Ir a contenido

70 km/h en la M-30 y accesos

Activado para este martes el protocolo anticontaminación en Madrid

Se han superado los niveles de preaviso en zona 1 y la previsión meteorológica es desfavorable

El Periódico / Agencias

La autovía M-30 de circunvalación de Madrid.

La autovía M-30 de circunvalación de Madrid. / AGUSTÍN CATALÁN

El Ayuntamiento de Madrid ha activado el Protocolo de actuación para episodios de contaminación por dióxido de nitrógeno, al superarse los niveles de preaviso en zona 1 y siendo la previsión meteorológica desfavorable. 

Con la activación del protocolo, la velocidad de circulación en la M-30 y en las vías de acceso en el interior de la M-40, en ambos sentidos, queda limitada a 70 kilómetros por hora, a partir de las 6 horas de este martes, 15 de enero, ha informado el Consistorio, que recomienda el uso del transporte público. 

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, firmará el decreto de activación de este nuevo Protocolo, que estará vigente durante el tiempo que dure el episodio de contaminación y que dará paso a la activación de las sucesivas medidas de restricción de circulación comprendidas en el mismo, en el caso de que las superaciones se mantengan o se incrementen, y si las condiciones meteorológicas siguen siendo desfavorables. 

Posible activación este miércoles

El Ayuntamiento de Madrid anunciará este martes antes de las 12 horas del mediodía las medidas a aplicar este miércoles. Ante la posibilidad de que este día 16 fuera necesaria la activación del escenario 2 del protocolo, el Ayuntamiento aplicará la excepción recogida en el protocolo para facilitar los desplazamientos propios de estas fechas manteniendo sólo el escenario 1. 

La ciudadanía estará informada de las restricciones al tráfico a través de la web municipal, paneles informativos de tráfico y DGT, CRTM/EMT, gabinete de tráfico, Emergencias Madrid, sitio web http://madrid.es y redes sociales. 

El nuevo Protocolo de medidas a adoptar durante episodios de alta contaminación tiene como objetivo "mejorar la calidad del aire de la ciudad y, por tanto, aumentar la protección de la salud de la ciudadanía frente a los efectos nocivos de los episodios de alta contaminación, y muy especialmente la de los colectivos más vulnerables como niños y niñas, personas mayores y con problemas respiratorios, así como mujeres embarazadas".