Territorios anexionados

Los presidentes de Donetsk y Lugansk, de servir a Ucrania a regalar su 'independencia' a Rusia

Denis Pushilin participó en una estafa piramidal y Leonid Paschenik recibió la medalla por servicio militar por sus "integridad y profesionalismo"

Leonid Pasechnik, proclamado presidente de la República Popular de Lugansk.

Leonid Pasechnik, proclamado presidente de la República Popular de Lugansk. / EFE / SERGEI ILNITSKY

3
Se lee en minutos
Àlex Bustos
Àlex Bustos

Periodista

ver +

Tras la proclama de la anexión a Rusia de las regiones ocupadas de Ucrania, los presidentes de las autoproclamadas repúblicas prorrusas de Donetsk, Denis Pushlin, y de Lugansk, Leonid Paschenik, están en Moscú para formalizar la adhesión con el presidente ruso, Vladimir Putin. Sin embargo, ambos políticos no siempre fueron afines al Kremlin. Con el paso de los años, han pasado de servir a Ucrania a regalar su 'independencia' a Rusia. Esta es su historia.

Corría el año 2011 cuando Denis Pushilin (Makiivka, Ucrania, 1981), actualmente en Moscú para concretar los detalles de la anexión con Rusia, tenía entre manos otros asuntos mucho más mundanos. En ese momento era un trabajador de la empresa MMM, considerada posteriormente la mayor estafa piramidal de la historia de Rusia. Previamente había trabajado como comercial en otras compañías.

Mayor estafa piramidal de Rusia

Según declaró Sergei Mavrodi, el fundador de esta empresa, en una entrevista con el periodista ucraniano Dmitry Gordon, 15 millones de personas fueron engañadas en los años 90, antes del primer cierre. A pesar de la mala fama, la compañía se refundó en 2011, año en el que el propio Pushilin empezó a trabajar con ellos en su filial ucraniana. Entonces MMM-2011 admitía estar estructurada con un esquema piramidal –lo ponía en su propia página web– y prometía mayores beneficios a jubilados y discapacitados. Se abrieron casos penales contra la compañía en Moldavia, Bielorrusia y Rusia.

En 2013, se creó un partido político basado en la compañía MMM, con los que compartía siglas (Podemos Hacer Mucho en ucraniano) y Pushilin formó parte de este. Concurrió en las elecciones parlamentarias de 2013 , en las que obtuvo únicamente 77 votos, un 0.08% del total, en el distrito 94 de la región de Kiev.

Tras esta aventura breve en la política ucraniana, consiguió tras las protestas del Maidán, posicionarse como una de las principales voces anti-Maidán. Esa popularidad e influencia le catapultó a ser uno de los políticos más importantes de este estado sin reconocimiento. Cuando su antecesor, Alexander Zakharchenko, murió en un atentado contra él en 2018, pasó a ser presidente interino. Finalmente culminó su ascenso al poder con unas elecciones presidenciales unas semanas después. Actualmente los servicios secretos ucranianos le acusan de traición por su participación en los 'referéndums' de adhesión a Rusia.

De héroe ucraniano a miembro de Rusia Unida

Por su parte, Leonid Paschenik (Ucrania, 1970), el presidente de la región de Lugansk, no fue siempre alguien mal visto desde Kiev. En 2007, bajo el mandato del presidente Viktor Yuschenko, fue galardonado con la medalla por servicio militar a Ucrania, por sus "integridad y profesionalismo". Se hizo un nombre interceptando grandes cantidades de contrabando en el puesto fronterizo de Izvarynie y rechazando sobornos.

Años más tarde, se posicionó a favor de los rebeldes pro-rusos en 2014 y pasó a formar parte del gobierno que se formó para gestionar la autoproclamada República Popular de Lugansk, concretamente como Ministro de Seguridad . Algunas fuentes ucranianas apuntan a qué Moscú ya le reclutó en 2006 de la mano del FSB, los servicios secretos rusos.

Noticias relacionadas

Tras luchas internas con el jefe de la “República Popular” de Lugansk de ese momento, Igor Plotnitsky, en 2017, fue nombrado líder provisional del territorio. Plotnitsky se encontraba malherido después de que un grupo de hombres no identificados en noviembre de ese año tomó el centro de Lugansk y Plotnitsky dimitió, cediendo el poder a Paschenik. Este posteriormente se presentó a las elecciones ,de 2018 que ganó. Desde el principio defendió que no se volvería a Ucrania y en 2021 hizo un paso simbólico hacia la anexión: se afilió al partido Rusia Unida, el del presidente ruso Vladímir Putin.

Recibió su documentación del partido de la mano del mismo expresidente ruso Dmitri Medvedev, antiguo delfín de Putin. Ucrania considera ambas 'repúblicas populares' como organizaciones terroristas. A los élites de ambos territorios se les acusa de no respetar los derechos humanos en el territorio que controlan.