Conflicto en el este de Europa

Movilización complicada en Rusia: negativa de los civiles, reclutamientos en escuelas y la cárcel como alternativa

Algunos de los detenidos en las protestas del miércoles recibieron en comisaría cartas de reclutamiento

Un cartel llamando a ingresar en las filas del Ejército en las calles de San Petersburgo, este martes.

Un cartel llamando a ingresar en las filas del Ejército en las calles de San Petersburgo, este martes. / OLGA MALTSEVA (AFP)

2
Se lee en minutos
El Periódico

Daguestán, al sur de Rusia, en el Cáucaso. Una funcionaria de una oficina de reclutamiento se dirige a los hombres presentes para que luchen "por el futuro de su país y de sus hijos". Continúa diciendo que su hijo lleva allí, en Ucrania, desde febrero. Entre la multitud alguien le contesta: "No deberías haberlo mandado allí". Ella insiste: "Tenía que hacerlo. Si pudiera yo también iría". Otra persona alza su voz: "Pues puedes ir por mí, porque no pienso ir". Ella insiste en hablar de la Segunda Guerra Mundial, todo un referente en el imaginario ruso. "¡Mi abuelo luchó para que pudierais comer pan blanco!", sostiene. "Mi abuelo también luchó por la patria. ¿Y ahora qué? (...) Entonces fue una guerra real, ahora es solo política", le replican. 

La movilización parcial anunciada por el presidente Vladímir Putin este miércoles ha despertado fantasmas bélicos entre los rusos, que tienen miedo y sienten que pueden ser los siguientes en ser llamados a filas. La situación es tan atípica, que incluso en la Chechenia liderada por el autoritario Ramzán Kadyrov ha habido protestas en contra, confirmadas por él mismo. Decenas de mujeres protestaron en el centro de la capital de la región, Grozni, para pedir que no envíen a sus hijos "a la muerte". Como represalia, el líder checheno anunció que sus maridos también deberán ir al frente. En la misma república caucásica, la mayoría de los reclutados tienen entre 19 y 22 años. 

En Buriatia, una república rusa con frontera con Mongolia, se ha denunciado que la Guardia Nacional llegó a la Universidad Estatal y sacó a estudiantes "directamente de las clases", explicó un joven estudiante al medio ruso 'The Village'. Además, algunas escuelas dejaron de funcionar como tales y se convirtieron en oficinas de reclutamiento. Las autoridades regionales han confirmado estas informaciones y los estudiantes deberán tomar clases a distancia o cancelar sus cursos.

La cárcel como alternativa

Noticias relacionadas

Aunque muchos de los casos salen de las provincias, también en Moscú ha habido reclutamientos sorprendentes. Es el caso de Viktor Bugreev, de 32 años. Él es informático en Sberbank –uno de los mayores bancos del país– y no ha hecho nunca el servicio militar ni tiene experiencia de ningún tipo en el campo de batalla. Aún así, admite que irá porque la otra opción es la cárcel.

Otros medios independientes como Media Zona –declarado agente extranjero por las autoridades rusas– afirmaron que algunos de los detenidos este miércoles en las protestas celebradas en diferentes ciudades de Rusia recibieron la misma carta de reclutamiento en la comisaría. A lo largo de la jornada de protestas fueron arrestadas cerca de 1.300 personas, la mayoría de ellas en Moscú y San Petersburgo.