Ir a contenido

Más de la mitad de los madrileños utilizan medios públicos

El 90% de los usuarios de coche pide mayor proximidad de la parada para cambiarse al transporte público

El 80% apuesta por aparcar en las afueras y usar el metro o el bus para llegar al centro de la ciudad

El Periódico / Agencias

Un autobús en la ciudad de Madrid.

Un autobús en la ciudad de Madrid. / Europa Press

Más del 90% de los madrileños que utilizan el vehículo privado se animaría a usar el transporte público si tuvieran paradas o estaciones cerca de su ámbito y el trayecto tuviera la misma duración que su desplazamiento en automóvil

Así lo ha manifestado la directora de '40db', Belén Barreiro, para informar de los principales resultados de la encuesta 'Hábitos y actitudes del transporte en el Área Metropolitana de Madrid', que se ha presentado en el marco de la jornada del Observatorio de Infraestructuras para la Movilidad en Madrid.

El sondeo, según ha detallado Barreiro, se basa en una muestra de 1.000 entrevistas a residentes de la Comunidad de Madrid elaborada a principios del mes de marzo. La encuesta revela que más de la mitad de los madrileños utilizan el transporte público, con un uso bastante frecuente al margen del área o lugar donde se viva. 

No obstante, solo la mitad de los madrileños consultados opina que el sistema de transporte público le permite llegar rápido a su destino. A su vez, una proporción similar está conforme con la disponibilidad del transporte público y piensa que se puede mejorar la adaptabilidad

De los que usan el coche privado, el 90% querría una mayor cercanía de la parada para usar el transporte y prácticamente hay unanimidad (sobre el 90%) en manifestar que se animarían a usar los medios públicos para desplazamientos si existiera esa proximidad. 

También nueve de cada diez madrileños encuestados asegura que se pasaría al transporte público si tardara lo mismo que en su trayecto en vehículo privado y sobre el 80% de los usuarios del transporte privado querría llegar hasta la ciudad de Madrid en coche y poder aparcar a las afueras (parking disuasorio), para luego moverse en transporte público.