Olimpismo

El COE cancela la candidatura de Catalunya y Aragón para los Juegos de Invierno de 2030

La falta de acuerdo entre los Gobiernos de Barcelona y Zaragoza tras 11 meses de bloqueo ha sido la causa que ha llevado a renunciar al proyecto

Alejandro Blanco, este lunes, durante un acto del COE en el día del refugiado.

Alejandro Blanco, este lunes, durante un acto del COE en el día del refugiado. / COE

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

El Comité Olímpico Español (COE) comunicará este martes de forma oficial que ha renunciado a organizar los Juegos Olímpicos de Invierno 2030 debido a la falta de entendimiento por parte de los Gobiernos autonómicos de Barcelona y Zaragoza. Este martes la foto que quiere mostrar el COE es la de su presidente, Alejandro Blanco con sus allegados al lado en la sede del organismo, pero sin ningún miembro del Gobierno de Javier Lambán ni de Pere Aragonès para dar muestra de la desunión de ambas instituciones que ha llevado a que fracasara el proyecto olímpico pirenaico.

Fuentes gubernamentales de Madrid confirmaron la cancelación del proyecto aunque han dejado que sea el propio COE el que informe de los pormenores del fracaso. El COE nunca ha sido partidario de que fuera una sola comunidad la que llevase adelante la candidatura olímpica puesto que quería ofrecerla al Comité Olímpico Internacional (COI) como un proyecto de unidad conjunta de los Pirineos más allá de lenguas y diferencias políticas, algo que no ha sido posible, con el Gobierno de Zaragoza acusando a la Generalitat y viceversa.

¿2034?

La Generalitat, de todas formas, no renuncia al proyecto que ahora, vistas las dificultades y la decisión oficial de no optar a estos Juegos, se vería relegada a la siguiente cita olímpica, en 2034 en vez de 2030 con mucho más tiempo para preparar todo el proyecto de forma efectiva.

Por lo tanto, la decisión tomada ya es firme. Lambán, presidente de Aragón, siempre ha defendido que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le había prometido unos Juegos igualados entre Catalunya y su comunidad, mientras que desde la Generalitat han repetido que Aragón nunca ha sido partidario de llegar a un acuerdo definitivo por cuestiones políticas y electoralistas.

Las reacciones

Así no fue extraño que este lunes la primera reacción política contraria a la cancelación de la candidatura llegara por parte de Junts per Catalunya. Su portavoz, Josep Rius, informa Fidel Masreal, culpó a Madrid y al presidente aragonés de la falta de acuerdo. “Lamentamos la decisión del COE de no presentar una candidatura a los Juegos, algo que se ha basado más en criterios políticos que técnicos. Una vez más no ha servido que el ministro de Deportes sea catalán -en alusión a Miquel Iceta-. España nos ha vuelto a fallar”.De forma similar se expresó la portavoz de ERC Marta Vilalta, que acusó al ministro Iceta de hacer el “juego a Lambán”. “Nosotros, en cambio, trabajamos para aprovechar bien todas las oportunidades para el país y el territorio” .

Proyecto aparcado

Noticias relacionadas

En el lado contrario, Jéssica Albiach, presidenta del grupo parlamentario En Comú Podem en el Parlament, se congratuló de que se aparcase el proyecto olímpico. Los Comuns siempre se habían mostrado contrarios a la candidatura por los Juegos de 2030. “Los Juegos de invierno siempre han sido la crónica de un fracaso anunciado. Ahora se abre la oportunidad por un nuevo plan de inversiones para el Pirineo y un nuevo modelo económico de futuro por Catalunya que abandone los macro proyectos fracasados. Hay que trabajar desde ya” indicó Albiach.

Ahora falta por ver cuál será la decisión definitiva de la Generalitat, que posiblemente aguardará a que el COE haga pública este martes la cancelación del proyecto. La semana pasada, Laura Vilagrà, ‘consellera’ de Presidència anunció que Catalunya se ponía a trabajar de forma intensa en un proyecto olímpico catalán en exclusiva, algo que no se contempla desde los estamentos políticos y deportivos de Madrid. Esta cancelación definitiva llega después de 11 meses de bloqueo constante y sin haberse encontrado una luz al final del túnel.