Tensión bélica

Putin exige a Biden que reconozca los territorios anexionados para negociar sobre Ucrania

El presidente de EEUU aseguró que está dispuesto a dialogar si el líder ruso "indica que busca una manera de acabar la guerra"

El jefe del Kremlin llama a Scholz para que "revise" su postura sobre el conflicto rusoucraniano

El presidente ruso, Vladímir Putin, durante un encuentro con las regiones del país, este miércoles.

El presidente ruso, Vladímir Putin, durante un encuentro con las regiones del país, este miércoles. / MIKHAIL METZEL / SPUTNIK (AFP)

2
Se lee en minutos
Àlex Bustos
Àlex Bustos

Periodista

ver +

El presidente ruso, Vladímir Putin, recogió este viernes el guante lanzado la víspera por el líder de EEUU, Joe Biden, pero igual que hizo el estadounidense, le puso condiciones. Si Biden se abrió a reunirse con Putin si "indica que busca una manera de acabar la guerra", el jefe del Kremlin aseguró estar dispuesto a sentarse en la mesa de negociaciones siempre que Washington reconozca los territorios anexionados del sur y este de Ucrania -Zaporiyia, Donetsk, Lugansk, Crimea y Jersón-, según comunicó el Gobierno ruso. Una exigencia que dificulta la llegada a un acuerdo entre ambas partes.

"El presidente de la Federación Rusa siempre ha estado, está y sigue estando abierto a las negociaciones para garantizar nuestros intereses", dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, al ser preguntado por las declaraciones de Biden. "La forma más preferible de lograr nuestros intereses es a través de medios pacíficos y diplomáticos", dijo Peskov. "Putin estaba, está y sigue estando abierto a los contactos y las negociaciones", añadió.

El presidente ruso ha dicho que no se arrepiente de haber lanzado lo que él llama la "operación militar especial" de Rusia contra Ucrania, y considera la ofensiva como un momento decisivo en el que Rusia finalmente se enfrentó a una arrogante hegemonía occidental tras décadas de humillación en los años posteriores a la caída de la Unión Soviética en 1991, que él mismo había calificado como "la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX". Ucrania y Occidente sostienen que Putin no tiene justificación para lo que consideran una "guerra de ocupación" al estilo imperial. Kiev ha reiterado que luchará para expulsar hasta el último soldado ruso de su territorio, incluidos los territorios que el Kremlin reconoce como propios como Crimea o Donetsk, ucranianos a ojos de la comunidad internacional.

Conexión Moscú-Berlín

Noticias relacionadas

Por otra parte, el líder ruso llamó este viernes al canciller alemán, Olaf Scholz, para pedirle "revisar" su postura sobre el conflicto rusoucraniano, según anunció el Kremlin en un comunicado. Es la primera conversación telefónica entre ambos mandatarios desde el pasado 13 de septiembre. "Todo esto, así como el amplio apoyo político y financiero a Ucrania, lleva a Kiev a rechazar por completo la idea de cualquier negociación (con Moscú). Además, eso estimula a los nacionalistas radicales ucranianos a cometer más y más crímenes sangrientos contra la población civil", afirmó Putin en la llamada.

El dirigente ruso también defendió los ataques de su Ejército contra infraestructura civil de Kiev. "Las Fuerzas Armadas rusas se habían abstenido durante mucho tiempo de ataques con misiles dirigidos contra ciertos objetivos en el territorio de Ucrania, pero ahora tales medidas se han convertido en una respuesta obligada e inevitable a los provocativos ataques de Kiev contra la infraestructura civil rusa, incluido el puente de Crimea", señaló el líder ruso.