LA CARRERA OLÍMPICA

Catalunya presenta su candidatura en solitario los Juegos de Invierno tras el fracaso de la conjunta con Aragón

La Generalitat envía al COE su propuesta un mes después de que se enterrara el proyecto catalano-aragonés

Evita hablar del 2030 para no generar falsas expectativas

Una imagen de archivo de Baqueira Beret.

Una imagen de archivo de Baqueira Beret. / ANA MENESES

2
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

Un mes después de que Alejandro Blanco oficiara el funeral de la candidatura conjunta de Catalunya y Aragón a los Juegos de Invierno de 2030, la Generalitat ha presentado su proyecto en solitario. Lo ha hecho un año después de que Pere Aragonès diera el pistoletazo inicial de la carrera olímpica. Un apuesta que nació torcida y que olía a muerto desde que Javier Lambán, presidente de Aragón, se desmarcó el 1 de abril del acuerdo técnico pactado. Ahora el Govern recupera el plan trazado en los estudios que había hecho entre 2018 y 2021 en una propuesta que ya han trasladado al COE.

En la propuesta no se habla de 2030 en ningún momento, más allá del logo de Jocs d’Hivern 2030 en pequeñito. "No se puede perder esta oportunidad pero hemos preferido no situar una fecha que generaría expectativas que igual no son. Hemos preferido la neutralidad", ha reflexionado la 'consellera' de Presidència, Laura Vilagrà. "Hemos querido mostrar una candidatura sólida, robusta. Catalunya sola puede tener candidatura. Podríamos tener candidatura para el 2030 pero no nos toca a nosotros determinarlo", ha añadido, ya que el COE no tiene previsto presentar candidatura a 2030 ante el fracaso de la opción conjunta, por lo que sería ya para 2034.

Vilagrà, que ha explicado que en la mesa de diálogo con el Gobierno español no hablaron de este asunto, ha aclarado que no retomarán la consulta aplazada en el Pirineo hasta no tener el apoyo del COE a una candidatura, sea para el año que sea. 

En los trabajos previos al fallido intento de ir de la mano con Aragón se apuntaba que Catalunya podría acoger la mayoría de las pruebas, a excepción del esquí de fondo y el patinaje de velocidad (que en el pacto que no rubricó Lambán habrían ido a Aragón) y las pruebas de skeleton, bobsleigh o saltos (que en la candidatura conjunta se querían hacer en Sarajevo).

La opción de la capital bosnia se mantiene (con las francesas Courchevel y La Plagne como alternativas) en el plan que la 'consellera' ha presentado este jueves a los alcaldes del Pirineo catalán y a las federaciones deportivas. En la reunión Barcelona ha propuesto coliderar la propuesta, en la línea de lo que dijo Jaume Collboni en el acto del 30 aniversario de Barcelona-92.

Noticias relacionadas

Siguiendo lo apuntado en los informes anteriores del Govern se plantea construir una pista en Fira de Barcelona de 200 metros de largo por 80 de ancho para el patinaje de velocidad. El Palau Sant Jordi sería la sede patinaje artístico y el Olímpic de Badalona y el nuevo Palau Blaugrana, aún por construir, acogerían el hockey sobre hielo. El curling, previsto inicialmente en Jaca, pasaría a otro recinto todavía por construir, el Centro de Alto Rendimiento de Hielo, en Gavà.

El biatlón y esquí de fondo, que también se tenían que disputar en suelo aragonés, se trasladarían a Baqueira Beret. Los estudios preliminares del ejecutivo catalán abogaban por adaptar el Pla d'Anyella, en La Molina, calculando que eso supondría un coste de 18,5 millones iniciales y 25,1 de inversión permanente. La Molina-Masella se mantiene como el refugio para las pruebas de esquí alpino mientras que las de snowboard y freestyle serían en Baqueira Beret.