrid en la votación de hoy. / DAVID CASTRO

La candidata de Vox para presidir Madrid, Rocío Monasterio, ha dado por cerrado un acuerdo de Gobierno con el PP cuya existencia ha dicho desconocer Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, y cuyo contenido han matizado considerablemente desde Génova. "Lo que diga la señora de Vox no lo sé", ha respondido el líder naranja la tarde de ese martes a preguntas de los periodistas; y cuando le han insistido ha remarcado: "Pregúntenle a la señora Ayuso qué es lo que firma", en referencia al acuerdo, con consejerías incluidas, que había dado a entender horas antes la dirigente de la formación de extrema derecha. 

Fuentes de la dirección popular han salido al paso de la confusión que se estaba creando. "Ni el PP ni Isabel Díaz Ayuso han firmado reparto de consejerías ni áreas de Gobierno", han aclarado a EL PERIÓDICO, matizando lo dicho horas antes por Monasterio al terminar la constitución del parlamento madrileño, cuando dejó caer ante la prensa una presencia de Vox en consejerías proporcional al número de sus diputados, 12, en la cámara autonómica. 

Según esas fuentes populares, hay un preacuerdo escrito y firmado del PP con Vox, en el que se recoge la exigencia de Vox de respetar sus 12 escaños, pero aún no están claros "ni el programa ni la estructura del Gobierno. Es un acuerdo para comenzar negociaciones para la investidura, una vez acordada la composición de la mesa de la Asamblea de Madrid", explican las mismas fuentes.

Un mes para hablar

Este miércoles comenzarán esas negociaciones, y se verá entonces cómo se materializa ese "respeto a la proporcionalidad de la representación de Vox en la Asamblea" que recoge el acuerdo, si con consejerías o sin consejerías.

"Es algo que se tendrá que negociar hasta el 11 de julio", día fijado para la sesión de investidura en la Asamblea de Madrid, ha corroborado el presidente del PP, Pablo Casado, en rueda de prensa tras su encuentro con el presidente en funciones del Gobierno, Pedro Sánchez. Casado ha sostenido que el Gobierno de Madrid es algo que "tendrán que hablar los tres partidos", pero Rivera recordó poco antes: "Nosotros tenemos un mandato de pactar como mucho con otro partido, y con preferencia con el PP, y es lo que vamos a hacer".

Las conversaciones entre las tres derechas no han alcanzado aún un estado sólido en Madrid. La niebla que desde el fin de semana ha rodeado a esos contactos –pacto para Vox, "encuentro de cortesía" para Ciudadanos, "documento aséptico" para fuentes populares– no se había despejado sino solo un poco cuando, en la mañana, el diputado de Ciudadanos Juan Trinidad se convertía en el decimoprimer presidente de la Asamblea de Madrid con los votos (68) de PP, Cs y Vox, contra los 64 cosechados por la candidata socialista Pilar Llop.

Lo que parecía el primer capítulo de un acuerdo más amplio de las tres formaciones que se dieron cita en la Plaza de Colón ha quedado en algo aún por definir durante la tarde, sobre todo después de la salida de Albert Rivera de su encuentro con Pedro Sánchez: "Las negociaciones de Gobierno no tienen nada que ver con las negociaciones de la mesa", ha dicho, y ha remarcado, en alusión a Vox, que un acuerdo PP-Cs tendría 56 escaños detrás, y "nadie entendería" que se perjudicara a ese pacto. Falta por ver si Vox mantiene su repetida exigencia de que el acuerdo sea a tres, y no se repita la fórmula 2+1 de Andalucía.

Presidir la cámara

En 36 años de historia, la Asamblea de Madrid nunca había estado tan fragmentada, con seis grupos políticos en su hemiciclo. En medio de un clima de incertidumbre terminó la tensa votación para nombrar al presidente de la Mesa, el órgano de gobierno de la cámara madrileña. Con 68 votos (los necesarios para tener una mayoría absoluta) ha sido nombrado Juan Trinidad, de Ciudadanos, en un paso que se suponía allana el camino para que Isabel Díaz Ayuso (PP) termine siendo presidenta de la Comunidad.

