Ir a contenido

LOS 'PLAY-OFF' DE LA NBA

Rozier, un nuevo héroe para los Celtics

El base ejerce de líder para Boston en el inicio de las semifinales del Este ante los Sixers

El base de los Celtics Rozier gana un rebote en presencia de Ilyasova

El base de los Celtics Rozier gana un rebote en presencia de Ilyasova / Maddie Meyer (AFP)

La lesión de Kyrie Irving, operado de la rodilla izquierda el pasado mes de marzo, llenó de inquietud a los Boston Celtics a las puertas de los ‘play-off’ de la NBA. La temporada ya había quedado marcada por la baja del otro fichaje de campanillas de Boston,  el alero Gordon Hayward, procedente de los Jazz, caído en el partido inaugural de la temporada con una grave lesión de tobillo. Los jóvenes talentos del Garden, sin embargo, no están dispuestos a doblegarse ante la adversidad y lo demostraron con una arrolladora victoria ante los Sixers de Philadelphia (117-101) en el encuentro inaugural de una de las semifinales de la Conferencia Oeste, después de haber dado cuenta de los Milwaukee Bucks en la primera ronda.

En los Celtics apareció majestuoso, como nunca, el ala-pívot dominicano Al Horford, con 26 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias. Desplegó todo su talento el joven novato Jayson Tatum, con 28 puntos, la gran alternativa a Donovan Mitchell y Ben Simmons al premio 'Rookie del año'', el primer debutate en los Celtics en llegar a esa cifra anotadora desde Larry Bird. Y se presentó, como el nuevo héroe del TD Garden, el base de tercer año Terry Rozier con sus 29 puntos, incluidos 7 de 9 en triples, 8 rebotes y 6 asistencias,  convertido en la gran pesadilla de los Sixers que no encontró la fórmula para frenar al base de los Celtics ni a ese ‘big three’ que empieza a consolidarse en Massachussets.

Tercera temporada

En su tercera temporada en la NBA, Rozier, de 24 años y 1,88 metros de altura, nacido en Ohio, formado en la Universidad de Louisville, y elegido por los Celtics en el puesto número 16 del Draft de 2015, está explotando y demostrando a sus ‘haters’ todo el talento que atesora. En la eliminatoria frente a los Bucks, que necesitó del séptimo partido, ya dejó actuaciones de más de 20 puntos y frente a los Sixers se ha ganado el respeto de la liga, haciendo olvidar una baja tan sensible como la de Irving.

Joel Embiid estacó como máximo encestador de los Sixers con 31 puntos  y 13 rebotes, y Ben Simmons aportó 18 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias, pero ninguno pudo ser un factor determinante para el cuadro de Philadelphia.

“Todo comienza en la defensa y fue una mierda”, admitió Embiid. “Fue realmente mala toda la noche. Esta noche no dimos nuestra imagen real, fue lamentable. Cuando todos estamos ‘enchufados’, somos el mejor equipo defensivo de la NBA y hubo muchas cosas que habíamos planeado que no ejecutamos correctamente”, añadió.

0 Comentarios
cargando