Conflicto de Oriente Próximo

Israel recrudece los bombardeos y anuncia que intensificará las operaciones terrestres en Gaza

DIRECTO | Guerra Israel-Hamás: últimas noticias al minuto

MULTIMEDIA | Resumen del conflicto en Oriente Próximo

MULTIMEDIA | Israel: origen y evolución del país de la paz imposible

Incendio y destrucción provocados por un bombardeo israelí en la ciudad de Gaza, este viernes.

Incendio y destrucción provocados por un bombardeo israelí en la ciudad de Gaza, este viernes. / OMAR EL-QATTAA / AFP

Ricardo Mir de Francia

Ricardo Mir de Francia

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Israel ha recrudecido este viernes los bombardeos sobre la Franja, que ha vivido el martilleo más intenso desde el inicio de la guerra como antesala de una mayor ofensiva prevista para la noche de este viernes. El Ejército israelí ha anunciado en rueda de prensa avanzada la tarde que a partir de ahora ampliará la intensidad de las operaciones terrestres contra Hamás. "Como continuación de la actividad ofensiva que llevamos a cabo en los últimos días, las fuerzas terrestres ampliarán esta noche su actividad", ha manifestado el portavoz del Ejército, Daniel Hagari. La cifra de muertos palestinos supera ya los 7.300, mientras que los heridos se acercan a los 20.000, según el último balance del Ministerio de Sanidad del enclave.

En paralelo, el marco geográfico de la guerra que libran Israel y Hamás sigue extendiéndose por la región con la intervención directa de nuevos actores. Estados Unidos ha bombardeado por primera vez desde el inicio del conflicto dos instalaciones en el este de Siria que, según el Pentágono, servían a la Guardia Revolucionaria iraní y sus aliados en el país. El bombardeo de los F-16 estadounidenses se ha producido casi en paralelo a que un misil cayera cerca de un centro sanitario a orillas del mar Rojo egipcio, concretamente en la localidad de Taba, situada a más de 230 kilómetros de Gaza y muy cerca de la localidad turística israelí de Eilat.

La temida expansión regional de la guerra va tomando forma a medida que la diplomacia arrastra los pies para detenerla y la devastación en Gaza alcanza dimensiones épicas. "Dos millones de personas están siendo estranguladas. Gaza está siendo sofocada con poquísima ayuda desde el exterior", le ha dicho a la BBC, Juliette Touma, jefa de comunicación de la agencia de Naciones Unidas encargada de proveer servicios a los refugiados palestinos. En tres semanas de guerra han entrado 84 camiones con ayuda humanitaria en la Franja, un cantidad insignificante, teniendo en cuenta que antes del comienzo de las hostilidades una media de 450 camiones entraban diariamente en el enclave desde Egipto. Ninguno de ellos transportaba combustible, esencial para mantener vivos los generadores empleados en los hospitales que siguen funcionando o para que funcionen las plantas desalinizadoras. 

Nueva incursión nocturna del ejército de Israel en Gaza con tanques y drones

Israel esgrime que el combustible podría ser utilizado por Hamás para sus actividades militares, y sigue vetándolo en contra de la postura de Washington. Las consecuencias son severas. Las agencias de la ONU, que albergan en sus instalaciones a más de 600.000 desplazados y son esenciales para mantener la respiración asistida del torturado territorio, han anunciado este viernes una reducción significativa de sus servicios al agotar prácticamente sus reservas de combustible. Todo ello mientras Israel sigue arrasando indiscriminadamente la Franja. Durante la jornada el Estado judío cortó también la comunicación por internet y la señal de teléfono, dejando Gaza en un limbo de terror, muerte y destrucción.

Posible intercambio de prisioneros

La intensificación de los bombardeos llega después de que Al Jazeera informara que los mediadores de Catar están cerca de pactar un alto el fuego temporal, que iría acompañado de un intercambio de prisioneros. El posible acuerdo, asegura el medio catarí, está en "estado avanzado". Eso podría explicar por qué se ha recrudecido la lluvia de fuego. Ese suele ser el modus operandi de Israel. Uno de sus portavoces militares dijo, además, durante la jornada que el cuartel general de Hamás en Gaza estaría situado en el subsuelo del hospital Al Shifa, el más importante de la Franja. Es una vieja acusación, que el hospital no tardó en negar. Muchos temen que esas palabras sean una forma de preparar a la comunidad internacional para un posible ataque sobre el centro sanitario, atiborrado con centenares de pacientes. Desde que comenzó esta guerra, el Ejército israelí ha atacado numerosos hospitales, según la Organización Mundial de la Salud, y 200 colegios han sido dañados o destruidos, según Unicef.

Respecto al ataque estadounidense en Siria, el secretario de Defensa ha querido desligarlo de la guerra en curso y ha dicho que no habría sido consensuado con Israel. "Estos bombardeos de precisión en defensa propia son una respuesta a la serie de ataques en curso y, en su mayoría, sin éxito lanzados contra el personal estadounidense por las milicias apoyadas por Irán desde el 17 de octubre", ha dicho Lloyd Austin en una palabras que pretenden neutralizar lo que desde fuera podría considerarse como una agresión de libro. "No constituyen un cambio en nuestro planteamiento respecto al conflicto entre Israel y Hamás". 

Más de la mitad de los rehenes tienen pasaporte extranjero

Washington ha desplegado dos grupos navales de ataque en el Mediterráneo oriental para disuadir un mayor involucramiento de Hizbulá en el conflicto, así como un sistema antimisiles balísticos THADD en la región. Sus dirigentes no están particularmente convencidos de los planes expuestos por sus socios israelíes para la invasión terrestre de Gaza y la posterior posguerra. Como mínimo, quieren dejar un mayor margen para la liberación de rehenes. Serían un total de 220, según ha confirmado el Ejército israelí. Más de la mitad tienen pasaporte extranjero. Pertenecen a 25 países, lo que incluye 54 tailandeses, 15 argentinos, 12 alemanes o 12 estadounidenses.

Después de afirmar el jueves que medio centenar de rehenes habrían muerto en los bombardeos israelíes, Hamás ha comunicado que para que puedan producirse nuevas liberaciones tendrá que haber un alto el fuego humanitario, según ha publicado el diario ruso 'Kommersant', una medida similar a la pactada por la Unión Europea. Después de semanas de indiferencia hacia la masacre de palestinos en Gaza, los Veintisiete acordaron este jueves reclamar la apertura de "corredores humanitarios" y "pausas para las necesidades humanitarias" en la Franja.