Trinidad ha sido vicepresidente primero del Parlamento madrileño en la legislatura que ahora concluye mientras que Llop, que fue diputada en una parte de la legislatura, ha trabajado como delegada del Gobierno para la Violencia de Género en el Ejecutivo de Pedro Sánchez entre julio del 2018 y abril del 2019. Hijo de militar, el nuevo presidente de la Asamblea tiene 46 años, es licenciado en Derecho y se caracteriza por un carácter templado y diplomático. Hay tres cosas que le apasionan: la Historia, los aviones y los toros. En su discurso como ya presidente de la Asamblea, Trinidad ha asegurado que seguirá trabajando como hasta ahora: respetando la ley. Ha apostado por la flexibilidad para emprender debates políticos "libres e inteligentes" y para solucionar los problemas de los vecinos de la comunidad de Madrid. Entre ellos, ha citado el empleo, la conciliación, la igualdad, la inclusión y el fin de toda discriminación. "Trabajaremos por encima de las diferencias. Y lo haremos con respeto, tolerancia y con la Constitución y el Estatuto de Autonomía en la manos".

Vox ha conseguido para uno de sus diputados, José Ignacio Arias, la tercera vicepresidencia de la Asamblea. Mientras, la vicepresidencia primera es para el PP (Paloma Adrados, la expresidenta) y la segunda, para el PSOE (Diego Cruz). Las secretarías también quedan así repartidas: la primera para el PP (María Eugenia Carvalledo), la segunda para el PSOE (Encarnación Moya) y la tercera para Cs (Esther Ruiz).

En mitad de la sesión, el candidato de Más Madrid, Íñigo Errejón, ha manifestado en las redes sociales su descontento con el pacto de las tres derechas, al que califica de "pacto de la vergüenza" y ha anunciado un recurso ante el Constitucional.

 

Mientras, el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ha ensalzado el acuerdo alcanzado con PP y Ciudadanos para controlar tanto la Mesa de la Asamblea de Madrid como la de Murcia. Esto demuestra, a su juicio, que Vox "sí es un partido de fiar" y no era necesario "estar 15 días mareando a los españoles", informa Europa Press. "Los números no salen al azar, claro que ha habido acuerdo. Un acuerdo entre los tres partidos y gracias a eso se ha podido constituir la Mesa de la Asamblea en las condiciones acordadas", ha subrayado después de la Junta de Portavoces del Congreso frente a las reticencias de Ciudadanos para reconocer un pacto con Vox.

Acuerdos

Dentro de un mes, como máximo, los diputados madrileños votarán al presidente o presidenta de la Comunidad. En la elección de los miembros de la Mesa se han visto las alianzas alcanzadas por los bloques de derecha (PP, Ciudadanos y Vox) y de izquierda (PSOE-M, Más Madrid y Podemos).

Si la formación de Santiago Abascal no hubiera llegado a un acuerdo con los otros dos partidos, Llop podría haber sido elegida presidenta solamente con los votos de PSOE-M y Más Madrid, ya que la suma de los escaños de estos grupos (57) es superior a la de PP y Ciudadanos (56).

La elección del presidente y del resto de miembros de la Mesa de la Asamblea, máximo órgano del Parlamento madrileño, es clave para tener el control en la Cámara a lo largo de la legislatura. Lo más probable es que el PP haya aceptado la elección del candidato de Ciudadanos como presidente de la Asamblea a cambio de obtener su apoyo para la investidura de la candidata popular, Isabel Díaz Ayuso, como presidenta de la Comunidad de Madrid. De hecho, la diputada del PP aseguró minutos antes de entrar a la Asamblea que todo "va fantástico" en clara alusión al acuerdo entre las tres derechas. No estaba el acuerdo tan claro cuando Javier Ortega Smith, número dos de Vox, desde los pasillos y antes de que comenzara la sesión, sembraba la duda pidiendo a Cs que abandonara los cordones sanitarios.

132 diputados

En el pleno de constitución de la XI legislatura, que ha comenzado a las 12.00, se han visto las caras por primera vez los 132 diputados electos, tres más que en la legislatura anterior. Hay más grupos que nunca, al pasar de cuatro a seis: el PSOE-M con 37 escaños, el PP con 30, Ciudadanos con 26, Más Madrid con 20, Vox con 12 y Podemos con 7.

La Asamblea ha sido presidida inicialmente por la Mesa de Edad, conformada por el diputado mayor, de 74 años, asistido en calidad de secretarios por los dos más jóvenes, de 27 y 26. El más veterano, el socialista Juan Miguel Herández, ha empezado la sesión dejando claro que es lo más representativo de Madrid. "No nací en Madrid, pero llevo 60 años viviendo aquí y nadie me ha preguntado mi ciudad de nacimiento. Es un honor ser diputado de esta Asamblea", ha explicado.