guerra en Ucrania

Bruselas abre la puerta a utilizar activos congelados a Rusia para pagar la reconstrucción de Ucrania

La Comisión Europea también plantea la creación de un tribunal especial, respaldado por Naciones Unidas, para juzgar los crímenes de Moscú

Bruselas abre la puerta a utilizar activos congelados a Rusia para pagar la reconstrucción de Ucrania

JOHN MACDOUGALL / AFP

4
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

El importe total de los activos privados rusos congelados en la Unión Europea, como resultado de los ocho paquetes de sanciones aprobados hasta ahora por los Veintisiete contra Moscú por la guerra de Ucrania, asciende a casi 18.900 millones de euros mientras que las reservas del Banco Central de Rusia, inmovilizadas por los países del G7 y la UE por las prohibición de transacciones, se estima en 300.000 millones. Un volumen que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, propone ahora destinar a financiar la reconstrucción de Ucrania, tal y como lleva meses reclamando el presidente Volodimir Zelenski.

Bruselas propone mover ficha para utilizar los activos congelados a Rusia y que el régimen de Vladimir Putin “pague financieramente por la devastación que ha causado”. Según las estimaciones del Banco Mundial recogidas en el documento enviado a los Veintisiete, los daños globales en Ucrania desde que Putin ordenara invadir el país el pasado 24 de febrero se acercan a los 350.000 millones de euros. Una cifra que no ha tocado techo y que seguirá aumentando mientras la agresión rusa continúe. De hecho, von der Leyen ha cuantificado este miércoles el montante de los daños en 600.000 millones de euros. “Rusia y sus oligarcas tienen que compensar a Ucrania por los daños y cubrir los costes de reconstrucción del país”, ha insistido.

Para ello, la Comisión Europea plantea utilizar los casi 19.000 millones de euros en activos privados congelados por los Estados miembros y los 300.000 millones de las reservas del Banco Central de Rusia bloqueadas por los países del G7 y la UE. “A corto plazo podríamos crear con nuestros socios una estructura para administrar e invertir estos fondos. Después usaríamos lo generado por este dinero y una vez levantadas las sanciones estos fondos se utilizarían para que Rusia pague una compensación total por los daños causados en Ucrania”, ha añadido sobre una fórmula que nunca se ha testado. Además, dado que las sanciones son temporales, eventualmente los activos tendrán que ser devueltos a sus propitarios aunque según Bruselas se podrían vincular a un acuerdo de paz y asegurar que Ucrania obtenga compensación por los daños sufridos.

En cuanto a los activos privados, tal y como reconocen los técnicos comunitarios “no existe una vía legal” que permita la confiscación de activos congelados a través de las medidas restrictivas de la UE. Actualmente solo pueden ser confiscados por los Estados miembros si existe una condena penal pero una vez que el vínculo está hecho, sí podrían ser confiscados. “En otras palabras, los activos de personas y entidades rusas designadas que actualmente están congelados no podrían ser confiscados simplemente porque son propiedad de esas personas y entidades. Siempre se necesitaría un vínculo con actividades delictivas para confiscar los activos”, explican en el documento. Algo factible también dado que Bruselas ha reforzado el marco legal proponiendo que la violación de las sanciones se convierta en un crimen europeo.

Mandato de los líderes

La iniciativa responde al mandato que dieron los líderes europeos en la última cumbre de finales de octubre, cuando pidieron a Bruselas que presentara opciones para utilizar los activos rusos congelados para apoyar la reconstrucción de Ucrania, aunque fuentes comunitarias admiten que ni será sencilla de poner en marcha ni se trata de algo que vaya a poder aplicarse a corto plazo. "Habrá etapas en términos de negociación y adopción de instrumentos jurídicos. No es algo inmediato. Estamos en un horizonte temporal a medio plazo", admiten.

En paralelo, Bruselas también plantea crear un tribunal internacional especial, bajo el paraguas de Naciones Unidas, para juzgar los crímenes de Moscú. "La invasión rusa de Ucrania ha traído muerte, devastación y sufrimiento indescriptibles. Todos recordamos los horrores de Bucha. Rusia debe pagar por sus horribles crímenes, incluido su crimen de agresión contra un Estado soberano", ha anunciado von der Leyen en un videomensaje difundido en Twitter antes de anunciar la doble propuesta presentada este miércoles a los embajadores permanentes de los Veintisiete.

Noticias relacionadas

"Proponemos crear un tribunal especializado respaldado por Naciones Unidas para investigar y juzgar el crimen de agresión de Rusia. Estamos preparados para empezar a trabajar para obtener el apoyo internacional más amplio posible para este tribunal especializado", ha apuntado sobre una iniciativa que llevan meses reclamando los países bálticos. Según Bruselas, aunque será importante garantizar que no entre en conflicto de jurisdicción con el Tribunal Penal Internacional, "en determinadas condiciones, un tribunal internacional ad hoc para el crimen de agresión podría permitir el enjuiciamiento de los principales dirigentes rusos que, de otro modo, gozarían de inmunidad". 

Para que pudiera crearse habría que negociar, no obstante, un tratado multinacional con un gran apoyo internacional aunque tendría más fuerza si estuviera respaldado "con un mandato de las Naciones Unidas que pidiera su creación", explica la Comisión en el documento remitido a los Veintisiete en el que reconoce que para obligar a renunciar a las inmunidades tendría que tener un carácter "suficientemente internacional". "La presentación de un proyecto de resolución del Consejo de Seguridad destinado a remitir la situación al TPI o al establecimiento de un mecanismo de rendición de cuentas es un primer paso necesario. Incluso si es vetado por uno de sus miembros, este paso podría allanar el camino para otras vías de acción dentro de la ONU", sugiere Bruselas que también menciona la posibilidad de crear un tribunal híbrido, internacional y nacional.